Xavi: “Nos hemos quitado los complejos”

El técnico del Barcelona admite que su equipo disputó los primeros minutos “con miedo”, pero se muestra orgulloso de la “valentía” y de “haber tomado muchos riesgos”

Ansu Fati celebra su gol frente al Madrid en la Supercopa de España.
Ansu Fati celebra su gol frente al Madrid en la Supercopa de España.- (AFP)

Cuando le quedaban pocos estertores al encuentro, Pedri le hizo cosquillas al poste por fuera tras un disparo desde el borde del área y se puso las manos en la cabeza. Después, tras un centro lateral de Alba, Ansu se inventó una chilena en el área chica pero no cazó bien el esférico y erró el tiro. También se puso las manos en la cabeza, al menos medio minuto. Y en el siguiente ataque, mal finalizado por Dembélé, el colegiado hinchó por tres veces los mofletes para pitar el final. Alba se desplomó sobre el césped; Pedri se dejó caer al tiempo que se quitaba las espinilleras, al fin levantado por Xavi; Ansu se frotaba la cara con pena; y Araujo se arrodilló durante unos instantes que se le hicieron eternos. Todos ellos recibieron, sin embargo, las felicitaciones deportivas de los jugadores del Madrid. “No puedo quejarme de los míos, su compromiso es total”, aceptó Xavi. Pero a los azulgrana de poco les servía el ánimo porque aunque no lo dijeron en alto, había bastantes en el vestuario con fe en romper la racha de cuatro derrotas consecutivas en los clásicos.

Caer en la prórroga fue doloroso y Piqué se marchó el primero del césped, bien enrabietado. Pero le pararon para que atendiera a los medios. “Hemos competido y perder contra el Madrid duele, es una pena”, aceptó el central. Lo mismo evidenció Xavi: “Me voy triste y enfadado porque es una derrota en un clásico y nos despedimos de un título”. Araujo también lo vio parecido: “Hay que corregir cosas”. Pero, lejos de tomar la derrota como un punto final como ocurriera en las últimas grandes debacles, el discurso azulgrana fue de lo más constructivo.

Parar las transiciones

“Nos hemos quitado los complejos y hemos demostrado que podemos competir contra cualquiera”, resolvió Xavi con la voz castigada por los gritos que había proferido durante el encuentro. “El equipo ha llegado cogido con pinzas, con muchos volviendo de covid, lesiones… Hemos jugado a nivel muy alto y tras meses de no competir, los nuevos han dado un nivel muy bueno. Lo único malo es que nos volvemos a casa”, se sumó Piqué. “Es que es una evidencia que a Ferran y a Pedri les faltaba un poco de ritmo. Como a Ansu y a Memphis... Pero todos han estado bien. Y si sale cara y gana el Barça, no hubiera pasado nada. También nos lo hemos merecido”, completó Xavi.

Sucedió que el Barça perdió un balón en campo ajeno y no volvió a tiempo, poco protegido ante las transiciones vertiginosas del Madrid. “Son errores nuestros, de no parar contras, de perder balones en zonas que no debemos, sobre todo de la gente de arriba que no es responsable con el balón y eso se traduce en una contra que se convierte en gol”, lamentó Xavi. “Hemos tomado muchos riesgos, hemos ido a por el partido y ellos se han llevado la semifinal en una contra en la que no hemos sido capaces de volver”, se sumó Piqué.

Pero Xavi entendió que debía arriesgar. “Tenía claro que era un día de valentía y responsabilidad con la pelota y de quitarnos los complejos. No lo podemos decir alto porque hemos perdido y nos vamos a casa. Pero he puesto doble pivote y una defensa de tres sabiendo que era un riesgo y hemos tenido el 3 a 2... Hemos sido superiores al Madrid por momentos”, convino. E insistió en su discurso: “Así que a pesar de la derrota, es un día en el que nos hemos quitado los complejos. En los primeros 20 minutos hemos jugado con miedo, pero nos hemos corregido y podemos irnos con la cabeza bien alta”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS