Semana decisiva para el despegue de la democracia

A pesar de que las fuerzas no representadas en las Cortes continúan desconfiando de los actuales procuradores, casi todos los sectores políticos admiten que el Gobierno conseguirá la aprobación de la reforma y despejará así el camino hacia el referéndum y las elecciones. En este contexto se aceleran los preparativos para la democracia; la oposición piensa cómo debe abordar el referéndum y vuelve a recordar que, por ella, no hay inconveniente en negociar.

Esta semana, además del Pleno de las Cortes, la oposición tomará decisiones sobre la actitud a adoptar como respuesta a la reforma. Además de una nueva reunión entre democristianos, socialistas y comunistas -prevista para el día 16-, la oposición incluida en Coordinación Democrática ha reforzado la unidad de casi todas las fuerzas que la componen ante la posibilidad de un referéndum y mantiene con firmeza la postura de la abstención si no existen antes libertades públicas.El comité ejecutivo de Coordinación Democrática se reunió ayer y adoptó los siguientes acuerdos:

El Gobierno toma esta decisión unilateralmente, sin haberla negociado con la oposición democrática, y ha rechazado las reiteradas propuestas de negociaciones que por todos los sectores de dicha oposición se le han ofrecido.

Hasta el momento actual no se dan las condiciones normales exigibles en cualquier país democrático para la validez y credibilidad de una consulta popular. Coordinación Democrática denuncia ante la opinión pública la gravedad y responsabilidad histórica que recae sobre los poderes públicos al llevar a cabo un referéndum en estas condiciones.

Por ello, Coordinación Democrática, mientras se mantenga esta situación de falta de garantías y de libertades previas al referéndum, se plantea la necesidad de promover por todos los medios a su alcance la abstención de los ciudadanos en tal convocatoria.

Pasa a la pág. 11

Coordinación Democrática, en la senda de la abstención

Coordinación Democrática parece tan decidida a marchar por la senda de la abstención, que ha tomado nota del ofrecimiento de un grupo de publicitarios para estructurar una campaña profesional al servicio de los organismos democráticos de cara al referéndum, y acordó nombrar una comisión que mantenga contacto con este grupo de publicitarios. Asimismo, en fecha próxima otra comisión visitará al gobernador civil de Madrid para pedir autorización para un acto pacífico de masas en un local cerrado -por ejemplo, un estadio-, e igualmente ha creado una comisión constitucional y otra para temas economicos.En el transcurso de la discusión se constató la necesidad de que el Gobierno responda públicamente a las proposiciones negociadoras que la oposición democrática le ha planteado con vistas al reféréndum. Por otra parte, y según nuestras noticias, Izquierda Democrática y Partido Socialista Popular decidieron reservarse su decisión hasta consultar con las ejecutivas de sus respectivos partidos, que se reúnen hoy.

Dos estrategias

Si la unidad básica de Coordinación Democrática ha quedado reforzada tras la reunión de ayer, no parece menos cierto la existencia de dos estrategias diferentes en el seno de la misma. Demócratas cristianos, y en parte el PSP, consideran un riesgo demasiado grande jugar la carta de la abstención activa, puesto que si no se logra un consenso importante en torno a esta postura, la oposición perdería fuerza a la hora de negociar con el Gobierno.

Otros partidos -PSOE y PCE entre ellos-, sin cerrar el paso a la reforma -intención que estaría representada por la recomendación del voto negativo-, tampoco pueden aprobarla, pidiendo votos positivos para una operación en que el Gobierno no ha,aceptado negociar con la oposición. La abstención, para ellos, es necesaria como medios de presión, y suponen que si por parte del Gobierno se plantea un referéndum limitado y no democrático, nada impediría limitar posteriormente unas elecciones convocadas por él mismo.

La conclusión es que contra el referéndum no va a actuar prácticamente nadie; a favor del mismo estarán los que han propiciado la reforma; y por la abstención se pronunciará la mayor parte de la oposición, salvo un vuelco espectacular en las condiciones de libertades públicas e igualdad de oportunidades entre las fuerzas políticas.

Aun así, el grado de abstención puede diferenciar sectores dentro del conjunto que pueda defenderla. Es probable que se intenten fórmulas de arreglo para este problema concreto, no dando lugar a que otros sectores consideren muerta y sepultada todavía la todavía de la oposición, y los sondeos realizados en los últimos días ,apuntan esta solución: la democracia cristiana, grupos socialdemócratas, y quizá el PSP, pueden mantener una postura de carácter testimonial, a nivel de declaraciones y en algún caso de simple inhibición; mientras la izquierda, a partir del PSOE, piensa dar la batalla activamente en pro de la abstención.

Un congreso sin precedentes

Por otra parte, casi a la misma hora en que las Cortes empezarán a discutir la reforma y la oposición estudiará su estrategia, en el lugar acostumbrado -hotel Eurobuilding- comenzará un congreso sobre técnicas electorales, probablemente sin precedentes en nuestro país.

Aunque el primer objetivo es la sensibilización de la opinión pública sobre temas electorales y la formación de técnicos en estas materias, dicho congreso va a constituir también un lugar de encuentro entre políticos de diversas familias -desde Alianza Popular hasta los comunistas-, así como de empresarios y profesionales, con la ayuda técnica de expertos españoles y extranjeros, y bajo la observación atenta de funcionarios de la Presidencia del Gobierno, que han anunciado su intención de estar presentes en las sesiones de trabajo.

Se discutirán las bases de la ley Electoral

Nadie ha confirmado oficialmente la noticia de que en dicho congreso puedan discutirse las bases de la ley electoral -dada por EL PAIS hace una semana-, pero oficiosamente se sabe que, en caso de que se obtenga un consenso básico en torno a un texto, éste podría constituir el esqueleto de la futura ley electoral.

Entre los asistentes extranjeros figuran Maurice Duverger, un clásico de la ciencia política, bajo cuyos consejos han trabajado los redactores de varios textos constitucionales; Díeter Nohlen, catedrático de la Universidad de Heidelberg, y persona que lleva doce años dedicada al estudio de sufragio en España; y Henry Lefevbre, ex decano de la Universidad de la Sorbona de París. Junto a ellos, trabajarán los profesores españoles Carlos Ollero, José A, González Casanova, Manuel Jiménez de Parga, Miguel Martínez Cuadrado, Juan Díez Nicolás, Manuel Ramírez y Pedro de Vega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 13 de noviembre de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50