Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"La píldora anticonceptiva ha sido el mayor invento de este siglo"

El profesor Van Keep, director general de la Fundación Internacional de la Salud, acaba de llegar a España. Es uno de los más caracterizados investigadores de la condición femenina en el sentido fisico de la palabra. Figura de reconocimiento mundial en los estudios de la menopausia y de los medios contraceptivos y de las alteraciones que rodean los cincuenta años de la mujer. Van Keep, se ha especializado en todo lo que engloba la palabra envejecimiento femenino.

Dirige la Fundación Internacional de la Salud, entidad de origen suizo dedicada a la investigación de temas concretos relacionados, sobre todo, con la esterilidad, la mujer, el control de la natalidad, la píldora y sus efectos físicos y sicológicos.-Desde luego -comienza el diálogo- hoy no se concibe ya el mundo sin píldora. No podría concebirse.

Luego hace cálculos. Tomando el consumo español, divide, multiplica y concluye que en España, hoy por hoy son 500.000 las mujeres que consumen la píldora cualquiera de sus modalidades.

-Es muy poco. Los países occidentales están mucho más altos en consumo. ¿Problemas? Desde luego; pero siempre menores que los de cualquier embarazo. Hay ¡ni¿ialmente náuseas y mareos, un ligero aumento del peso y algunas trombosis. Pero éstas son a nivel estadístico. son riesgos reales. pero mínimos en comparación con los riesgos de¡ embarazo.

Los problemas sicológicos son muy difíciles de definir, por cuanto cada mujer es distinta. Pero creo que no son negativos, sino todo lo contrario. Son síntomas liberadores. Es más, el ciclo de irritabilidad que toda mujer tiene, desaparece. Como mucho, puede apreciarse un temor a la excesiva libertad sexual, como si la mujer tuviera complejo de disponer libremente de su sexualidad. Y concluye pensando en voz alta: La píldora es el mayor invento del siglo XX.

La pregunta es, por lógica, demasiado compleja: ¿por qué envejecemos? Se queda pensativo, tras sus gafas, moviendo sus Ojos claros.

-No lo sé. No podemos saberlo, pienso. Debe estar la cuestión dentro de nuestro código genético. De todas formas, ya sabe lo que se ha hecho norma de la gerontologíano se trata de dar años a la vida, sino de dar vida a los años.

«Viv,imos en una sociedad que discrimina claramente a la mujer. -Hay sociedades que estimulan y premian a la mujer cuando llega ala menopausia, como la india. Las sociedades occidentales, sin embargo, la desprecian. Mientras, en el hombre hay dos momentos estelares, podríamos decir. Hay el momento de la juventud, sus veintítantos años brillantes; y tiene también ese otro momento de peso, de madurez, de sienes plateadas... La mujer, no. La mujer en cuanto llega a la menopausia ya no representa nada socialmente. Y es injusto. Fíjese usted en la televisión, por ejemplo. Una mujer menopáusica no sale más que para anunciar sopas y caldos. Como si ya no sirviera para otra cosa.»

La mujer debe estar preparada para la menopausia. En las encuestas realizadas, se comprueba cómo un 80% de las mujeres sufren distintos trastornos, especialmente sicológicos.

-Las razones son claras: la mujer cuando llega a esa edad sufre un ataque sentimental o sicológico por tres frentes; en primer lugar, por sí misma: ha perdido la menstruación; en segundo lugar, porque alrededor de esa edad los hijos se van de la casa, hecho que suele coincidir con la muerte de los padres... Los problemas entonces son muchos y la mujer tiene que saber que sólo hay dos personas capaces de prestarle ayuda: ella misma y el médico. El marido, no. El marido tiene sus propios problemas y no suele, además, entender éste. Por ello debe acudir al médico, y no en busca de tranquilizantes, sino en busca de un tratamiento real. De ese 80% de mujeres que tienen trastornos, por lo menos un 25% toma tranquilizantes y sólo un 5% sigue un tratarniento adecuado, a base de estrógenos.

Estrógenos y cancer han sido dos palabras que casi siempre se han pronunciado unidas.

-No, no, no. Yo soy partidario de administrar estrógenos, naturales en una dosis razonable, ya en la premenopausia, cuando los ciclos comienzan a hacerse irregulares. Es quizá discutible la estrogenoterapia, sin embargo, en un reciente congreso sobre el tema, celebrado en Francia se concluyó de forma clara que aunque son necesarias mayores investigaciones prospectivas. no existe tina relación directa estrógenos-cáncer.

-Profesor Van Keep: quizá muchas mujeres quisieran preguntarle lo más elemental. el primer consejo.

-Que sólo puede confiar en dos personas: en ella misma y en el médico. Y que sólo hay tres formas de combatir la depresión menopáusica: con información, sin miedos absurdos, con conocimiento del proceso que va a sufrir-, con preparación, buscando la alternativa a su nueva condición. Buscando un trabajo, haciendo otras cosas. Y, por último, con el contacto médico.

Las estadísticas indican que la mujer que se dedica exclusivamente a ser madre, tiene más problemas en la menopausia, la mujer que trabaja fuera supera mejor el trauma. Igualmente, la mujer que pertenece a estratos económicamente fuertes tiene una menopausia más llevadera, tiene menos trastornos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 1976

Más información

  • Según el profesor Van Keep, director de la Fundación Internacional de la Salud