Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

En Sanitas, tendencias diversas

De la lectura de EL PAIS con relación a la detención de Jorge Cesarsky, y al hacer referencia de las manifestaciones por mí efectuadas a una agencia de noticias, con relación a dicho asunto, estimo, salvo su mejor opinión, que al hacer mención a los intereses que el marqués de Villaverde tiene en nuestra sociedad, puede producirse una errónea interpretación sobre lo que es ciertamente nuestra entidad.Sanitas, de la que yo no soy presidente, sino consejero-delegado, está compuesta por un núcleo de médicos con tendencias políticas muy diversas, los que hasta ahora han mantenido y estamos convencidos seguirán manteniendo, un espíritu de equipo que, por encima de las ideologías que cada uno tiene y que los demás respetan prima el propósito de poner a disposición de los enfermos los mejores conocimientos médicos.

Nuestra Asamblea General de Médicos, al elegir a sus representantes para el Consejo, no tiene en cuenta las tendencias políticas de cada uno, sino la utilidad que cada persona puede reportar en el puesto para el que se le designa. Debe tenerse en cuenta que, en Sanitas, son accionistas, además de los médicos, los empleados, que disponen de un representante en el citado Consejo libremente designado entre los mismos.

Así, por ejemplo, nuestro presidente, el doctor don Fernando Vaamonde Valencia, estuvo encarcelado después de la guerra civil durante un largo período; lo mismo oclirrió con nuestro vicepresidente, el doctor don Vicente Gutiérrez Asensio y con nuestro secretario don Eliseo Pestaña Núñez, hijo de don Angel Pestaña.

Si pongo como ejemplo estos casos, es para demostrar la certeza de mis anteriores palabras, respecto de la concordia y acuerdo que existe entre todos nosotros.

Por último, el que suscribe esta carta es actualmente procurador en Cortes y sin hacer referencia a su pasado político se satisface en manifestar que en las sesiones del citado organismo ha aportado su esfuerzo para que fuera aprobado el proyecto de Reforma Política.

Marcial Gómez Gil Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 1977