Boda real en Estocolmo

Con un ceremonial raras veces visto en la vida social sueca, el rey Carlos Gustavo de Suecia y su prometida Silvia Sommerlath, nacida en Alemania, contraen hoy matrimonio en la capital de Suecia.

El rey, de 30 años de edad, y su prometida, de 32, se casan en la histórica Storkyrka (gran iglesia), el templo más, antiguo de Estocolmo, que data de 1260.

Se trata de la primera boda de un monarca reinante sueco desde que en 1797 contrajo matrimonio Gustavo Adolfo IV, hace 189 años.

La novia lucirá un vestido creado por Christian Dior. Pese a que se predice tiempo lluvioso, Carlos Gustavo y Silvia, irán en carroza descubierta. Se espera que una enorme multitud, presencie el paso del cortejo por las calles de Estocolmo. Después cruzarán parte del puerto en una lancha para asistir al banquete nupcial que se ofrecerá en el Palacio Real.

Entre los centenares de invitados figuran destacados miembros de la realeza europea y jefes de Estado. En todo el país hay gran expectación para presenciar los actos de la boda real. Todos los hoteles de Estocolmo tienen sus plazas cubiertas desde hace meses. Según informó la prensa sueca, los recien casados, después del banquete, iniciarán su viaje de luna de miel a Kenia.

La ceremonia tendrá unas dos horas de duración y será televisada. Silvia Sominlerlath, que conoció al Rey en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972, donde actuaba de guía para personas distinguidas, pagó ayer 1,15. coronas y consiguió la nacionalidad sueca, tras permanecer 38 días en el país tan sólo. Normalmente se concede la nacionalidad después de un período de residencia de siete años.

La ceremonia religiosa será oficiada por el arzobispo luterano, Olol Sundby. Ayer por la noche el Rey ofreció una función de gala en la ópera, y una cena, a los invitados extranjeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de junio de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50