De la marginación a la élite, 50 años de la selección femenina de fútbol

El equipo español, que este domingo cumple medio siglo de vida, ha pasado del rechazo de los setenta a la profesionalización de hoy. Un grupo de pioneras que sufrió el machismo y el desprecio de la dictadura abrió el camino el 21 de febrero de 1971

De la marginación a la élite, 50 años de la selección femenina de fútbol

Ir al contenido

A las mujeres les costó tanto demostrar que les gusta el fútbol, lo entienden y lo juegan que pasó casi medio siglo desde que empezaron a disputar partidos de forma regular en España hasta que pudieron vivir de él. Este domingo se cumplen 50 años del primer encuentro de la selección, un combinado oficioso que a principios de los setenta se midió seis veces con Portugal e Italia. Las futbolistas de entonces sufrieron la marginación de la dictadura y el machismo de la sociedad: las instituciones les dieron la espalda durante una década y en los campos tuvieron que aguantar las simplezas de los desaprensivos del lenguaje, pero siguieron en el fútbol por pasión. Compaginaron el trabajo con el deporte, con horarios insalvables y dinero de su bolsillo, y trazaron el camino por el que metro a metro y esfuerzo a esfuerzo las jugadoras posteriores conquistaron el balompié.

Los 50 años de la selección: del rechazo de la dictadura a la élite del fútbol.JAVIER MARMISA Y LUIS ALMODÓVAR

Hoy España está en la élite, con mujeres profesionales que se dedican solo a patear la pelota, pero el trayecto ha sido largo y pedregoso. Lo recuerda bien Encarnación Caracuel, una delantera de 69 años que en los setenta hizo goles como churros: “¿Sabes lo que digo siempre? Que nací en el año de los tontos, porque yo ahora quizás podía vivir del fútbol”. Esta es la historia de la selección.

Las pioneras (1971-1983)

Participaciones en campeonatos internacionales

Los partidos de la selección española

Selección

oficiosa

4

2

1971

1983

1988

1996

2004

2015

Seleccionador

Rafael Muga*

* Uno de los partidos fue dirigido por Javier Jiménez

Participaciones en campeonatos internacionales

Los partidos de la selección española

Selección

oficiosa

4

2

1971

1983

1988

1996

2004

2015

Seleccionador

Rafael Muga*

* Uno de los partidos fue dirigido por Javier Jiménez

Participaciones en campeonatos internacionales

1997

2013

2015

2019

2022

Los partidos de la selección española

Selección oficiosa

(no reconocida

por la Federación)

4

2

1971

1972

1983

1988

1996

2004

2015

2021

Seleccionador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Jorge

Vilda

Rafael

Muga*

* Uno de los partidos fue dirigido por Javier Jiménez

Participaciones en campeonatos internacionales

1997

2013

2015

2017

2019

2022

Los partidos de la selección española

Selección oficiosa

(no reconocida

por la Federación)

4

2

1971

1972

1983

1985

1988

1996

2004

2013

2015

2017

2019

2021

Seleccionador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Jorge

Vilda

Rafael

Muga*

* Uno de los partidos fue dirigido por Javier Jiménez

La primera vez que le dieron una patada a un balón, ninguna de las chicas había visto a una mujer jugar al fútbol. A principios de la década de los setenta, cuando las españolas aún no podían abrir una cuenta corriente sin permiso del marido, que una adolescente golpeara una pelota era casi un acto de subversión. En una dictadura controlada por hombres, en un deporte dominado por hombres, un grupo de jugadoras se rebeló contra el statu quo franquista: formaron equipos, establecieron competiciones, disputaron partidos y el 21 de febrero de 1971 celebraron al fin el encuentro inaugural de la selección femenina española en el estadio de La Condomina, en Murcia. Ante unas 3.000 personas, el combinado empató a tres contra Portugal. Antes del comienzo sonó el himno nacional, pero las futbolistas no pudieron lucir el escudo de España en la camiseta porque la federación, presionada por la Sección Femenina de la Falange, no las reconocía.

Fue el primer partido de fútbol de una selección española formada por mujeres, un combinado oficioso que disputó seis encuentros entre febrero de 1971 y diciembre de 1972 de la mano del Consejo Nacional de Fútbol Femenino —un organismo privado creado al margen de la federación— y del promotor deportivo Rafael Muga, un extremeño de 74 años que siempre creyó en el fútbol femenino y que todavía recuerda con elocuencia aquella tarde de febrero en La Condomina de la que casi no quedan fotografías: “Vino el presidente de la federación murciana para tratar de evitar que se jugara el partido. Quería que se cerraran las taquillas y estaba en la puerta gritando: ‘¡Que no se juega, que esto no se juega!’ Aquello fue estrambótico, irreal, una cosa que no volví a ver en la vida”.

Aunque el encuentro se disputó, la federación murciana y la española, dirigida por José Luis Pérez-Payá, pusieron tantas trabas como pudieron. El choque empezó más tarde de lo previsto y el árbitro, que estaba federado, solo pudo saltar al campo tras dejar la equipación oficial en el vestuario y ponerse un chándal, como si en vez de dirigir un partido fuera a organizar una clase de gimnasia. Concepción Sánchez Freire, conocida futbolísticamente como Conchi Amancio, fue una niña prodigio que esa tarde, con 13 años, marcó uno de los tres goles de España: “Claro que me acuerdo de que tuvo que arbitrar en chándal porque fue una cosa patética. Intentaron de todo para que no se jugara. El ambiente estaba muy enrarecido antes del partido y recuerdo que había muchos guardias civiles, pero salimos al campo y pusieron los himnos, que para mí fue la parte más bonita”.

Hacía dos meses y medio que Conchi había jugado el encuentro que Rafael Muga organizó en el distrito madrileño de Villaverde entre los clubes Mercacredit y Sizam. Muga terminó el día en un cuartelillo de la Guardia Civil, interrogado por agentes que querían saber por qué carajo había llevado adelante un partido de fútbol femenino, pero ese 8 de diciembre de 1970 Concepción Sánchez, que había marcado los cinco goles de su equipo —el Sizam arrolló con un 5-1—, se convirtió para siempre en Conchi Amancio. La prensa le puso el apodo por su parecido futbolístico con Amancio Amaro, El brujo, un gallego que se convirtió en leyenda merengue en el Madrid Yé-Yé en la década de los sesenta.

Conchi, que hoy tiene 63 años, fue la única futbolista que disputó los seis partidos con la selección española de los setenta. Aquel combinado oficioso viajó a Italia en tres ocasiones y se enfrentó otras dos veces más a la La Nazionale en Córdoba y Badajoz a pesar de la falta de apoyo del régimen. La oposición de la dictadura la encabezaba la Sección Femenina, que trató de cercenar la libertad de las mujeres al limitarlas al redil doméstico. En uno de sus cursos advertían: “No tomes el deporte como pretexto para llevar trajes escandalosos”. Con los pololos popularizados para que la mujer hiciera ejercicio, Pérez-Payá declaró en enero de 1971 que el fútbol femenino no era “muy femenino desde el punto de vista estético” y que “la mujer en camiseta y pantalón no está muy favorecida”.

Para la defensa Isabel Fuentes, uno de los episodios más dolorosos fue no poder representar a su país de forma oficial en el estadio Comunale de Turín ante decenas de miles de espectadores en julio de 1971. Entonces tenía solo 14 años, aunque todavía recuerda con rigor algunas de las frases de Pérez-Payá: “Nos pusieron muchísimas trabas, pero aun así seguimos adelante. Fue muy triste jugar con los colores de España pero sin la bandera, sin poder representar a lo que más amas, que es tu país”. Ese día salió de portera una jugadora de campo, Victoria Hernández, porque la guardameta sufrió un ataque de miedo escénico al ver una marabunta en las gradas, y la selección cayó por 8-1. Italia era un equipo hecho, en el que algunas jugadoras ya vivían del fútbol. “Eran superfuertes. Nos hacían unas entradas que nos quedábamos alucinando. Tenían un nivel superior y la mayoría ya eran profesionales”, explica Hernández, de 62 años, que al principio compaginó el deporte con los estudios y más tarde con el trabajo en una fábrica de ropa de niños en Madrid.

En los cuatro siguientes partidos ante Italia, con Rafael Muga en el banquillo, España achicó el océano de distancia con La Nazionale. De recibir un 8-1 pasó a un 5-0 en noviembre de 1972 y, tres días más tarde, a un 3-0. Dos meses después, los resultados en Córdoba y Badajoz aún fueron malos: 1-5 y 1-4. La selección, que daba sus primeros pasos, había perdido una oportunidad en el verano de 1971, en el Mundial que organizó México —sin reconocimiento de la FIFA—, para el que recibió una invitación. La federación fue tajante: si acudían, no sería en representación del país. “Que nos prohibieran jugar el Mundial fue un palo muy grande. Nos hacía una ilusión enorme porque estaban las mejores selecciones de la época”, recuerda Concepción Sánchez.

Las jugadoras, que empezaban en un deporte que durante décadas había sido territorio exclusivo de los hombres, continuaron en sus clubes hasta los 80, mientras compaginaban trabajo y deporte con jornadas maratonianas. La selección, sin embargo, vivió su larga noche de piedra de 1972 a 1983, tres años después de que la federación, ya en democracia, admitiese en su seno el fútbol femenino. Solo dos jugadoras del combinado oficioso vistieron la nueva camiseta de España: la madrileña Victoria Hernández y la catalana Elizabet Sánchez Rubio. En noviembre de 2019, la federación, dirigida por Luis Rubiales, se acordó de las pioneras que se atrevieron a jugar al fútbol cuando esta le daba la espalda y organizó un homenaje en su sede, en Las Rozas (Madrid), para agradecer el camino que las futbolistas habían empezado a labrar hacía casi cinco décadas. Pero para Isabel Fuentes y otras excompañeras, la afrenta acabará cuando la federación las reconozca como la primera selección: “Han hecho parte, pero para mí la deuda no está saldada y terminará cuando salgamos las dos selecciones juntas”.

El largo camino al Mundial (1983-2015)

Participaciones en campeonatos internacionales

1997

Euro

2013

Euro

2015

Mundial

Semif.

Cuartos

1ª fase

Los partidos de la selección española

La selección

arranca

oficialmente

11

10

1971

1983

1988

1996

2004

2015

Seleccionador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Participaciones en campeonatos internacionales

1997

Euro

2013

Euro

2015

Mundial

Semif.

Cuartos

1ª fase

Los partidos de la selección española

La selección

arranca

oficialmente

11

10

1971

1983

1988

1996

2004

2015

Seleccionador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Participaciones en campeonatos internacionales

1997

Euro

2013

Euro

2015

Mundial

2019

2022

Semif.

Cuartos

1ª fase

Los partidos de la selección española

Primera partipación

en un campeonato internacional

La selección

arranca

oficialmente

11

10

6

5

3

1971

1972

1983

1988

1996

2004

2015

2021

Seleccionador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Jorge

Vilda

Rafael

Muga

Participaciones en campeonatos internacionales

1997

Europeo

2013

Europeo

2015

Mundial

2019

2022

Semif.

Cuartos

1ª fase

Los partidos de la selección española

Primera participación

en un campeonato

internacional

Primera participación

en un mundial

La selección

arranca

oficialmente

11

10

6

3

1971

1972

1983

1985

1988

1996

2004

2013

2015

2017

2019

2021

Seleccinador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Jorge

Vilda

Rafael

Muga

La apuesta de la federación por el fútbol femenino fue tan sui géneris, tan a regañadientes, que en 1983 nombraron primer seleccionador a un hombre que jamás había visto un partido de mujeres. Teodoro Nieto (Madrid, 1939), que también era el técnico de la selección masculina de fútbol sala, comenzó a preparar el equipo cuando sus únicas referencias de ese mundo que se expandía eran un par de noticias en las que se informaba del encuentro entre las Folclóricas y las Finolis celebrado en la Navidad de 1970 en Madrid, en el que participaron artistas como Rocío Jurado o Lola Flores y que tuvo muy poco de fútbol. “En la federación tuvieron la ocurrencia de nombrarme seleccionador femenino porque creían que tenía poco trabajo como seleccionador nacional de fútbol sala”, explica ahora Nieto.

Presionada por la UEFA, la federación había dado el paso de admitir el fútbol femenino en 1980, cuando más de 15 países europeos tenían ya competiciones oficiales. María Teresa Andreu fue la segunda presidenta del comité de fútbol femenino del organismo. Tras su nombramiento en diciembre de 1982, comenzó a visitar las federaciones territoriales para que ayudaran en el impulso: “Vivíamos en un mundo muy machista en el que el fútbol nada más que estaba dirigido a los hombres. Costaba que el femenino fuera aceptado: teníamos los peores horarios para jugar, las peores horas de entreno… A nivel de presupuesto casi no se daba dinero al femenino”, recuerda Andreu, de 69 años.

El primer partido del combinado oficial se disputó en A Guarda (Pontevedra), cerca de la frontera con Portugal, contra la selección lusa. Entre Nieto y Andreu eligieron a la primera capitana de ese equipo, Inma Castañón (Culleredo, 1959), una asturiana que jugaba en Galicia con el Colegio Karbo y que estaba considerada una fuera de serie. El 5 de febrero de 1983, España perdió 0-1. “Para mí era una satisfacción jugar con la selección, pero lo que también recuerdo es que el fútbol femenino en aquella época no estaba suficientemente preparado y las jugadoras tenían una cantidad de agujetas al no estar acostumbradas a entrenar”, cuenta Castañón.

Con el fútbol femenino al ralentí, España solo jugó tres encuentros al año entre 1983 y 1986. En las dos primeras competiciones de selecciones organizadas por la UEFA, en 1984 y 1987, La Roja se quedó fuera tras no convocar a la catalana Vicenta Pubill y a la madrileña Conchi Amancio. Ambas jugaban en Italia y Conchi ya iba camino de convertirse en una leyenda en el extranjero, con siete ligas y ocho copas en el calcio. Teodoro Nieto optó por dejar fuera a una de las mejores futbolistas de la época, la niña prodigio que había empezado a destacar en los setenta, que firmó uno de los primeros contratos profesionales en España y que emigró para vivir del fútbol. “Mi idea era defender a las jugadoras que jugaban aquí, que eran las que verdaderamente defendían el fútbol femenino español. Nunca vi jugar a Conchita Amancio, y no sé si la federación me hubiera permitido viajar a Italia para hacerlo”, argumenta todavía hoy Nieto.

El primer éxito de la selección no llegó hasta la Eurocopa de 1997, con Ignacio Quereda en el banquillo. Quereda, que ocupó el cargo desde 1988 hasta 2015, tampoco conocía el fútbol femenino cuando fue nombrado. En esa Euro, disputada en Suecia y Noruega, la selección consiguió el bronce al llegar a semifinales en su primera aventura continental, aunque de los cuatro partidos que jugó solo ganó uno: 0-1 a Rusia en la fase de grupos. “Fue la primera alegría. Incorporamos a jugadoras que estaban fuera de España. Era un equipo con bastante calidad”, rememora Quereda. Según el archivo de Radio Televisión Española, en ese torneo se televisó por primera vez a la selección: el ente público emitió para todos los españoles los cuatro partidos completos del campeonato —dos en diferido— y la sociedad pudo ver a unas mujeres que practicaban un deporte que ese año solo tenía 8.034 fichas federativas en el país.

Las retransmisiones en televisiones

en abierto

Desde 1997, 34 partidos han sido retransmitidos en televisiones en abierto, a los que hay que sumar los de las Eurocopas de 2013 y 2017 emitidos por Eurosport.

Partidos jugados

Partidos televisados en abierto

En los últimos cinco años se han televisado 24 partidos, casi la mitad de los que han jugado.

20 partidos televisados

Primer partido televisado en abierto (26 de jun.):

España-Francia (1-1)

15

11

10

6

5

4*

4

1

1

0

1997

2005

2017

2021

* Dos partidos en 1997 se emitieron en diferido.

Fuente: RTVE, RFEF, Eurosport y elaboración propia.

EL PAÍS

Las retransmisiones en televisiones

en abierto

Desde 1997, 34 partidos han sido retransmitidos en televisiones en abierto, a los que hay que sumar los de las Eurocopas de 2013 y 2017 emitidos por Eurosport.

Partidos televisados en abierto

Partidos jugados

En los últimos cinco años se han televisado 24 partidos, casi la mitad de los que han jugado.

20 partidos televisados

Primer partido televisado en abierto (26 de jun.):

España-Francia (1-1)

15

11

10

6

5

4*

4

1

1

0

1997

2005

2017

2021

* Dos partidos en 1997 se emitieron en diferido.

Fuente: RTVE, RFEF, Eurosport y elaboración propia.

EL PAÍS

Las retransmisiones en televisiones en abierto

Desde 1997, 34 partidos han sido retransmitidos en televisiones en abierto, a los que hay que sumar los de las Eurocopas de 2013 y 2017 emitidos por Eurosport.

En los últimos cinco años se han retransmitido 24 partidos, casi la mitad de los que han jugado.

Partidos televisados en abierto

Partidos jugados

20 partidos

Primer partido televisado en abierto (26 de jun.):

España-Francia (1-1)

15

11

10

6

5

4*

3

1

1

0

1997

2005

2015

2017

2019

2021

* Dos partidos en 1997 se emitieron en diferido.

Fuente: RTVE, RFEF, Eurosport y elaboración propia.

EL PAÍS

Las retransmisiones en televisiones en abierto

Desde 1997, 34 partidos han sido retransmitidos en televisiones en abierto, a los que hay que sumar los de las Eurocopas de 2013 y 2017 emitidos por Eurosport.

En los últimos cinco años se han retransmitido 24 partidos, casi la mitad de los que han jugado.

Partidos televisados en abierto

Partidos jugados

20 partidos

Primer partido televisado en abierto (26 de jun.):

España-Francia (1-1)

15

11

10

6

5

4*

3

1

1

0

1997

2005

2015

2017

2019

2021

* Dos partidos en 1997 se emitieron en diferido.

Fuente: RTVE, RFEF, Eurosport y elaboración propia.

EL PAÍS

Una de las jugadoras que más destacó en la Euro del 97 fue Mari Mar Prieto, una madrileña que por entonces era la máxima goleadora del fútbol español y que compaginaba el deporte con el trabajo —como todas las futbolistas de su época— para cotizar. “Lo de la Eurocopa fue un sueño hecho realidad. Había mucha gente que abandonaba el fútbol femenino a los 17 o 18 años porque no daba dinero. Para las que duramos tanto fue una experiencia muy bonita”, recuerda Prieto, de 51 años. Hay varias fotos de ella en el torneo. En una de las más conocidas trata de disputar el balón a la rusa Elena Denchtchik. Prieto viste la equipación de España, camiseta roja y pantalón azul marino. Ambos le quedan grandes: tiene doblado el borde del pantalón y lleva el dorsal muy holgado. “Vestíamos las camisetas de los chicos, pero la talla S. Eran enormes, íbamos siempre de payasos. Te intentabas arreglar como podías, te remangabas… alguna tenía suerte de ser un poco alta”, bromea.

A pesar del éxito en la Euro del 97, el fútbol femenino vivió una evolución pobre durante más de una década. El número de licencias —muy bajo para los estándares de las potencias europeas— tardó 10 años en duplicarse, la selección apenas salió un par de veces por la tele y se quedó fuera de todos los Mundiales, Europeos y Juegos Olímpicos —esta especialidad se incluyó por primera vez en Atlanta 96— hasta que una generación liderada por la gallega Verónica Boquete clasificó a España para la Eurocopa de 2013, en la que fueron apeadas por Noruega en cuartos de final.

Dos años más tarde, Quereda logró su gran hito: España fue mejor que Italia en la fase de grupos y por primera vez entró en un Mundial, Canadá 2015. “Fue el mejor momento de mi carrera, siempre lo había soñado. Cuando empecé en el fútbol veía lo lejos que estaban otras selecciones y nunca me lo había podido imaginar. Tuve la suerte de estar en el once, y lo pienso hoy y aún me emociono”, cuenta la exinternacional Sonia Bermúdez. La primera aventura mundialista, sin embargo, estuvo marcada por el enfrentamiento posterior con el seleccionador. El equipo aterrizó en la Copa del Mundo con unas condiciones precarias, sin haber disputado un amistoso y a solo cuatro días del primer encuentro: “Fuimos a Canadá con unas dietas de 25 euros al día. Era una de las grandes luchas, y no por el hecho del dinero, sino porque era un poco insultante ver que había jugadoras que trabajaban y para ir con la selección tenían que usar sus días de vacaciones o pagarle a alguien [para que la sustituyera], y evidentemente más de 25 euros”, recuerda Vero Boquete, que ahora juega en el Milan.

El estreno en el Mundial fue frustrante. Tras las carencias en la puesta a punto, la selección quedó eliminada en la fase de grupos tras empatar contra Costa Rica y perder ante Brasil y Corea del Sur. Las 23 futbolistas, poco después de terminar el torneo, publicaron un comunicado en el que pedían la marcha de Quereda y lo acusaban de no haber diseñado una preparación adecuada. “Notábamos que la selección no estaba lo suficientemente profesionalizada. No teníamos a las personas adecuadas para dar ese salto de calidad”, valora la exinternacional Natalia Pablos, de 35 años, que marcó los dos goles que sellaron en 2015 el billete a la Copa del Mundo. Vero Boquete venía de ganar la Champions con el Frankfurt y conocía de sobra cómo trabaja un equipo de élite: “Para mí los últimos años con Quereda la palabra era frustración porque era algo que no dependía de nosotras, y sabíamos que no se estaba llegando al límite para poder competir”.

Ignacio Quereda aguantó durante semanas el motín, pero el torbellino no cesó. “No sé qué pasó internamente. Lo único que se me plantea es que las jugadoras quieren dar un giro a todo esto”, dice ahora Quereda. Decenas de exinternacionales a las que había dirigido durante sus casi 30 años como seleccionador salieron a criticar su trato y a apoyar a las futbolistas. Se supo que en 1996 la plantilla había publicado un comunicado casi idéntico contra él en el que lo acusaban de menospreciar el fútbol femenino, de desconocerlo, de tratar mal a las deportistas y de abusar de su autoridad. Ese texto llegó al entonces presidente de la federación, Ángel María Villar, que lo tiró a la papelera del olvido. La única consecuencia de la rebelión la sufrió la jugadora Begoña Jáuregui, que había escrito la misiva y jamás volvió a una convocatoria. Casi 20 años más tarde, con las acusaciones en los medios de comunicación, Quereda cayó. Dimitió 42 días después de que las deportistas se levantaran.

En la élite (2015-actualidad)

Participaciones en campeonatos internacionales

2017

Euro

19

Mun.

22

Euro

Cuartos

Clas.

Octavos

Los partidos de la selección española

18

15

1971

1983

1988

1996

2004

2019

Seleccionador

Jorge

Vilda

Participaciones en campeonatos internacionales

2017

Euro

19

Mun.

22

Euro

Cuartos

Clas.

Octavos

Los partidos de la selección española

18

15

1971

1983

1988

1996

2004

2019

Seleccionador

Jorge

Vilda

Participaciones en campeonatos internacionales

2017

Euro

2019

Mund.

2022

Euro

1997

2003

Cuartos

Oct.

Clas.

Los partidos de la selección española

18

10

1971

1972

1983

1988

1996

2004

2017

2019

Seleccionador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Jorge

Vilda

Rafael

Muga

Participaciones en campeonatos internacionales

2017

Europeo

2019

Mundial

2022

Euro

1997

2013

Cuartos

Octavos

Clasif.

Los partidos de la selección española

18

15

1

1971

1972

1983

1985

1988

1996

2004

2013

2015

2017

2019

2021

Seleccionador

Teodoro

Nieto

Ignacio

Quereda

Jorge

Vilda

Rafael

Muga

Para saber dónde estaba y dónde está el nivel de la selección hay una anécdota que relatan las futbolistas y que ejemplifica la evolución del último lustro. En 2015, justo antes de la Copa del Mundo, les regalaron una taza con eslogan: “Bienvenidas a Canadá”. Cuatro años después, a unos días del Mundial de Francia, Seat se convirtió en patrocinador del equipo y las jugadoras recibieron en préstamo un coche de la marca. “Es que ahora somos profesionales. Si compaginamos estudios con fútbol es porque queremos, por inquietudes, antes era por obligación, cuando muchas de las que venían con la selección se tenían que pedir días de vacaciones [como pasó en Canadá]”, razona Irene Paredes, la capitana española, de 29 años.

La selección ha subido peldaño tras peldaño en el ranking FIFA y ya es decimosegunda. En Francia 2019 alcanzó por primera vez en la historia los octavos de final de un Mundial. Cayó contra Estados Unidos, a la postre campeona del mundo, pero durante el encuentro compitió de tú a tú. “Lo que cambió ahí, además de que nos viera más gente, es que conseguimos enganchar y sobre todo emocionar”, valora Jorge Vilda, seleccionador desde 2015 —antes acumuló éxitos en la sub-19 y la sub-17—, que considera que en realidad España ya está dentro del top ten.

Con él al frente, el equipo ha mejorado sobre el campo y se ha profesionalizado en el banquillo. El cuerpo técnico es más completo, con especialistas en todos los ámbitos —nutrición, fisioterapia, psicología, etc.— que son fijos. Antes de 2017 estos técnicos rotaban con otras selecciones. “En el caso de que alguien se tenga que quedar sin personal, no es la absoluta. Antes teníamos menos recursos”, cuenta Irene Paredes.

La federación, al calor del crecimiento de la liga —el Barça fue el primer equipo español en disputar una final de Champions en 2019, el Real Madrid al fin se ha estrenado este curso en la categoría y el año pasado se firmó el primer convenio colectivo de la historia del fútbol femenino—, también ha propiciado cambios: las dietas pasaron primero de 25 a 40 euros, y ahora están en 120, a las que hay que sumar las primas por partido y los derechos de imagen, explica Rafael del Amo, presidente del comité de fútbol femenino. Algunas federaciones nacionales —entidades privadas que actúan por delegación pública— han dado el paso de igualar las dietas de los y las futbolistas. “Y en España se debería dar ese paso, ¿por qué no? Las jugadoras hacen exactamente lo mismo que ellos: representan al mismo país, juegan con el mismo escudo y la misma bandera y hacen el mismo deporte”, opina la exinternacional Natalia Pablos.

El desarrollo del fútbol femenino también se refleja en los datos: en 2015 había 29.279 fichas en todo el país, pero tras el Mundial de Francia y la buena imagen que dejó la selección el número de mujeres que jugaban al fútbol de forma federada se disparó hasta las 52.653, un aumento del 80% en un lustro. Desde hace casi dos años todos los partidos se televisan y las nuevas futbolistas al fin tienen referentes, como Verónica Boquete, Jenni Hermoso o Alexia Putellas. Las jugadoras lucen su nombre en la camiseta y un diseño propio. Hasta el Mundial de Canadá 2015 no se personalizaron: “Antes jugábamos con las equipaciones grandes, no teníamos el nombre porque no era nuestra camiseta y era imposible llevarse una. O era el día de tu debut o nada”, recuerda Vero Boquete.

Las mujeres que juegan al fútbol

en España

52.653

29.279

19.534

7.422

En los últimos 10 años, las fichas federativas en España se han multiplicado por más de dos.

1.086

1990-

1991

1999-

2000

2009-

2010

2014-

2015

2019-

2020

Fuente: RFEF.

EL PAÍS

Las mujeres que juegan al fútbol

en España

52.653

29.279

19.534

7.422

En los últimos 10 años, las fichas federativas en España se han multiplicado por más de dos.

1.086

1990-

1991

1999-

2000

2009-

2010

2014-

2015

2019-

2020

Fuente: RFEF.

EL PAÍS

Las mujeres que juegan al fútbol en España

52.653

29.279

19.534

7.422

En los últimos 10 años, las fichas federativas en España se han multiplicado por más de dos.

En los últimos 20 años, por siete.

1.086

1990-1991

1999-2000

2009-2010

2014-2015

2019-2020

Fuente: RFEF.

EL PAÍS

Las mujeres que juegan al fútbol en España

52.653

29.279

19.534

7.422

En los últimos 10 años, las fichas federativas en España se han multiplicado por más de dos.

En los últimos 20 años, por siete.

1.086

1990-1991

1999-2000

2009-2010

2014-2015

2019-2020

Fuente: RFEF.

EL PAÍS

Los éxitos ya han comenzado a llegar en las categorías inferiores. Desde 2015, las selecciones sub-17, sub-19 y sub-20 acumulan un Mundial y cuatro Europeos. “Las que hemos ganado campeonatos o subcampeonatos en categorías inferiores contra grandes potencias tenemos esa confianza de saber que ya lo hemos hecho y que también se puede lograr en la absoluta”, afirma Mariona Caldentey, de 24 años, jugadora del Barça y titular habitual con la selección en el extremo izquierdo. Marta Corredera es más veterana: tiene 29 y lleva en La Roja una década: “Antes teníamos la sensación de que al salir nos iban a pisar, de que éramos inferiores. Ahora jugamos y parece que midamos dos metros. Te creces, la sensación ha cambiado gracias al trabajo que se lleva haciendo estos años tanto en los clubs como en la selección”.

Con la clasificación para la Eurocopa 2021 —pospuesta a 2022 por la pandemia— cerrada el pasado jueves con una goleada tremenda a Azerbaiyán (0-13), la directora de fútbol femenino de la federación, María Tato, no se corta al hablar de los objetivos de la absoluta, una selección que ya está en la élite, para los próximos años: “Ganar el máximo de títulos posibles”.

  • Créditos
  • Coordinación y formato: Brenda Valverde
  • Dirección de arte: Fernando Hernández
  • Infografía: Yolanda Clemente
  • Maquetación: Alejandro Gallardo
  • Redacción de vídeo: Javier Marmisa y Diego Fonseca
  • Imagen y grafismo: Carlos Martínez, Luis Almodóvar, Saúl Ruíz y Eduardo Ortiz
  • Fotografía: Gabriel Gravo, Alex Onciu, Gema García, Ricardo Gutiérrez, Gianluca Battista y Óscar Corral
  • Agradecimientos al F.C. Barcelona, a la RFEF, al Club Olímpico Villaverde, al Unión Adarve y a CES Escuela Superior de Imagen y Sonido.

Más información