_
_
_
_

Remco Evenepoel abandona el Giro

El prodigio belga, que sufrió una caída el miércoles, no tomará la salida de la etapa 18ª

Carlos Arribas
Remco Evenepoel
Remco se duele de su brazo al llegar a la meta de Sega di Ala.Marco Alpozzi/LaPresse (AP)

Daban las 10 de la noche en la campana María Doliente de Rovereto cuando el cuerpo periodístico belga en el Giro de Italia abandonó precipitadamente las mesas de los restaurantes y voló hacia sus hoteles, donde una cocacola y unas pizzas de encargo les saciaron el hambre. Un email del equipo Deceuninck había trastornado su descanso. Abandona Remco Evenepoel, era su contenido. A cuatro días de llegar a Milán, terminaba la aventura del prodigio belga en su primera gran carrera de tres semanas, la primera competición que afrontaba justo ocho meses después de su caída en el Giro de Lombardía.

No se puede decir que la noticia le sorprendiera a nadie. Desde el lunes pasado, desde que la etapa de los Dolomitas fijaran su límite, las especulaciones sobre su abandono florecían sin parar. Se enfrentaban su deseo de terminar, costara lo que costara, contra la lógica que afirmaba que su sufrimiento era innecesario. Finalmente, la retirada la decidió su caída este miércoles en el descenso del Passo de San Valentino, su cabriola sobre el guardarraíl en una curva para evitar estrellarse con Nibali y unos cuantos más, caídos delante de él. “No tiene sentido seguir con este dolor”, aseguraba Remco, de 21 años, en el comunicado de su equipo, que precisaba que aunque no tuviera nada roto, el ciclista sufría numerosas contusiones y laceraciones en casi todo su cuerpo. “Es una pena tenerme que ir así, pero tengo que decir que ha sido, en general, una magnífica experiencia”. A raíz de la caída, Evenepoel llegó a la cima de Sega di Ala con más de media hora de retraso respecto a Daniel Martin y ocupaba el puesto 27º de la general, a más de una hora del líder, Egan Bernal.

Más información
Egan Bernal vive el Giro de Italia en trance
Remco Evenepoel desafía lo establecido en el Giro de Italia

Durante la primera semana de la carrera, hasta su primer mal día en los caminos de tierra de Montalcino, el joven belga, que debutaba como Merckx a lo grande en Italia, fue uno de los protagonistas, mantuvo un cerrado pulso con Egan Bernal por conseguir la maglia rosa, que no llegó a vestir por solo 11s. Un húngaro llamado Attila Valter le privó del privilegio.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Carlos Arribas
Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_