Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plazo de dos o tres semanas de espera

Luxemburgo
Nuevamente, siguiendo la tónica de las últimas semanas, los medios de opinión extranjeros han dedicado amplios espacios a su información sobre los acontecimientos políticos de nuestro país. La crisis Arias y el Gobierno Suárez son matizados por los observadores, analizando el proceso de lo que va a ser la nueva política española. EL PAÍS, a través de sus corresponsales, pulsa estas opiniones, en las que no se da un excesivo margen de confianza a los políticos recién incorporados al nuevo Gobierno.

De la frialdad a la espectativa pueden calificarse las reacciones y opiniones recogidas en medios de los distintos grupos políticos representados en el Parlamento Europeo, reunido esta semana en Luxemburgo para su sesión mensual, en relación con sus opiniones y reacciones ante el nuevo Gobierno español.

Los más fríos son los del grupo comunista que, remitiéndonos a su postura, último debate del Parlamento Europeo sobre España, el pasado mes de mayo en Estrasburgo, consideraron que nada había cambiado desde la muerte del general Franco.

Cautelosos y atentos se mostraron los parlamentarios del grupo demócrata cristiano consultados por EL PAÍS. «Hay que esperar un plazo de dos a tres semanas», nos declaró el belga Bertrand, presidente del grupo.

Otros diputados democristianos se asombraban de que la prensa europea haya caído en la trampa de considerar como democristianos a los miembros del nuevo Gobierno simpatizantes o miembros de la Unión Democrática del Pueblo Español de Silva Muñoz. Recuerdan que los intentos realizados por Silva Muñoz en medios democristianos europeos para su homologación no han dado ningún fruto. Cabe preguntarse si será así, ahora que están en el poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de julio de 1976

Más información

  • Luxemburgo