Gente

Jeremy Thorpe, Harold Wilson y Edward Heath,

fueron líderes de los principales partidos políticos británicos. Uno dimitió porque se dijo que era homosexual. El otro porque pensó que ya era muy viejo. Y el último de la derecha tuvo que dejar el cargo, entre otras razones, porque su recalcitrante soltería no le ayudó a ser popular. Jeremy, Harold y Edward no llevan las coronas para decirse adiós a sí mismos. En una estampa que jamás va repetirse, homenajeaban juntos, cuando disfrutaban del poder perdido por tan vanas razones, al soldado desconocido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS