El ministro de Industria británico defiende el marxismo

«Ser hoy marxista es en muchas partes del mundo una receta tan segura para sufrir persecución, prisión e incluso muerte, como lo era ser cristiano durante el imperio romano», escribe Tony Benn, el ministro de Industria del Gobierno británico, en la revista Theology, de la Iglesia de Inglaterra.«Incluso en Gran Bretaña, que proclama su devoción por el liberalismo -dice el ministro-, los marxistas son acosados por la clase dirigente, por la prensa y por la policía, aunque ese acoso se lleva a cabo discretamente. »

Benn está considerado como el líder del ala izquierda de su partido. Ha defendido frecuentemente a los acusados de infiltrarse en el laborismo para poner en práctica ideologías de origen marxista. Para Tony Benn, el partido laborista siempre ha sido una coalición de distintas ideas políticas, de las que ha dependido la fortaleza actual del movimiento al que él pertenece.

La postura de Benn es la opuesta a la del que ahora se ve como posible líder de un laborismo centrista, el nuevo ministro de Exteriores, David Owen, quien acaba de declarar que él se siente «un socialista cristiano, opuesto al marxismo, porque yo creo en la democracia».

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS