Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rumania encarcela a sus disidentes

Después de las medidas represivas de los Gobiernos de Moscú, Praga y Berlín este contra los disidentes de sus respectivos países, ayer fue Rumania quien actuó duramente contra sus contestatarios políticos. Algunos de los firmantes de la carta abierta a los firmantes de Helsinki, dada a conocer el pasado día 14, fueron arrestados, entre ellos el periodista y escritor Paul Goma. Las detenciones coincidieron con un duro ataque del presidente Ceaucescu a los «traidores a la patria» y contra aquellos que, «utilizando el acta de Helsinki, se interfieren en los asuntos internos de otras naciones».

En Hungría, donde hasta ahora el poder había mantenido una posición moderada en torno al tema de los disidentes y la provocación del exterior, también se ha tomado posición contra los que apoyan a los opositores. Un inusitado ataque a los eurocomunistas se ha producido en la prensa húngara, que hasta ahora no había destacado por su agresividad respecto de los contestatarios y quienes les respaldan desde el exterior. La agencia de noticias MTI, de Budapest, reproduce un artículo de la revista teórica del PC Húngaro, Tarsadalmi Szemle, en el que se califica al eurocomunismo como «un nuevo invento ideológico del imperialismo con el que se pretende quebrar la unidad de las fuerzas revolucionarias ». Una toma de posición que contrasta con un artículo escrito por Janos Kadar en la revista Problemas de la paz y el socialismo a finales del pasado mes de enero en el que se aludía a la libertad de cada PC en su línea de actuación. En Polonia prosigue la recogida de firmas reclamando la constitución de una comisión neutral que investigue el comportamiento de la policía durante los conflictos obreros del verano. El escrito -segundo de este género- ha sido remitido al Parlamento (Sejm) y va respaldado con 960 firmas.

En la RDA se observa un creciente control sobre los berlineses occidentales y extranjeros que cruzan al este de la ciudad. Aunque desde hace cinco años, cuando se aprobaron los acuerdos de tránsito interberlineses, han cruzado la línea de demarcación dieciséis millones de personas hacia la capital de la RDA, desde primeros de este año la policía popular ha impedido la entrada en la RDA a 377 vecinos de Berlín oeste, entre ellos a dos españoles, uno de los cuales había cumplido anteriormente condena en las cárceles de la República Democrática, tras haber intentado cruzar ilegalmente la frontera con una mujer de la RDA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 1977

Más información

  • Ataque húngaro contra los eurocomunistas