Hay motos después de Valentino Rossi

El campeonato posa sus ojos en un recuperado Márquez para relanzar la popularidad de un Mundial que vivió del carisma de Valentino durante 26 años

Marc Márquez, durante la foto de familia el jueves en el circuito de Losail, en Qatar.
Marc Márquez, durante la foto de familia el jueves en el circuito de Losail, en Qatar.KARIM JAAFAR (AFP)

Es viernes, 4 de marzo, y el circuito de Losail, en Qatar, en la costa este de un país de color ocre en el que las obras dejan entrever ya la sede de un Mundial de fútbol (pese a las denuncias recurrentes de Amnistía Internacional sobre las condiciones en que han vivido y trabajado los obreros que han participado en esas nuevas construcciones), acoge las primeras jornadas de pruebas de los pilotos de MotoGP.

Es viernes, 4 de marzo, y en un hospital de Italia nace Giulietta Rossi. Es la primogénita del hombre que revolucionó el Mundial de Motociclismo y que, después de 26 años compitiendo, ya no formará en la parrilla de salida del primer gran premio del campeonato, este domingo (a las 16.00, en DAZN).

La ausencia de Valentino Rossi se siente, sin embargo, más fuera de la pista que dentro de esta, donde hacía un par de años que ya no era competitivo. Claro que, por mucho que la última victoria del italiano sucediera en junio de 2017, no ha habido piloto más conocido y popular que el 46. Incluso en el ocaso de su carrera tras nueve Mundiales ganados.

Los datos así lo corroboran. Una sencilla búsqueda en Google Trends, una herramienta que habla del interés que despierta en la red determinado tema (o personaje), certifica el bajo índice de popularidad de, por ejemplo, los dos últimos campeones del mundo, Joan Mir (Suzuki) y Fabio Quartararo (Yamaha), en comparación con Rossi. Solo Marc Márquez, con ocho Mundiales, se le acerca. Él es la gran esperanza de un campeonato que siempre supo sobrevivir a sus grandes ídolos.

“Cuando Dorna llegó al Mundial en 1992 mandaban los americanos Rainey y Schwantz. Yo me llevaba las manos a la cabeza. Cuando se vayan, ¿qué pasará?”, explica Manel Arroyo, director comercial de Dorna, la empresa que tiene los derechos de explotación del Mundial. “Lo que pasó fue que llegó Doohan, que se convirtió en un mito y en una leyenda; por lo que ganó y cómo lo ganó. Luego ganaron Crivillé y Kenny Roberts Jr. Y llegó Valentino, que despertó una atención diferente. Con él apareció el fenómeno Stoner. Y después, también Lorenzo. El deporte es mucho más potente que todos los que estamos por aquí”, señala el ejecutivo. “Valentino se ha ido, pero el Mundial sobrevivirá como sobrevivió a la marcha de Doohan, de Rainey, Roberts… Y el campeonato seguirá trayéndonos buenas historias y grandes campeones”, coincide Randy Mamola, expiloto y analista de MotoGP.

“Estos días en Qatar nadie habla de Rossi, todo el mundo está hablando de si Márquez está para plantear batalla a Fabio [Quartararo] y a Pecco [Bagnaia], que fueron los protagonistas de la última campaña”, añade Arroyo.

Caída de audiencias

“Los últimos años Rossi ya no era uno de los rivales principales para el título. Evidentemente, hemos perdido un icono en MotoGP, pero el Mundial continúa y creo que será una buena temporada”, señalaba Márquez a su llegada al circuito catarí. El catalán, de 29 años, se fracturó el húmero derecho en julio de 2020 y, después de tres operaciones, está todavía recuperándose de la lesión. Aunque, casi dos años después, siente que ese brazo ya no condicionará su rendimiento. Cuenta, además, con una Honda mejorada.

“De los 24 pilotos que hay en MotoGP, 23 están mirando de reojo al número 93. Saben de su fuerza. Incluso el año pasado ganó tres carreras y no estaba perfecto físicamente”, apunta Mamola. “Es obvio que, con todo lo que ha hecho estos años, necesitábamos tener de vuelta a un piloto como Marc”, confiesa Arroyo. Opina lo mismo el vigente campeón del mundo, el francés Quartararo, quien devolvió el año pasado el cetro y la confianza a Yamaha. “El placer de luchar con Marc es diferente. Ha sido el referente de los últimos años. Las carreras que perdí contra él fueron aquellas en las que más aprendí”, concedía en una entrevista en DAZN.

Las plataformas de contenidos como esta, que tiene los derechos de televisión en España, representan también una nueva manera de hacer televisión. Porque las nuevas generaciones de telespectadores, esos con quienes deben conectar los nuevos ídolos de MotoGP, también consumen los contenidos de forma distinta a como se hacía hace 10 o 15 años.

“En el único país en el que realmente hemos visto una caída de audiencias —audiencias que eran extraordinarias, de 1,3 millones, y que ahora siguen considerándose buenas aunque ronden los 800.000 espectadores—, es Italia. El fenómeno Rossi era tan fuerte allí que como ya no esperaban que Valentino ganara muchos no ponía la tele”, cuenta Arroyo. Ahora que el 46 ya no está, las televisiones y plataformas se concentran en explicar a esas nuevas figuras italianas, entre las que destaca Pecco Bagnaia.

Con ellos, y de la misma manera que se ha rejuvenecido la parrilla de MotoGP, Dorna busca lograr atraer al público más joven. Y nuevo. Lo mismo persigue la docuserie que estrena Amazon Vídeo el 14 de marzo: MotoGP Unlimited, que explica “la trastienda del Mundial”, resume Arroyo, que confía en que el efecto para el campeonato sea tan positivo como lo fue la serie de Netflix sobre la Fórmula 1.

Rins, el mejor del día con una Suzuki que exhibe velocidad punta

Los malos resultados cosechados por Honda en los últimos años, con Márquez lesionado, han propiciado una revolución en el desarrollo del nuevo motor y del concepto de la moto japonesa que no solo agrada al propio Marc, también gusta a otros pilotos como Pol Espargaró. Es una de las buenas noticias que trae este Mundial de MotoGP que empieza el domingo en Qatar. Una noticia que sitúa además a Márquez, de nuevo, como la referencia de la categoría. Pero el español, que terminó la primera jornada de entrenamientos con el segundo mejor tiempo del día (el mejor, para sorpresa de algunos, fue Alex Rins con una Suzuki que ha mejorado mucho la velocidad punta) no es el único favorito. Otra de las grandes figuras es la de Fabio Quartararo, campeón de 2021 y confiado pese a que la Yamaha se confirme como una de las motos más lentas en plena recta. Tiene, como siempre, otras cosas muy buenas, como la estabilidad o la regularidad.

Es todavía una incógnita el rendimiento de Pecco Bagnaia, aunque su candidatura se explica por su excelente curso en 2021 y por el poderío de Ducati, que tendrá este año hasta ocho motos en parrilla. Y a un Jack Miller que muerde, consciente de que debe renovar contrato.

Nadie descarta, por otro lado a las Suzuki, menos después de asistir a esa puesta en escena en Losail, donde han exhibido la potencia de su motor, hándicap que les frenó el último año. Del mismo modo que ilusiona Aprilia, con un Aleix Espargaró, cuyo rendimiento está siendo magnífico, y un Maverick Viñales que tiene mucho que demostrar tras romper con Yamaha.

Con ellos y una buena nómina de novatos que también despiertan un gran interés (como Remy Gardner o Raúl Fernández), 21 grandes premios aguardan ganador para el mes de noviembre.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS