Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez Covisa "Estaría dispuesto a matar"

Mariano Sánchez Covisa, de 58 años y químico de profesión, pasa por ser el dirigente del grupo de ultraderecha «Guerrilleros de Cristo Rey», agrupación que hizo su aparición en 1968, en la Universidad, y luego fuera de ella. Durante la guerra civil estuvo preso algunos meses en la zona republicana y, posteriormente, participó en la División Azul. El 2 de mayo de 1974 fue detenido por el ataque perpetrado por un grupo de guerrilleros» dirigidos por él contra un grupo de asistentes a una misa organizada por los Movimientos Apostólicos Obreros de Madrid. Fue puesto en libertad al día, siguiente. En marzo de 1975 se hizo público que Sánchez Covisa era el titular del apartado de Correos que el jefe del Alto Estado Mayor de la región norte de Portugal, coronel Corbacho, había denunciado como perteneciente al Ejército de Liberación Portugués. A raíz del asesinato de Arturo Ruiz en el transcurso de una manifestación pro amnistía en Madrid, el 23 de enero pasado, Sánchez Covisa permaneció retenido durante 72 horas en la Dirección General de Seguridad.El pasado mes de marzo Sánchez Covisa presentó ante el Juzgado de Guardia una denuncia contra los entonces ministros Manuel Fraga, José María de Areilza y Antonio Garrigues y Díaz-Cañabate, corno supuestos autores de un delito de ofensas al Movimiento Nacional. Se apoyaba en que el proyecto de ley sobre Asociaciones Políticas incluía la prohibición de constituir dichas asociaciones a los que «propugnan sistemas totalitarios», que, según la denuncia, era contraria a lo dispuesto en el punto sexto de los programáticos de FET y de las JONS.

En unas declaraciones a la revista La Jaula el pasado mes de octubre, Sánchez Covisa manifestaba: «En los guerrilleros no hay jefes ni organización, la propia palabra lo indica; tampoco hay ficheros de nadie. Cuando quieren actuar, actúan.»

En una entrevista concedida a la revista Sábado Gráfico el pasado mes de marzo, en la que se le preguntaba su opinión sobre el atentado sufrido por el periodista Martínez Soler, manifestaba: «No estoy muy bien enterado (...) Me gustaría matizar que la prensa, para mí, ha hecho un daño enorme a España. Dentro de la prensa están muy bien infiltrados los enemigos de España. Entonces cada cual debe atenerse a las consecuencias (...).»

La Radiotelevisión belga difundía el pasado mes de enero una entrevista con Sánchez Covisa en la que, entre otras cosas, decía: «Todo el mundo sabe, dónde están las células comunistas, radicadas en ciertos despachos.de abogados laboralistas, en ciertas asociaciones de vecinos que las conoce todo el mundo, que las conoce el Gobierno, pero ahí están, actuando.»

En unas recientes declaraciones a la revista alemana Der Spiegel, Sánchez Covisa manifestaba que Franco cometió un error, al nombrar a luan Carlos como sucesor: «No puedo mostrar lealtad hacia alguien que quiere transformar España en una democracia de estilo europeo.» Sobre la violencia, declaraba: «Creo que la violencia no es nada malo. Naturalmente que la violencia por la víolencia no es nada bueno, pero la violencia al servicio de una causajusta, cuando las demás vías han sido agotadas, es en mi opinión, algo bueno.»

Preguntado por Der Spiegel si estaría dispuesto a matar por su verdad, Sánchez Covisa contestaba: «Si se presentara la situación por la que usted pregunta estaría dispuesto a matar sin demasiados escrúpulos al servicio de la Patria.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de febrero de 1977

Más información

  • Lo declaró a "Der Spiegel"