_
_
_
_
_

Agobios, hielos y ‘thriller’, pero Djokovic ya pisa las semifinales

El número uno cede un parcial contra Fritz (7-6(3), 4-6, 6-2 y 6-3), iguala los 33 triunfos de Seles en Melbourne y aguarda en la siguiente ronda al pletórico Sinner

Novak Djokovic semifinales Open de Australia 2024
Djokovic sirve durante el partido contra Fritz en la Rod Laver Arena de Melbourne.EDGAR SU (REUTERS)
Alejandro Ciriza

Así es la vida en Melbourne, del otoño al verano en un abrir y cerrar de ojos. Tras la fría tarde anterior, caen 32 grados y un sol duro que atraviesa en este martes en el que otra vez, por segunda ronda consecutiva, Novak Djokovic interviene en la sesión diurna del torneo. Y al serbio, ya se sabe, no le gusta excesivamente eso de jugar en Australia a esta hora, por eso del calor y evitar una posible pájara. Lo visto tantísimas veces, el thriller habitual: sufre, boquea, jadea, grita, se despatarra, dedo a la oreja; golpea las bolsas contra el banco para trocear el hielo y los bidones que le suministran desde el banquillo para que no pierda energía vienen y van. El desenlace es el de casi siempre. Se deshace del estadounidense Taylor Fritz, pegajoso de principio a fin, meritoria resistencia pero tierno al final, y accede a las semifinales: 7-6(3), 4-6, 6-2 y 6-3, después de 3h 45m.

Es la undécima vez que lo consigue y lo hace bajo el lema de siempre: Nole, ni un día sin récord. Raro el día que no atrape uno. Esta vez, iguala en la plusmarca a la célebre Monica Seles, la única tenista que había conseguido hasta hoy enlazar 33 triunfos consecutivos en el grande australiano. Ambos comparten, pero el balcánico podría quedarse solo si el viernes supera el siguiente escollo. No es menor: el italiano Jannik Sinner (6-4, 7-6(5) y 6-3 al ruso Andrey Rublev, tras 2h 39m) viene lanzado. No pierde en este escenario desde que le derrotase el surcoreano Hyeon Chung, en la edición de 2018; entonces, múltiples interrogantes en su interior y un dolor en el codo que le llevaba por el camino de la amargura. La visita al quirófano suizo fue la redención. A partir de ahí, una victoria tras otra en las antípodas y cuatro trofeos más. Facturando sin parar.

Busca ahora el undécimo en Melbourne, donde hasta ahora sigue cumpliéndose la lógica; esto es, se acerca la traca final y continúan cabalgando los más fuertes. Ahí están Alcaraz y Medvedev, y no afloja tampoco Sinner. No iba a ser él la excepción, por mucho que Fritz enrede y debata en cada intercambio; los hay de hasta 25 golpes, juegos de 17 minutos. Hermoso ese botepronto, el muñecazo del serbio desde la línea de fondo. ¡Tac! Ahí que va la bola. Pero el norteamericano le niega y le niega, se revuelve. Sin embargo, a Fritz nunca le salieron los colmillos. Ha cedido el segundo set, han transcurrido 2h 40m, 23 juegos y 16 intentos hasta que por fin lo consigue: llega el break. Se terminó la historia. Resuelve Djokovic y coleguea en la entrevista con el hombre al que en pleno partido ha enviado un beso por la gatera.

Nick Kyrgios, el último bad boy, profesionalmente en tierra de nadie —un partido jugado en todo 2023— y estos días ejerciendo de comentarista para el canal Eurosport. Ligero desliz en la ceremonia. “Un aplauso para Novak Djokovic, de nuevo en los cuartos…”, dice el aussie, ups, mientras el ganador se ríe a carcajadas y carga con ese raquetero serigrafiado con todos sus grandes títulos: los 10 de aquí, los tres de Roland Garros, los siete de Wimbledon y los cuatro del US Open. Pesa una tonelada. 24 de momento, para que no se le olvide a nadie.

“Preparen las palomitas”

“He sufrido mucho en los dos primeros sets. El calor apretaba [hasta 33 grados, por los 15 del día anterior] y Fritz tiene uno de los mejores servicios del mundo. Pero a la mitad del tercer set he encontrado mi juego”, dice. “Los dos, Sinner y Rublev, están en muy buena forma. Jannik está jugando el mejor tenis de su vida desde el tramo final de la pasada temporada; en las Finals [de Turín] y en la Copa Davis tuvimos partidos muy ajustados. Preparad las palomitas, disfrutaremos del partido…”, prosigue antes de prometerle a Kyrgios que le mostrará un tesoro, ese árbol mágico del Jardín Botánico al que trepa de vez en cuando y que le aporta la paz y la lucidez necesarias para expandir su imperio en Melbourne: “Te mostraré dónde está, pero no puedes decírselo a nadie. Es un gran secreto. Tienes que quitarte los zapatos, subir al punto más alto y colgarte boca abajo de una de las ramas más altas durante 33 minutos y tres segundos. Entonces ganarás un Grand Slam”.

Sinner, durante el partido contra Rublev.
Sinner, durante el partido contra Rublev.EDGAR SU (REUTERS)

Kyrgios, díscolo donde los haya, ha desperdiciado una prometedora carrera y viaja en sentido radicalmente opuesto al de Sinner, todo dedicación, todo método, trabajo espartano y convicción. El italiano, de 22 años, mantiene este martes la inercia positiva de las jornadas previas y cierra de madrugada el duelo con Rublev sin despistes, en línea recta, firme. Reincide en el mensaje, avisado está Djokovic. No sería una sorpresa. Más allá de la jerarquía del serbio y de la incandescencia de Carlos Alcaraz —cara a cara el miércoles con el alemán Alexander Zverev; a las 11.15, Eurosport—, sigue postulándose con fuerza y demostrando que el estirón es real. Alcanza por segunda vez las semifinales de un major y lo hace sin ceder ningún set, impoluto. Es el único sin ninguna mancha.

SABALENKA Y GAUFF, POR DISTINTAS VÍAS

A. C. | Melbourne

Si en el cuadro masculino los favoritos han ido cumpliendo a rajatabla, el femenino brindará este jueves un cruce de campanillas. Enfrentará a la defensora del título y número dos del mundo, la bielorrusa Aryna Sabalenka, y a la campeona del último grande disputado (US Open) y cuarta mejor raqueta del momento, Coco Gauff. 

La primera se impuso a Barbora Krejcikova sin miramientos (6-3 y 6-2), mientras que la segunda sufrió contra la ucraniana Marta Kostyuk (7-6(6), 6-7(3) y 6-2). Su un pulso fue de una sola dirección, el otro tuvo un desarrollo caótico y salpicado de imprecisiones; 107 errores no forzados entre las dos, 16 roturas y 17 dobles faltas.  Esto invita a pensar que Sabalenka, la jugadora más en forma del momento, parte con cierta ventaja sobre la norteamericana.

En los cruces de este miércoles se decidirán las otras dos semifinalistas: Linda Noskova-Dayana Yamstremska (2.00 hora española) y Anna Kalinskaya-Qinwen Zheng (9.15).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza
Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra. Autor de ‘¡Vamos, Rafa!’.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_