"Es urgente que se celebren, pero en un marco de libertades ciudadanas"

El aplazamiento de las elecciones municipales, previstas para el mes de noviembre de este año, hasta que se hayan celebrado las legislativas de 1977, pone nuevamente sobre el tapete las relaciones entre las asociaciones de vecinos de varios pueblos de Madrid y los ayuntamientos respectivos y el papel que las primeras deben jugar, en los próximos comicios. En los últimos tiempos parece notarse un deterioro en dichas relaciones, concretado en acusaciones municipales a las asociaciones de crear a propósito ambientes conflictivos al servicio de determinadas ideologías políticas; por parte de las agrupaciones vecinales han sido numerosas las peticiones de dimisión de las corporaciones municipales, sobre todo a raíz de las campañas de abaratamiento de¡ pan y de la calidad de la enseñanza.

Según los planes del Gobierno elaborados por el señor Arias, como presidente, en noviembre se debían renovar la mitad de los concejales de los municipios, para que en enero, estas semiremozadas corporaciones eligieran nuevos alcaldes. Hace unos días, el Consejo de Ministros decidió aplazar las elecciones municipales hasta que se hayan realizado las legislativas, en junio de 1977. Representantes de varias asociaciones han expresado a EL PAIS sus opiniones respecto a este hecho, sobre sus relaciones actuales con sus ayuntamientos y sobre si creen urgente la celebración o no de las elecciones. Se han elegido por pertenecer a pueblos donde ese enfrentamiento se ha producido más claramente. Sus respuestas han sido las siguientes:

Asociación de Cabezas de Familia de AIcorcón

«Nuestras relaciones con el Ayuntamiento son malas. Nos han suspendido varios actos festivos y culturales, se han negado a recibirnos en muchas de las ocasiones en que les hemos solicitado entrevistas, a veces sin responder siquiera a nuestra petición, y están tratando los problemas generales del pueblo sin consultar para nada a la totalidad de su población.Hasta ahora la elección de los alcaldes ha sido siempre a dedo, y la de los concejales con sistemas que no permitían una participación real, y creo que debe ser todo el pueblo quien decida las personas aptas para dirigir sus asuntos. La fecha de las elecciones depende de varios factores, y es necesario que antes haya un período de información libre, para que cualquier persona pueda presentar sus ideas y programas de actuación. Si se hicieran ahora mismo, sería muy fácil que la renovación no fuera tal.»

Presidente de la Asociación General de la Familia, de Móstoles:

«Los actuales ayuntamientos tienen una estructura que en sí mismo es antidemocrática. Existe un divorcio real entre alcalde y concejales y el pueblo. Creo que hay que ofrecer una alternativa en la que el ciudadano partícipe de hecho y de derecho. Y para ello es necesario la celebración de unas elecciones libres, sin más premisas, que una ley electoral que regule su desarrollo. E n el momento actual, nuestro cometido es conseguir que se celebren, y criticaremos a cualquier organismo que no proceda de unas elecciones libres, lo forme quien lo forme. La solución a esta situación es urgente, porque los vecinos reclaman cada día con más insistencia su derecho a gestionar los problemas que les afectan.Ahora bien, las elecciones sólo -deben tener lugar cuando existan unas libertades políticas garantizadas. Nosotros apoyaremos a cualquier candidato siempre que su programa defienda los intereses del vecindario.

Ha habido choques entre el Ayuntamiento y la Asociación, -porque hemos tenido que depender, y dependemos, de personas cuyos intereses a veces no coinciden con los de los vecinos. El alcalde está convencido de que la Asociación es una fuerza política subversiva, a la que hay que vigilar y controlar, y esto llegar a crear un ambiente de enfrentamiento.»

Presidente de la Asociación de Vecinos del distrito Universidad, de AIcalá de Henares

«La decisión adoptada Por el Gobierno es grave, porque vamos a seguir b4jo el mandato de unas personas alas que 10.000 vecinos pidieron hace unas semanas que dimitieran, en base a que ni han resuelto problemas tan graves como puedan ser el de la enseñanza, o el del agua, y a que ni siquiera se han molestado en dar información amplia de los motivos para no haberlo hecho. Los vecinos hemos propuesto varias veces crear comisiones mixtas para gestionar estos asuntos y nunca las han aceptado.Es urgente, por tanto, terminar con esta situación, pero tampoco estamos de acuerdo en que las elecciones se celebren el mes próximo, en el marco de una ley de Régimen Local antidemocrática, con la que se corría el peligro de que salieran elegidas las mismas personas. Aun así, el movimiento ciudadano es tan fuerte hoy día, que creo que se habría podido lograr una renovación efectiva de los municipios, aunque fuera parcial, y a pesar de las pocas posibilidades que nos permite la ley. Son las asociaciones quienes están demostrando su capacidad para tratar los problemas, y son ellas quienes realmente luchan por solucionarlos. »

Presidente de la Asociciación de Vecinos Centro, de Getafe

La renovación de las actuales corporaciones es urgente, porque el Ayuntamiento que tenemos hoy no es representativo. Prácticamente no tenemos relaciones con la corporación, puesto que las pocas entrevistas sostenidas han dado resultados nulos. Por ejemplo, no han contado con los vecinos para un asunto de tanta importancia como la redacción del Plan General de Ordenación Urbana, que nosotros impugnamos además con un escrito en el que pedíamos que su redacción se aplazatra hasta que Getafe tuviera un Ayuntamiento democrático. Por supuesto, no tuvimos ningún tipo de respuesta. Tampoco nos han condedido ununca ninguna subvención económica, y no hemos recibido ningún apoyo para nuestra legalización. A otras entidades, como el Ateneo Popular se les ha negado el uso del polideportivo para celebrar actos culturales, y desde luego no han apoyado nuestras manifestaciones por la enseñanza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS