Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cincuenta por ciento de los bebedores españoles lo son por presión social

«El hombre podrá liberarse del alcohol y de las demás drogas en el momento en que se encuentre liberado de las estructuras no equitativas del poder», ha sido una de las conclusiones presentadas por el experto mejicano doctor Aldama al XXII Congreso Internacional sobre prevención y tratamiento del alcoholismo, que se ha celebrado durante cinco días en esta ciudad.

Concretamente sobre el alcoholismo en la mujer, ha habido varias ponencias, así como una sesión plenaria. En muchos países, según datos aportados por los participantes, ya hay equiparación entre los casos de envenenamiento alcohólico registrados en hombres y mujeres. Se ha hecho constar también que, por determinadas exigencias sociales, éste es uno de los precios más altos que pagan las mujeres por su emancipación, aun cuando esa igualdad a la hora de cometer errores no lo es en el momento de la condena de actitudes. Dos sicólogas inglesas encuentran un precedente al alto grado de alcoholización femenina, cuando ya en el siglo pasado se llamaba a los gin, la ruina de las madres.

El alcoholismo en niños ha interesado igualmente de manera especial. A los datos aportados por diversos especialistas extranjeros hay que añadir los de un doctor español, que ha afirmado que el 67 por 100 de los niños navarros comprendidos entre 11 y 12 años beben alcohol dos veces al día, según una encuesta realizada recientemente.

Diversos especialistas dijeron que en España (tercer lugar por número de alcohólicos en Europa, después de Francia e Italia), más del cincuenta por ciento de los bebedores llegan a serlo por aprendizaje social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de junio de 1976