CRUCE DE CAMINOS
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El doblete liguero, el reto pendiente del Real Madrid

Pienso que es una de las Ligas más interesantes de estos últimos años por el atractivo de tener a Benzema y Lewandowski, y por la incognita del Mundial a mitad de temporada

Carlo Ancelotti durante el partido entre el Real Madrid y el Almería el pasado domingo en la primera jornada de Liga.
Carlo Ancelotti durante el partido entre el Real Madrid y el Almería el pasado domingo en la primera jornada de Liga.JON NAZCA (REUTERS)

Pocas cosas conservan ese aroma a verano como el regreso de la Liga. Es una sensación tierna, quizá roce lo ingenuo, que te alumbra el interior desde la infancia. Una nueva temporada es una nueva oportunidad de disfrutar, de ilusionarse con el equipo al que tanto amas. Hay quien decía que el fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes. Y en una época tan convulsa, ahí vuelve ese viejo compañero.

La Liga española presenta un buen atractivo este año. Dos de los mejores delanteros del mundo, Karim Benzema y Robert Lewandowski, encabezan a los dos grandes colosos, Madrid y Barça. Hace un tiempo que las distintas ligas se reparten a las mayores figuras, España ya no aglutina a las grandes leyendas, pero el gol es la pimienta del fútbol. Estamos en año de Mundial, todos querrán ofrecer un buen nivel. Y este curso puede que volvamos a divertirnos.

Es un campeonato con ingredientes para ser abierto. Tras ganar el último título con solvencia, el Real Madrid tendrá enfrente un buen grupo de rivales que cuestionarán su dominio. El Barcelona competirá con Xavi al mando desde el inicio, el Atlético lleva años sin complejos ante los más grandes y el Sevilla ha madurado un grupo que siempre es competitivo. Si miramos a Europa, cuesta encontrar un torneo con tantos bloques armados con esta firmeza.

Pienso que es una de las Ligas más interesantes de estos últimos años. El regreso a Primera de ciudades como Almería, Valladolid y Girona dan variedad al campeonato, con aficiones de distintas sensibilidades, mostrando la pasión que hay en cada rincón del país. El fútbol es un escaparate estupendo de nuestra cultura, una salida al mundo, y hay proyectos con fuerza suficiente para hacerse un hueco en la élite.

La temporada, además, tendrá ese aliciente adicional de Qatar 2022. Ese campeonato del mundo que todos esperamos con ilusión, una cita veraniega que este año se va a trasladar al invierno, con los meses de noviembre y diciembre como escenario. Es una situación atípica, que va a partir el calendario por la mitad, y que convierte el torneo en algo más impredecible de lo habitual. Creo que la gestión de los grupos va a ser fundamental, la influencia de los entrenadores va a ser clave.

En ese duelo de banquillos va a ser fantástico ver la gestión de Xavi, teniendo la oportunidad de coger al equipo desde la primera jornada. La temporada pasada tuvo el papel de devolver el espíritu al vestuario, dotarle de un estilo y cerrar de la mejor forma posible el año. Ahora, aunque el club viva una situación incierta, y con el reto de hacer encajar todos los fichajes, nadie como él conoce el producto que tiene.

El Madrid de Ancelotti buscará extender el sello dejado en 2022. Tras una de las Champions más emocionantes de siempre y un torneo doméstico dominado con margen, el compromiso de rendir en Liga es otro paso de grandeza. Los blancos solo han enlazado títulos ligueros una vez en los últimos 32 años, algo que aspiran a cambiar este año. Con el horizonte de un posible sextete, derribar esa puerta es un objetivo necesario. De momento, con la Supercopa de Europa han dado el primer paso.

La salida de jugadores que han sido titulares en los últimos años, como Luis Suárez en el Atlético, o el inicio de proyectos con un nuevo capitán al frente, el que ilustra el Valencia de Gattuso, colocan a muchos clubes ante nuevas etapas de ilusión para sus aficionados.

Volveremos a vivir esas competiciones intensas por la permanencia, donde mantenerse con vida es tan grande como levantar un título. Donde cada jornada es una ruleta de emociones para la afición, desde el más grande, que pelea el trofeo año tras año, hasta el más pequeño, para el que un punto inesperado tiene el sabor de un gol decisivo en el tiempo añadido. El fútbol es un reflejo de la sociedad. Nos emociona, nos defrauda, pero no podemos echarlo suficientemente de menos. En la vida muchas veces toca volver a empezar de cero. Y el fútbol es parte de la vida.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS