Koke: “Para enganchar a la afición hay que ganar y jugar bien”

El centrocampista del Atlético repasa las causas de los dos empates de España y las mejoras necesarias para seguir adelante y llegar lo más lejos posible en la Eurocopa

Koke, jugador de la selección española, durante la entrevista en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid).
Koke, jugador de la selección española, durante la entrevista en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid).INMA FLORES (EL PAIS)

Jorge Resurrección, Koke, (Madrid, 29 años) es uno de los capitanes de una selección en la que Busquets, Jordi Alba y Azpilicueta tratan de aportar la experiencia que le falta a un grupo compuesto por novatos. Los dos empates ante Suecia y Polonia en esta Eurocopa le hacen revivir el final de Liga que terminó por coronar campeón al Atlético cuando parecía que se iba a caer. “Fue la hostia, un examen de resistir a muerte. Se nos puso todo en contra, la gente decía: ‘Es el Atleti y van a perder la Liga’, pero le dimos la vuelta”, advierte.

Pregunta. ¿Y a la selección cómo le van a dar la vuelta?

Respuesta. Con tranquilidad, haciendo lo que venimos haciendo. Estamos jugando bien, nos está faltando ganar. Tenemos que ser más contundentes en determinados momentos y cuidar los pequeños detalles. Estamos haciendo todo lo que nos dice el seleccionador y vamos a muerte con ello. Ahora hay un partido a vida o muerte y tenemos que ganar, no hay otra opción.

P. ¿Ha vuelto a ver los dos encuentros con Suecia y Polonia?

R. Por la noche no duermo después de un partido y suelo verlos. En el primero tuvimos ocasiones más claras que en el segundo, pero en este nos pusimos por delante. En este tipo de torneos son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Nadie está ganando fácil; Francia, que iba a arrollar a todo el mundo, empató con Hungría. La conclusión es que si contra Eslovaquia somos efectivos, ganaremos.

Más información
La UEFA rechaza la iluminación arcoíris en el Allianz Arena de Múnich
Los carrileros están de moda
España insinúa un techo bajo

P. ¿No han hablado del ritmo lento de pelota?

R. Hay momentos que le intentamos dar velocidad. No quiero poner la excusa del campo, pero no nos está ayudando. Hay momentos en los que hemos conseguido circulaciones rápidas y en otros no nos da porque somos humanos, no somos máquinas para poder darle todo el rato esa velocidad. El equipo hace muy buen fútbol, pero este está siendo injusto con nosotros.

P. ¿Tan mal está el césped?

R. Es que no hay que excusarse en el césped, yo he jugado en campos peores, en hierba artificial o en tierra. Es lo que hay, contra Suecia hicimos un buen fútbol en ese césped y contra Polonia, en varias fases. Ante Eslovaquia también se puede hacer.

P. Alemania tiene mucha posesión, pero no juega tan en horizontal como España.

R. Los rivales a los que se han enfrentado no se encierran tanto. Es difícil mover de lado a lado equipos tan metidos atrás. En un Alemania-Francia siempre hay más espacios.

P. ¿Por qué intercambia tanto la posición con Llorente?

R. Lo que intentamos es que Marcos juegue más adelante para que pueda hacer esas rupturas y yo sacar la pelota desde más atrás. Los recorridos de Marcos son muy largos y parece que está jugando de lateral, pero en realidad es casi como un interior. Nos intercambiamos para mover al rival, aunque cuesta porque los dos se nos han metido atrás. El movimiento lo estamos haciendo bastante bien, tenemos movilidad y llegada por la derecha. En los dos partidos hemos llegado bastante. El gol de Polonia vino por nuestro lado. Nos conocemos y estamos haciendo un buen tándem.

P. Pero también se le ha visto ir a buscar la pelota por la izquierda.

R. Es que el míster te da libertad, no le importa que esté de interior por la izquierda si otro ocupa mi posición. Tienes libertad siempre que se ocupen bien los espacios.

P. Siempre van y van a presionar arriba. ¿Por qué nunca cambian de registro?

R. Somos un equipo ofensivo y cuanto más arriba y antes tengamos el balón, mejor. Hay momentos en los que se rompe el partido que intentamos tener más posesión para que se calme, porque no puedes estar los 90 minutos para arriba y para abajo, no te da. Cuando vas a presionar arriba como contra Suecia, ellos pegaban balones largos y no tuvieron el balón en nuestro campo y con Polonia, por momentos, fue parecido.

P. ¿No cree que les crean demasiado peligro en las pocas veces que los rivales les llegan?

R. Tenemos que ser contundentes, pero también es normal que te generen ocasiones. Esto es fútbol, si no, sería muy aburrido, pero tenemos que cuidar las transiciones y eso que cuando perdemos un balón a veces vamos hasta siete u ocho a recuperarlo. Eso es lo que somos, el querer estar siempre en contacto con el balón y tener esa agresividad.

P. Con esa manera de jugar tan atrevida, ¿hay capacidad para contrarrestar las transiciones que puedan hacer selecciones como Francia, Alemania o Portugal?

R. Sí, si somos efectivos a la hora de atacar y tal como estamos trabajando para recuperar. Contra Suecia hubo veces en los que éramos ocho yendo a recuperar la pelota como animales. O podemos hacer una falta táctica que no pasa nada y nos volvemos a juntar. Si somos inteligentes, se puede hacer.

P. ¿Faltan jerarquía y liderazgo?

R. Esa es la opinión de fuera, el liderazgo es del grupo, no de una persona o dos. Lo que marca el éxito es el equipo, no hay mayor satisfacción que el grupo genere ese liderazgo. Si solo juega uno de esos líderes, no sirve para nada.

P. ¿No ha notado falta de experiencia en los dos partidos?

R. No, estamos haciendo cosas muy buenas para poder ganar. Sinceramente, veo al equipo enchufado. Estamos tranquilos porque estamos haciendo bien las cosas, pero a la vez intranquilos porque no hemos ganado un partido.

P. ¿Cómo llevan el desencanto de la afición?

R. Somos nosotros los que tenemos que enganchar a la afición jugando bien y ganando. Yo no le pregunto a mis compañeros si les afecta. Estoy tranquilo, solo pienso en jugar, no en si me van a pitar porque sería descentrarme de jugar al fútbol.

P. Usted superó un momento duro cuando parte de la afición del Atlético le pitó.

R. Para agradar a la gente tienes que estar a buen nivel y cuando no lo estás, es normal que la gente sea crítica. Pagan su entrada, pueden gritar, pitar y hacer lo que quieran. Lo que animo a mis compañeros es a que estén centrados en jugar porque los aplausos llegan solos.

Beneficiado por el cambio de estilo del Atlético

Después de casi dos años sin ser convocado para la selección, Koke se ha convertido en uno de los futbolistas de cabecera de Luis Enrique en las últimas convocatorias. Él achaca su regreso a la selección a la mejoría experimentada en su juego por la evolución que Simeone ha impuesto en el Atlético. “Soy un tipo de jugador que le gusta estar en contacto con el balón, manejar el partido y en el Atlético hemos dado un saltito de calidad con el balón, estamos proponiendo el querer jugar e ir hacia delante e ir por los partidos. No quiere decir que antes no lo hiciéramos, pero era de manera diferente. Me he rodeado de gente que juega el balón y tenemos una salida más limpia de pelota desde atrás”, asevera. Ver los partidos de la Eurocopa se ha convertido en una costumbre forzada. “No tenemos muchas cosas que hacer y por lo del positivo de Busquets pasamos mucho rato en las habitaciones. Está todo muy parejo. ¿Las favoritas? Francia y Alemania tienen mucho nivel, y Portugal va a pelear por su pegada y porque están bien trabajados, pero España también quiere estar ahí”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS