Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lluvia artificial en Canarias

El grave problema que puede suponer en el futuro la escasez de recursos hidráulicos en las islas Canarias podría ser resuelto. Experiencias intentando lograr lluvia artificial parecen estar teniendo éxito con un sistema que ha dado buenos resultados en Sudáfrica.

Todavía están pendientes los resultados oficiales de las experiencias de lluvia, provocada que se han llevado a cabo hace unos meses en las islas. Los experimentos fueron interrumpidos pero ahora se considera la posibilidad de reanudarlos.Ante el éxito logrado en la Unión Sudafricana al lograr lluvia artificial, el presidente del Mancomunidad Provincial de Cabildos, Lorenzo Olarte, acompañado del consejero de Recursos Hidráulicos y de otros técnicos, viajaron a Sudáfrica para observar sobre el terreno el sistema de lluvia artificial que allí se emplea.

La lluvia se produce a través de un proceso sobre el que es posible actuar en alguna de sus fases. El agua evaporada -vapor de agua permanece en la atmósfera habitualmente, Cuando cambios de temperatura y presión, lo hacen posible, vuelve a pasar al estado líquido manteniéndose en pequeñas gotas, constituyendo nubes.

Sólo cuando es posible que las pequeñas gotas, que permanecen suspendidas en el aire, se agrupen en gotas grandes, se produce su caída en forma de lluvia.

También existen en las nubes partículas de agua sólida -nieve- entre las partículas líquidas. Estas partículas pueden ser aumentadas favoreciendo la formación de gotas grandes de agua y provocando lluvia.

Los científicos norteamericanos Shaefer y Langmuir demostraron en el año 1946 que se podía aumentar, considerablemente el número de partículas heladas existente en las nubes, logrando de ese modo que se formasen también muchas gotas de agua. El procedimiento empleado pata ello era proyectar sobre las nubes nieve carbónica.

Gracias a esas experiencias se ha logrado que con un simple medio kilogramo de nieve carbónica lleguen a producirse lluvias de hasta 100.000 toneladas de agua descargada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 1976

Más información

  • Las experiencias avanzan con éxito