Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Carlista presentará querella contra los responsables de Montejurra

«Podemos perdonar con nuestro corazón a los culpables de Montejurra, pero no permitiremos que sus actos asesinos queden impunes . Queremos que se haga justicia y no aceptaremos debilidad alguna, aunque, entre los responsables, pueda estar mi hijo menor». El patriarca de los Carlistas, Javier de Borbón, no vaciló al pronunciar estas palabras ante el medio millar de boinas rojas que el domingo festejaron su ochenta y siete cumpleaños en Arbonne, pequeña localidad vasco-francesa, próxima a Biarritz.

La onomástica de Javier de Borbón giró esta vez en torno a los recientes sucesos de Montejurra; por eso el acto familiar de otros años dejó paso a un análisis de los últimos acontecimientos y a una reafirmación de unidad carlista en torno,a su líder Carlos Hugo,Mientras Arbonne -una treintena de Casas en torno al frontón y la iglesia- aparecía desde primeras horas de la tarde invadida de coches y autobuses de matrícula española, en su mayoría de la zona vasca, en Villa Valcarlos se reunía la junta de gobierno del Partido Carlista.

Para aclarar responsabilidades en torno a lo sucedido en Montejurra acordó iniciar varias acciones paralelas, que comprenden, en primer lugar, la presentación de una querella contra los presuntos autores materiales de las agresiones.

Esta querella iba a ser presentada entre ayer y hoy ante el juzgado de Estella por el abogado José Ángel Pérez Nieva, que actuaría en los dos muertos y de dos de los heridos.

Por su parte, la Hermandad Penitencial del Viacrucis de Montejurra, presentará otra denuncia contra quienes impidieron la celebración de un acto litúrgico que tenía aprobación canónica,

Igualmente, se querellarán contra Blas Piñar, José Antonio Girón de Velasco y Mariano Sánchez Covisa, como responsable máximos de Fuerza Nueva Confederación Nacional de Combatientes y Guerrilleros de Cristo contra dos diarios y contra Ias autoridades responsables del orden.

El Partido Carlista vino a decir que las responsabiidades no terminan con el procesamiento de los autores materiales de la agresión, sino que debe también juzgarse a cuantos la hicieron posible de una u otra manera.

En recuerdo de los dos fallecidos se decidió celebrar próximamente un acto público para colocar sendas cruces en los lugares en los que. cayeron Aniano Jiménez y Ricardo Garipía Pellejero. Con este motivo los carlistas alaveses iniciaron una suscripción pública.

En un terreno más estrictamente político, el Partido Carlista se reafirmó en su ya conocida ideología de un socialismo autogestionario. De cara a un futuro próximo, y dada la imposibilidad de que su líder, Carlos Hugo, pueda entrar en territorio español, se ha decidido organizar actos políticos fuera de España, en zonas fronterizas con el País Vasco Cataluña, Galicia y Andalucía, a modo de convocatorias regionales del carlismo.

Funeral en Arbonne

La misa de cumpleaños de Javier de Borbón se convirtió en funeral por los dos muertos de Montejurra. Medio millar de personas llenaron adonde la familia Borbón Parma llegó en un Peugeot 504, de color azul, conducido por Carlos Hugo.

Siete sacerdotes españoles concelebraron la misa en Villa Valcarlos se celebró un breve acto, en el que Carlos Carnicero, miembro de la Junta Carlista, señaló como máximo responsable de la operación de Montejurra a Sixto de Borbón Parma.

Carlos Hugo dijo que el sacrificio de las dos víctimas había salvado otras vidas, «porque los que fueron a Montejurra fueron a matar».

Afirmó también que la muerte había sido el sacrificio exigido para demostrar la unidad de los carlistas en su lucha «por acelerar la ruptura. democrática frente a. la retórica reformista». Para este logro indicó que es necesario un triple, pacto de las fuerzas políticas del mundo del trabajo y de los grupos nacionales.

Descartó en todo momento la utilización de cualquier medio violento para alcanzar la democracia. «El Partido Carlista -concluyó- no quiere la guerra, sino la paz, y no caerá en las provocaciones que se le hacen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1976

Más información

  • Aniversario de don Javier de Borbón, en Arbonne