Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Un museo imaginario e irónico de Vázquez de Sola

Exposición de caricaturas

El miércoles se inauguró en la Galería Esti-Arte una exposición de caricaturas de Andrés Vázquez de Sola, uno de los dibujantes más críticos de cuantos nutren el panorama español. Reside en Francia desde el año 59 y fue procesado en el 66 por la publicación de unos dibujos en periódicos franceses. La causa, seguida por los tribunales españoles, fue sobreseída posteriormente.En la mencionada exposición se exhiben 50 obras originales, litografías y grabados, que son, en alguna medida, un repaso crítico, irónico, y en ocasiones mordaz, a una buena parte de la nómina cultural de éste país: Góngora, Goya, Bécquer, Falla, Alberti, Unamuno, Pío Baroja, García Lorca, Miguel Hernández, Gabriel Celaya, José María Pemán, Salvador Dalí, Tierno Galván, Cela y Arrabal surgen, entre otros, en este museo personal e intransferible eje Vázquez de Sola.

Caricaturas

de Andrés Vázquez de Sola Galería Esti-Arte. AImagro, 44.

«Recuerdo que hace bastantes años, en París -comentaba Francisco Umbral en la presentación de la muestra-, se realizaba una exposición de Goya. Un grupo de pintores, entre los que se encontraba Andrés, aprovechó la circunstancia para exponer en la calle una serie de dibujos políticos. La prensa española de aquel tiempo señaló el ridículo de la exhibición callejera, en comparación con la magnificencia de los cuadros de Goya. Sin embargo, pienso que aquellos pintores y dibujantes estaban entroncados con Goya. Vázquez de Sola es, a mi juicio, un nieto de don Francisco, porque, al igual que éste, supo ver también, a los poderosos, feos. La exposición me parece estupenda, pero creo que falta la mejor de las caricaturas, la que a Andrés le gusta hacer más, y falta por razones obvias.»

La caricatura según Tierno Galván

Las cincuenta obras forman parte de un libro que se editará en el próximo otoño, y del que es prologuista el profesor Tierno Galván. «No creo que sea aventurado ver en la caricatura -señala el profesor socialista- la expresión artística más definida de la sociedad capitalista moderna. La aparición del público, de los periódicos, del conocimiento general, por parte de los ciudadanos de las condiciones, no sólo públicas, sino también privadas, de un hombre público, el desarrollo de los partidos políticos y del sistema parlamentario están en conexión con el desarrollo del género caricaturesco. Una sociedad cuyo funcionamiento se asienta en la competencia es la sociedad más apta para la caricatura, cuando la competencia progresa hacia los límites tolerados de la crueldad o, en el caso contrario, de la simpatía, que no excluye la referencia despiadada a las posibilidades negativas o positivas de la competencia en el orden público".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de junio de 1976