Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Registro policial en el domicilio del director de EL PAIS

La Guardia Civil efectuó ayer por la mañana un registro de media hora de duración en el domicilio particular del director de EL PAIS, Juan Luis Cebrián. Aunque quienes realizaron el registro no dijeron qué buscaban, comunicaron al señor Cebrián, presente en su domicilio, que estaba en relación con los últimos acontecimientos y no exhibieron mandamiento judicial alguno, señalando que por la. vigente legislación antiterrorista no era necesario hacerlo. El propio señor Cebrián ha declarado que los miembros de la fuerza pública se comportaron con absoluta corrección en todo momento, procediendo no obstante, a una minuciosa inspección del chalet (de 140 m2) que habita en la zona residencial El Bosque, de Madrid. Según el director de EL PAIS, quienes practicaron el registro no miraron documentos de ningún tipo y parecía más bien que trataran de encontrar refugios o escondites de algún género. La alfombra del salón fue retirada, lo mismo que los sillones en busca de un posible falso suelo. El registro se realizó ante dos testigos y fue practicado por un capitán de la Guardia Civil, de uniforme, y ocho miembros más, al parecer todos de la Benemérita, de paisano. Duró cerca de media hora y, tras levantar un acta del resultado negativo del mismo, quienes lo practicaron abandonaron la casa Ningún otro chalet de la misma calle fue registrado esa mañana. Fuentes del Ministerio de la Gobernación señalaron más tarde que, el registro se enmarcaba en una operación de búsqueda en algunas urbanizacioñes de la periferia de Madrid. No se ha podido establecer el número de chalets de El Bosque que fueron registrados en la mañana de ayer, pero no se cree que hayan sido más de seis, de cuatrocientos de los que consta la urbanización. Siete horas más tarde, y una vez que hubiera trascendido la noticia, publicada en algunos medios, efectivos de la Guardia Civil, volvieron a la urbanización El Bosque, y procedieron a registrar las Viviendas cercanas a la del señor Cebrián, excepto la colindante a ésta, en la que precisamente habita el padre político del director de EL PAIS. El señor Cebrián ha declarado que quienes practicaron el registro le preguntaron antes si era aquél el domicilio de don Juan Luis Cebrián Echarri, y adujeron órdenes de la superioridad para llevarlo a cabo. Se da la circunstancla que el director de EL PAIS se encuen tra desde la semana pasada con protección policial a causa de que ha recibido varias amenazas contra él y su familia, por parte de organizaciones extremistas. El funcionario de policía que le acompaña en todos sus desplazamientos llegó al domicilio del señor Cebrián para recogerle, en el momento en que estaba terminando el registro, hecho que no conocía. El director de EL PAIS ha puesto de relieve ante las autoridades que las medidas de suspensión de garantías constitucionales acordadas por el Gobierno se limitan respecto de aquellas personas sobre las que recaiga la sospechafundada de colaborara la realización o preparación de actos terroristas. Posteriormente, el señor Cebrián ha declarado que desde que el señor Oriol fuera secuestrado por los GRAPO se ha visto al menos una veintena de veces con el ministro de la Gobernación, y también con altos mandos de la Dirección General de Seguridad, y de la Guardia Civil, dado que EL PAIS ha sido uno de los. dos periódicos que los terroristas utilizaron como receptor de mensajes. Comentó el señor Cebrián que el propio presidente Suárez le había telefoneado en las primeras semanas del secuestro del señor Oriol, para agradecerle personalmente cuanta colaboración ha venido prestando a las autoridades la redacción de EL PAIS, desde que el secuestro se produjo. Este agradecimiento ha sido reiterado también por la familia del secuestrado y por otras altas instancias del Gobierno. A última hora de la noche de ayer, primeras autoridades civiles y militares manifestaron telefónicamente ante el director de EL PAIS sus disculpas por lo sucedioo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 1977