Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las últimas detenciones

Parece que también hay detenidos de organizaciones de extrema derecha

Las operaciones policiales relacionadas con los últimos acontecimientos terroristas se llevan en medio de un gran sigilo. Según fuentes dignas de crédito, se trata de detenciones que en muchos casos tienen carácter meramente preventivo. De hecho, muchas personas detenidas son puestas en libertad a las pocas horas. Esta ausencia explicaría la ausencia de listas oficiales de personas detenidas. Se sabe también -sin que haya sido posible especificar cifras- que la requista de armas a personas que tenían la licencia para su uso está siendo importante.

A las primeras detenciones, que han afectado a partidos de izquierda y a organizaciones obreras, han sucedido, en las últimas horas, según afirman fuentes próximas a organismos oficiales, detenciones de individuos relacionados con organizaciones de extrema derecha, aunque se desconoce el número exacto. El número de personas detenidas, sin embargo, varía según las horas, ya que algunas, tras prestar declaración, han sido inmediatamente puestas en libertad.En lo que se refiere a la investigación judicial sobre los asesinatos de los tres agentes del orden perpretados el viernes, se sabe que la misma ha correspondido al Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, aunque no se descarta que pueda pasar en las próximas horas a la jurisdicción castrense, dado el fuero militar de las víctimas.

Mientras tanto, siguen produciéndose comunicados de organizaciones de izquierda, en los que, tras condenar los últimos asesinatos y secuestros, protestan por las numerosas detenciones habidas en dicho ámbito político. El secretario de la Federación de Partidos Socialistas ha declarado a este respecto que «en las actuales circunstancias, una caza de brujas de este tipo sólo puede responder a intereses inconfesables que luchan por dividir a quienes tienen como meta la consolidación de la democracia en España». Por su parte, la Unión Sindical de Comisiones Obreras de Madrid, tras manifestar su repulsa por la detención de militantes de grupos políticos de izquierdas, afiliados en algunos casos a CCOO, expresa su sorpresa por no tener noticias de que se haya detenido a conocidos terroristas de extrema derecha. En el mismo sentido se manifiesta un comunicado del secretariado de la Federación de CCOO de Agua, Gas y Electricidad, en el que se condena «la espiral de violencia provocada por bandas fascistas con el objetivo de marginar a las entidades representativas de la clase obrera, así como enfrentar al Ejército y al pueblo».

La comisión ejecutiva de la Unión General de Trabajadores (UGT), por su parte, denuncia en un comunicado «la campaña de detenciones de militantes de la UGT y de otras organizaciones obreras» y declara que, «al condenar sin paliativos las acciones de violencia desencadenadas en el curso de la última semana, ha exigido por parte de las autoridades la única acción consecuente que se impone a tal respecto: el desmantelamiento de los grupos fascistas armados y la neutralización de los promotores de dichos grupos».

El secretariado permanente de la Unión Sindical Obrera (USO) ha hecho pública su protesta por la oleada de detenciones de militantes de organizaciones sindicales y, políticas abiertamente contrarias al terrorismo, y que se están produciendo en todo el Estado español, tras la suspensión de los artículos quince y dieciocho del Fuero de los Españoles. Dichas detenciones, según se dice en el comunicado, están en abierta contradicción con las manifestaciones del presidente señor Suárez, en el sentido de utilizar las medidas excepcionales sólo contra los responsables de los recientes atentados y asesinatos.

USO reclama la libertad inmediata de sus militantes y de todos los detenidos sin relación alguna con grupos terroristas.

La comisión permanente del secretariado de la Confederación de CCOO manifiesta también en un comunicado que mal puede el Gobierno hacer frente al complot que trata de impedir el proceso que la sociedad española ha iniciado hacia la democracia si se dedica a perseguir fundamentalmente a trabajadores y militantes de organizaciones obreras que de manera reiterada han demostrado públicamente su desacuerdo y condena de los métodos terroristas.

Por su parte, el Partido Comunista de España ha facilitado a los medios informativos un comunicado, que firma el secretariado de su comité ejecutivo, en el que protesta por las detenciones realizadas en los últimos días entre los militantes de los partidos de izquierda, entre ellos algunos del propio PCE.

En su comunicado, el secretario del comité ejecutivo del PCE dice que ni el Partido del Trabajo, ni la organización Revolucionaria de Trabajadores, ni el Movimiento Comunista, ni la Liga Comunista Revolucionaria, ni otras organizaciones, tienen nada que ver con los atentados de los últimos días. Añade el comunicado que las detenciones de militantes de partidos de izquierda ocultan a los verdaderos responsables de los asesinatos, y finaliza exigiendo la libertad de los militantes de los partidos democráticos, así como que se adopten medidas eficaces que permitan desbaratar el complot que -a su juicio- está en marcha.

Sesenta y cinco detenidos de la ORT

En Madrid, ayer por la mañana, el número de detenidos en la Dirección General de Seguridad eran veintiuno. Según fuentes no oficiales, entre el sábado y el domingo fueron conducidas a distintas comisarias 78 personas. Entre los detenidos, parece que figuran doce supuestos miembros del Partido Comunista (reconstituido), del que se cree dependen los GRAPO. No se tienen noticias de que ayer por la mañana hubierásido puesto ninguno de los citados detenidos a disposición de la autoridad judicial.

Por otra parte, más de 65 militantes de la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT) han sido detenidos en toda España desde el pasado viernes, según informan fuentes de dicho grupo político.

Entre los detenidos figuran Rafael Garde, dirigente del Sindicato de la Construcción de Vitoria; Miguel Dueñas, representante de la ORT en la asamblea de tierras de Lérida; Angel Ortiz, obrero de Eisa (Aranjuez); José Antonio Rodríguez Pavón, miembro de Coordinación Democrática de Huelva; José Tejeira, presidente de la Asociación de Vecinos de Aranjuez; Javier Cantalapiedra, repre sentante de Coordinación De mocrática de Castilla la Vieja; Luis Ramos y Antonio Barrero, de Huelva; José Luis Berenguer, de Alicante; Rogelio Mouzo Pagan, de Cartagena; Francisco Roza, de Asturias; Pedro Varela, de La Unión; Abelardo García Barros y José Martínez Filgueira, de El Ferrol, y Manuel Gutiérrez Infantes, médico de la sección de Psiquiatría de la residencia sanitaria Carlos Haya, de Málaga, detenido el pasado domingo a la terminación del partido de fútbol entre el Athletic de Bilbao y el Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 1977

Más información

  • Siguen las protestas por la detención de militantes de izquierda