_
_
_
_

El incidente de Damar Hamlin pone contra las cuerdas a la NFL

El desplome del jugador de los Buffalo Bills obliga a la liga deportiva más popular de Estados Unidos a repasar sus políticas de seguridad

Luis Pablo Beauregard
Damar Hamlin
Momento del impacto entre Damar Hamlin (de blanco) y Tee Higgins, de los Bengals (de negro) durante el partido de este lunes.DYLAN BUELL (Getty Images via AFP)

Damar Hamlin, el jugador de fútbol americano que se desplomó el lunes en medio del campo, mostraba este miércoles “notables” signos de mejora. Con 24 años, el atleta continúa en una UCI de un hospital especializado en traumas de Cincinnati, la ciudad que visitaba con su equipo, los Buffalo Bills. Los médicos que lo atienden afirman que ya ha abierto los ojos y ha reducido su dependencia de la máquina que lo auxiliaba a respirar. “Aunque sigue críticamente enfermo, ha demostrado que puede estar neurológicamente intacto”, han dicho los Bills esta mañana.

Al despertar la noche del miércoles, Hamlin pudo comunicarse por escrito. Con la mano escribió para preguntar quién ganó el encuentro. “Tú ganaste. Has ganado en el juego de la vida”, le respondieron los médicos, de acuerdo a un comunicado.

Su tío, uno de los pocos familiares que ha ido informando al público sobre su estado, dijo el martes que Hamlin tuvo que ser revivido con un desfibrilador en dos ocasiones tras sufrir un paro cardiaco. Una en la cancha del estadio Paul Brown, la otra en el centro de salud.

El incidente ha provocado consternación en Estados Unidos. El fútbol americano es el deporte más popular y cuenta con algunos de los atletas más resistentes del país. A mediados de diciembre, los Bills triunfaron en casa frente a Miami en un partido con temperaturas bajo cero. No fue el primer encuentro de la temporada disputado en la nieve.

El accidente representa un nuevo problema para la NFL, valorada en unos 130.000 millones de dólares (122.500 millones de euros), según un cálculo de Sportico basado en los activos de las 32 franquicias. La audiencia creció el año pasado un 10% y tiene el mejor índice de audiencia en seis años. Aun así, se ha visto envuelta en una nueva polémica por su respuesta al evento.

ESPN ha confirmado que los responsables de la liga ordenaron a los jugadores de Buffalo y Cincinnati calentar unos cinco minutos antes de reanudar el juego, que estaba en el primer cuarto. Esto ocurrió mientras el jugador era atendido en el campo y a pesar de que muchos espectadores presenciaron una imagen poco frecuente: la entrada de una ambulancia al terreno de juego. La información contradice lo que la liga afirmó el lunes: que no consideró retomar el juego. El partido sigue suspendido. Associated Press ha informado este jueves que la NFL no lo reanudará. La liga disputará el fin de semana la última jornada de la temporada. 19 equipos todavía tienen posibilidades de clasificarse a la postemporada.

Tre'Davious White, de los Bills, llora junto a su compañero, Mitch Morse, tras el incidente de Hamlin.
Tre'Davious White (izquierda), de los Bills, llora junto a su compañero, Mitch Morse, tras el incidente de Hamlin.DYLAN BUELL (AFP)

El colapso de Hamlin provocó un drama en directo en horario de máxima audiencia. Y en uno de los encuentros más esperados de la jornada. Las cámaras televisivas mostraron a los duros jugadores consternados. Varios lloraban. Los comentaristas apuntaban que no había sido un placaje ilegal, sino un choque de rutina en un deporte conocido por su violencia.

Ni los Bills ni la NFL han confirmado cuál fue la causa del desplome.

Este es el más grave de los incidentes de una temporada que ya ha dejado varios sustos. En septiembre, en una coincidencia que involucra a los dos equipos que jugaron el lunes, el quarterback de los Dolphins de Miami, Tua Tagovailoa, fue empujado cuando jugaba contra los Bills. Cayó de espaldas, golpeándose en la nuca contra el suelo. Cuando se levantó, las rodillas se le doblaban y le costó mantenerse en pie. Las imágenes provocaron el pánico en el estadio. El lanzador fue revisado por los médicos del equipo y regresó a jugar minutos después. La debilidad de las piernas fue ocasionada, dijeron, por una lesión anterior en la espalda.

Cuatro días despuésTagovailoa volvió a jugar. Esta vez frente a los Bengals de Cincinnati. Fue derribado nuevamente y volvió a sufrir un golpe en la cabeza contra el suelo. Todavía tumbado, los dedos se le tensaron hacia atrás, un reflejo que los expertos consideran una respuesta involuntaria a una lesión cerebral. El momento también fue captado por las cámaras de televisión, lo que generó muchas críticas a la NFL y al equipo de Miami por permitir jugar a la estrella de ascendencia samoana tan poco tiempo después de la primera lesión. “Estamos indignados por lo que hemos visto en los últimos días y tememos por la salud de uno de nuestros hermanos”, dijo JC Tretter, el presidente de la asociación de jugadores de la liga.

El caso de Tagovailoa obligó a la NFL a modificar sus normas sobre el protocolo médico que den seguir los equipos en incidentes de este tipo y obligó a la liga a incluir la ataxia, una condición que deteriora los músculos y provoca movimientos torpes y dificultad al hablar, en la lista de problemas que descalifican a un jugador para seguir en un partido. Solo una semana más tarde un jugador fue retirado del campo por sufrir ataxia. Se trataba de Teddy Bridgewater, el suplente de Tagovailoa, quien también abandonó el campo, de manera que los Dolphins se quedaron sin sus dos principales jugadores.

Para encontrar ejemplos más recientes, basta con revisar los partidos del último domingo. El defensa del Filadelfia Josh Sweat quedó tendido bocabajo varios minutos por una lesión en el cuello después de chocar con un contrincante de Nueva Orleans. El lanzador de los Colts de Indianápolis, Nick Foles, abandonó el juego después de convulsionar tras ser derribado en un encuentro contra los Gigantes. El jugador que lo capturó lo celebró haciendo angelitos de nieve a su lado mientras Foles sufría espasmos.

Las estadísticas muestran que esta es la segunda temporada con menos faltas por rudeza innecesaria desde 2009. En 255 juegos, los árbitros han marcado 147, un promedio de 4,5 penalizaciones por equipo. En 2015 se marcaron 236, el promedio fue de 7,3.

Lesiones cerebrales

La revista Science publicó en 2017 el estudio más importante que se ha hecho sobre las lesiones cerebrales que deja este deporte. Investigadores de la Universidad de Boston analizaron los cerebros donados a la ciencia de más de 200 exjugadores fallecidos que habían mostrado en vida síntomas de trastornos mentales y afectaciones motoras. El 87% presentaba rastros de encefalopatías traumáticas crónicas. El porcentaje, sin embargo, crecía al 99% entre los que habían jugado para la NFL. Otros estudios afirman que cuatro de cada 10 practicantes de este deporte tienen lesiones en el cerebro.

El 'quarterback' de los Colts, Nick Foles, se convulsionó el domingo en el encuentro contra los Gigants.
El 'quarterback' de los Colts, Nick Foles, se convulsionó el domingo en el encuentro contra los Gigantes.Bryan Woolston (AP)

Consciente de este problema, la liga ha dado algunos pasos. En la pretemporada, los integrantes de las líneas ofensivas y defensivas, los jugadores más expuestos a las contusiones, comenzaron a utilizar un casco llamado Guardian Cap, que tiene una protección reforzada diseñada por ingenieros y epidemiólogos. Estos accesorios parecieron funcionar. Solo hubo 11 atletas afectados el pasado verano, mientras que en los años anteriores se superaba la veintena. Algunos jugadores se quejaron de que estos cascos eran incómodos. Y la NFL no los hizo obligatorios para la temporada regular. El destino de Hamlin podría forzar a la liga a tomar decisiones.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_