_
_
_
_
_

Argentina acompañará en procesión a Messi campeón

La selección llega a Buenos Aires el martes y se trasladará luego al Obelisco para celebrar con los hinchas

Miles de aficionados argentinos celebran el triunfo de la selección en el Mundial de Qatar, el domingo en Buenos Aires. Foto: AGUSTIN MARCARIAN (REUTERS) | Vídeo: EPV

Como en un vía crucis festivo, cientos de miles de argentinos acompañarán el martes a la selección campeona en Qatar en una larga procesión hacia el Obelisco. El punto de partida será el predio que la AFA tiene en Ezeiza, a minutos del aeropuerto internacional. Lionel Messi y sus compañeros llegarán cerca de las 2.00 de la madrugada a Buenos Aires a bordo de un vuelo chárter que ha hecho una escala en Roma. Tras el descanso, subirán a un bus sin techo y con la Copa del mundo en las manos recorrerán los 30 kilómetros que hay hasta el Obelisco, epicentro de las grandes celebraciones porteñas.

La escala en el Obelisco fue confirmada el lunes por la AFA. Está por verse si habrá otra en la Casa Rosada, ubicada a unas 10 calles de allí. El presidente, Alberto Fernández, ofreció el balcón de la sede del Gobierno, aquel desde el que Juan Domingo Perón hablaba a las multitudes reunidas en la Plaza de Mayo, para que los jugadores de la Albiceleste saluden a los hinchas. Eso mismo hicieron las selecciones campeonas en 1978 y 1986, pero el ambiente político esta vez no es el mismo.

En el primer Mundial, la dictadura de Jorge Rafael Videla no dio demasiadas opciones. En el segundo, Argentina llevaba solo tres años de democracia y la Copa ganada en México por el equipo de Diego Maradona fue interpretada como el símbolo de un nuevo país. El presidente de entonces, Raúl Alfonsín, dejó el balcón a los jugadores y se mantuvo en un segundo plano. Esta vez, la polarización política es total y cualquier gesto del presidente puede avivar el fuego. Fernández incluso rechazó una invitación de su par francés, Emmanuel Macron, para compartir palco en Qatar. Está además el recuerdo de los velatorios en la Casa Rosada de Maradona, el 20 de noviembre de 2020, cuando una multitud desbordada saltó la reja perimetral y se metió por la fuerza en el edificio.

La palabra final la tendrán en los jugadores. Por el momento, se han concentrado en el regreso. Antes de la partida recorrieron Doha a bordo de un bus, rodeados de los argentinos que horas antes habían colmado el estadio Lusail. Luego emprendieron el regreso con la Copa a bordo. La cuidaron como a un niño. El Dibu Martínez subió una foto donde la acuna entre los brazos con la leyenda “Le pude hacer upa”, una alusión a la arenga de Messi en la previa del partido contra Brasil por la Copa América, donde recordó que el arquero había sido padre durante la competición. Messi también subió su foto con la Copa en la mano, solo, sentado en el sector de primera clase del avión. Nicolás Tagliafico se divirtió con el trofeo protegido con el cinturón de seguridad.

El homenaje a los jugadores será un gran desafío a la seguridad. El domingo, más de un millón de personas se reunió alrededor del Obelisco, en la mayor concentración de la que se tenga recuerdo. Cuando Messi y la Copa estén allí la multitud puede aún ser aún mayor.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Federico Rivas Molina
Es corresponsal de EL PAÍS en Argentina desde 2016. Fue editor de la edición América. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Buenos Aires y máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_