"La Ley: opresión, represión y prisión contra la mujer"

Alrededor de un millar de mujeres asistieron el pasado domingo en el Palacio de Congresos de Barcelona a la celebración de un acto conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, cuya celebración es hoy.

El acto, organizado por la Coordinadora Feminista de Barcelona, bajo el lema de «La ley: opresión, represión y prisión contra la mujer», contó con la intervención testimonial de diversas mujeres afectadas por la discriminación. Las intervenciones giraron en torno a la explotación de los puestos de trabajo, al aborto y a las malas condiciones en que se efetúan las interrupciones del embarazo en la clandestinidad, las madres solteras, la prostitución -mediante el testimonio escrito de una prostituta-, así como a la situación de las presas políticas. También fue abordada la problemática de la mujer campesina y del adulterio.Por la tarde, con el número de asistentes rebajado a doscientas, hubo debates sobre lesbianismo, sexualidad en la mujer, agresividad y masturbación, debates que en algunos puntos provocaron el desinterés de las asistentes al degenerar en disquisiciones y concretar sólo un aspecto de la problemática que se analizaba (conveniencia del orgasmo clitoriano sobre el vaginal, etcétera).Los grupos más radicales de la Coordinadora se mostraron especialmente activos, entre ellos el comunicado de LAMAR (Lucha Antipatriarcal de Mujeres Autónomas Revolucionarias), grupo que protestó por la presencia en la sala de hombres y partidos políticos.Hubo también un comunicado del Colectivo Feminista en el que se decía que «mujeres que trabajaron, hicieron huelga, lucharon, se sacrificaron y murieron... han sido borradas de los libros de la historia del movimiento obrero». Añadiendo que «el movimiento obrero nunca ha tenido en cuenta a las mujeres».

En el mismo comunicado también se explicaba la historia de los sucesos que dieron lugar a la designación del 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. En aquel mismo día de 1908, las trabajadoras de la Fábrica COTTON de Nueva York se declararon en huelga y ocuparon la factoría. El dueño decidió cerrar las puertas, incendiándose la fábrica y pereciendo las 129 mujeres que se encontraban en su interior. Dos años más tarde, en 1910, el primer convenio internacional de Copenhague decidió en memoria del mencionado suceso instituir la fecha del 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS