CRUCE DE CAMINOS
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Ellas ya son referentes

En España, el éxito del Barça representa la cúspide de una pirámide que sigue fortaleciendo su base

Las jugadoras del FC Barcelona tras perder por 1-3 ante el Olympique Lyon, en la final de la Liga de Campeones femenina disputada este sábado en Turín.
Las jugadoras del FC Barcelona tras perder por 1-3 ante el Olympique Lyon, en la final de la Liga de Campeones femenina disputada este sábado en Turín.Kiko Huesca (EFE)

En la era de la imagen, estar presente es fundamental. Entrar en el imaginario colectivo es una de las grandes conquistas recientes del fútbol femenino, decidido a consolidarse como uno de los grandes deportes modernos. Superando barreras, rompiendo techos de cristal y ganando prestigio paso a paso, se acerca a una realidad cada vez más asentada.

En España, el éxito del Barça representa la cúspide de una pirámide que sigue fortaleciendo su base. Es el club que mejor ha hecho las cosas, el que ha creado un proyecto más firme y una evolución que le ha permitido trascender las fronteras nacionales. En un país donde el fútbol tienen tanto arraigo, clubes como Rayo Vallecano, Levante, Athletic o Espanyol crearon tiempo atrás secciones femeninas sólidas. Abrieron el terreno para llevar a cabo un cambio de mentalidad, hicieron posible un camino hasta entonces poco explorado, y confirmaron su referencia en la liga española.

Durante los últimos tiempos seguimos viviendo un ascenso maravilloso. Lo que ha logrado el Barça es dar un paso más grande, convirtiéndose en un club grande de Europa. La Women’s Champions League lograda la temporada pasada, el primer hito continental del fútbol español, confirmó la fortaleza de la entidad. Las tres finales disputadas en cuatro años, quedando a un paso de revalidar el trofeo hace apenas unas horas, subraya una conquista inmensa para el fútbol femenino español.

Toda evolución comienza por un proyecto y una apuesta decidida. En el deporte profesional, nada se consigue de la noche a la mañana, sino con la constancia del día a día y la confianza en el camino. Se ha apostado por un staff experimentado y unas jugadoras comprometidas con el club, mostrando un nivel suficiente para armar una plantilla equilibrada y competitiva.

El ejemplo de Alexia Putellas, Jennifer Hermoso o Sandra Paños, entre tantas otras, son un reflejo de un deporte cada vez más profesional. Quizá se hayan juntado varias generaciones de jugadoras dispuestas a darlo todo, convencidas de la realidad de un proyecto llamado a hacer historia. Han conseguido convertir en realidad sus sueños y trascender sus propias ilusiones. Lo crean o no, ya son referentes para todas aquellas niñas que sueñan con seguir sus pasos. Ahora son el espejo para las próximas generaciones, y han facilitado el camino para que esa historia se repita. Son pioneras en un deporte que no les ha entregado facilidades y eso tiene tanto valor como el mayor de los títulos.

Gracias a su talento, el Barça ha logrado ser el foco del fútbol femenino a nivel mundial, batiendo récords de asistencia, dando un espectáculo sin precedentes y llevando al deporte a su máxima expresión: un generador de emociones colectivas sin igual.

Llegará un momento en que el fútbol no entienda de géneros, un día en el que solamente se hable de fútbol. Cuando llegue ese instante, la sociedad habrá dado uno de sus grandes pasos al frente. Estamos viviendo unas buenas bases para conseguirlo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS