Añoranza de Champions

El Barça, que se bate con el Nápoles, y el Sevilla, rey del torneo, compiten por una Liga Europa que acoge también a un Betis alegre y a una incierta Real Sociedad

Xavi Hernández, junto a su hermano Óscar, en el entrenamiento del Barcelona.
Xavi Hernández, junto a su hermano Óscar, en el entrenamiento del Barcelona.LLUIS GENE (AFP)

Al Barça no le queda más remedio que ver pasar a la pomposa Champions desde la cornisa de la Liga Europa. El torneo contempla una fase previa a los octavos que obliga a los clasificados como terceros en sus grupos de la máxima competición —y por tanto eliminados—, a enfrentarse a los segundos de la propia Liga Europa. Y el sorteo deparó para los azulgrana un cruce temible con el Nápoles en un horario inusual para el Camp Nou: 18.45 (Movistar).

Los italianos pelean por ganar la liga, mientras que los barcelonistas se baten por mantenerse en la zona Champions. “Va a ser una eliminatoria muy pareja”, admitió Xavi, el entrenador azulgrana, después de afirmar que su equipo es “candidato, no favorito” a alcanzar una final que se celebrará el 18 de mayo en el Pizjuán, el estadio del Sevilla, precisamente el rey de la competición con sus seis títulos, el último en 2020.

La fiabilidad del Nápoles contrasta con la irregularidad del Barça. A los delanteros azulgrana les cuesta marcar goles —sumaron dos en los seis partidos de Champions— y los defensas no saben cómo evitarlos: encajan una media de 1,34 por partido, 10 en los últimos cinco encuentros. La lesión de Araujo y la no inscripción de Alves aún debilitan más a un equipo cuya trayectoria desgasta hasta al técnico: “Más que cien días parece que sean cien años los que llevo después de las cosas que han pasado”, terció ayer Xavi.

El entrenador procura motivar a los jugadores con el señuelo del himno de la Champions: “Nos tenemos que rebelar para volver a estar ahí”, manifestó; “me da rabia y coraje escuchar la música”, una fanfarria que precisamente se pitaba con ganas cuando sonaba en el Camp Nou desde que el club fue sancionado por la UEFA.

También a la Real Sociedad le aguarda una cita complicada en Leipzig (21.00). El equipo alemán se cayó del máximo torneo continental, después de ceder ante el Paris Saint Germain y el Manchester City, y solo ha perdido un partido en 2022. La derrota, además, fue ante el Bayern Múnich. La victoria contra el Granada, sin embargo, ha animado a una Real a la que todavía escuece el 0-4 encajado la pasada temporada contra el Manchester United. La recuperación de Oyarzabal contrasta con la ausencia de Januzaj, mientras se esperan los goles de Isak.

Los números, las sensaciones y el rival avalan en cambio al Sevilla en su cita con el Dinamo de Zagreb (21.00). La decepción por la eliminación de la Champions se compensa de alguna manera con la disputa del torneo preferido de los andaluces, también derrotados en la Copa, pero los únicos que desafían al Madrid en la Liga. La alineación es un misterio, condicionado Lopetegui por las ausencias —Lamela, Suso, Jordán, Montiel— y las dudas —Rakitic, Tecatito Corona, Martial—. La mejor noticia sería la reaparición de Ocampos y Navas.

A Pellegrini también le faltarán dos de sus jugadores más emblemáticos, Fekir y Canales, en el partido que el Betis juega en casa del Zenit de San Petesburgo. El técnico rotará en tiempos de vino y rosas en un equipo que compite también por la Copa y apunta muy alto en la Liga.

Juega el Betis liberado y con alegría en comparación con la incertidumbre de la Real y la angustia del Sevilla y el Barça, que no quedaba relegado a la Europa Liga desde 2003-2004, precisamente en el primer año de mandato de Laporta. Los cuatro equipos de la Liga española, en cualquier caso, apuntan alto en un torneo con 24 participantes y cuyo ganador obtendrá precisamente una plaza para la próxima Champions.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS