Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agricultor debe integrarse en el proceso productivo

Los importantes problemas que afectan al agro español se han puesto sobradamente de manifiesto en el transcurso cíe la IX Reunión de Estudios sobre «La incorporación de la agricultura española al Mercado Común Europeo» que. organizada por la Asociación Española de Economía y Sociología Agrarias. se ha venido celebrando en Madrid.Más que en los problemas que pudieran derivar de una eventual integración española en la CEE. los hombres del agro español han preferido centrarse en los problemas que les afectan actualmente. por lo que el interés de las distintas discusiones ponencias se ha desplazado a los aspectos estructurales y coyunturales. olvidando un poco la futurología que. aunque previsible. no deja de serio. Lo que sí quedó suficientemente claro es que los actuales problemas se verían. en cualquier caso. agravados al integrarse en la CEE.

Acaso la conclusión más clara unánime haya sido la necesidad de integrar al agricultor en los procesos de industrialización v comercialización de sus propios productos. Para ello es otra de la conclusiones un primer pasó pudiera ser la creación de un Ministerio de Agricultura y, Alimentación que al menos a nivel de Administración. integrara ambos aspectos. El director general de Industrias Agrarias José Luis García Ferrero, presente en la jornada de clausura se declaró partidario de tal tesis e insistió en la necesidad de defender la agricultura como base, de la alimentación humana.

Una de las incógnitas que preocupan un agricultor se refiere a su futuro. a su escasa incidencia en las tomas de decisión. al juego de intereses que siempre han gravitado sobre el sector: en fin, una vez más el aspecto político apareció vinculado a cada uno de los tenias debatidos. El que suscitó mayor apasionamiento y controversia fue, probablemente. el del poder regional en cuyo examen se alcanzó a considerar la proletarización del agricultor en el caso de un ingreso en la Comunidad Económica Europea y, sus consecuencias.

Volviendo al tenia de la integración del agricultor en el proceso industrial se habió de no vincularle exclusivamente a la industria transformadora sino de activar su presencia en la totalidad del proceso alimentarlo. El tema capital de todo ello es el destino de la tasa añadida que raramente revierte en el sector productivo sino que vi¡ a Parar a otros eslabones de la cadena.

También se habló de las oganizaciones de consumidores. del cooperativismo de la presencia las multinacionales. de la necesidad de una mayor acción del sector público de la falta de legislación reguladora de los espacios comerciales. Temas en suma que afectan a las 843.000 personas que integran la población agraria española que suponen el 20.8%, del total de la población activa. de las que casi 43.000 permanecían en paro según los datos relativos a 1975. Sector agrario que como se expuso en las reuniones, no atrae a los inversores y en el que, durante 1975. sólo se invirtieron un total de103.013 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 1977

Más información

  • Antes de entrar en la CEE