Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas vigas ruinosas obligan a clausurar el colegio Lepanto

Tras el hundimiento de los falsos techos del colegio Lepanto, en Leganés, ocurrido el 29 de noviembre, se iniciaron las clases el día 6 de este mes, después de inspeccionar el edificio técnicos del Ayuntamiento y del Ministerio de la Vivienda. Una semana después el colegio ha sido clausurado por la situación precaria de las vigas de cemento. Más de mil alumnos se han quedado sin clase.El viernes de esa misma semana, arquitectos del Ministerio de Educación y Ciencia, en vista de la deficiente situación de las vigas de cemento y tras entrevistarse con el alcalde, decidieron clausurar el colegio por falta de seguridad. Con este motivo se repartió entre los padres una hoja informándoles que las clases quedaban suspendidas hasta después de las vacaciones de Navidad «con el fin de llevar a cabo las obras de reforma de este centro». Ese mismo día, padres de los alumnos decidieron entrevistarse con el alcalde. Este no les pudo recibir por encontrarse enfermo. Al día siguiente, una comisión fue recibida por el delegado de enseñanza del Ayuntamiento, señor Peralta, quien manifestó, que se estaba haciendo todo lo posible para solucionar el problema. El domingo, en los locales de la asociación de vecinos que presta su apoyo a los padres de los alumnos, se celebró una asamblea en la que se decidió visitar al gobernador civil. Esta entrevista no se pudo llevar a cabo porque, según les comunicó una secretaría, hasta que no pasara el referéndum no disponía de tiempo.

Ayer, cerca de un centenar de padres y alumnos se manifestaron ante el Ayuntamiento solicitando entrevistarse con el alcalde, que hizo acto de presencia en ese momento, accediendo a entrevistarse con una,comisión de cinco miembros. Uno de ellos, perteneciente a la comisión de enseñanza de la asociación de vecinos, fue expulsado por el alcalde por no ser padre de alumno del colegio. Los allí presentes le expusieron sus quejas y preocupaciones. El alcalde se puso en contacto con la Delegación Provincial del Ministerio de Educación y Ciencia, y tras consultar garantizó que para el primero de enero se iniciarían las clases

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 1976