Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva Asociación pro Derechos Humanos

A las ocho de la tarde del jueves, en un pequeño local de la madrileña calle de Salitre, se presentó la recién nacida Asociación Pro- Derechos Humanos.Esta Asociación, todavía en trámites y con los estatutos entregados en la Dirección General de Seguridad, trata de sustituir como dice el artículo 49, al Club de Amigos de la Unesco hasta que éste funcione normalmente, y añade a todas las actividades que el antiguo Club realizaba, la defensa de los derechos humanos.

Entre sus objetivos destacan: Defender y apoyar, la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Favorecer la vida democrática y ciudadana mediante la divulgación de la educación, la ciencia y la cultura. Y lograr la apertura del Club de Amigos de la Unesco de Madrid. Su origen, según manifiestan ellos mismos, ha partido de la necesidad que los mismos socios han manifestado en distintas asambleas, de continuar la labor desarrollada por el club duran, quince años.

Muchos de los nombres que encabezan la creación de esta Asociación son ya conocidos de la época del Club. Nombres como Carlos Sotos, antiguo secretario, Juan Maestre AIfonso, Amalia Salamanca, Josefina García, Francisco Hrenández y otros nueve mas completan la Comisión Gestora que se ha encargado de darle vida a esta asociación, que como dice en su carta de presentación engloba a todos aquellos, «que acepten claramente ideales democráticos sin distinción de raza, nalicionalidad, filosofía, religión o ideología política».

El Club de Amigos de la Unesco fue clausurado siendo precintados sus locales, el año pasado después de que el Ministerio de la Gobernación devolviera sus estatutos sin reconocerles la legalidad, estatutos que estaban retenidos en el Ministerio desde 1966. El motivo que precipitó estos hechos, al parecer, fue una serie de charlas que sobre el tema de la amnistía había programado la comisión de actos culturales del Club.

En este momento su apertura está pendiente de la decisión de los tribunales, pues aunque el Supremo falló en su favor en cuanto a la libertad de hacer actos culturales, la aprobación de los estatutos está todavía pendiente. Por otro lado la dirección del Club tiene presentada una petición de indemnización de medio millón de pesetas a la Administración por paralización de sus actividades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 1976

Más información

  • Sustituye al Club de Amigos de la Unesco