Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vero Boquete: “Quereda es como un jefe que te desprecia”

Vero Boquete, durante la entrevista. Foto: Uly Martín / Vídeo: U. Martín y A. Nieto

Vero Boquete (Santiago de Compostela, 28 años) aterrizó el sábado por la tarde en el aeropuerto de Barajas junto a varias de sus compañeras con la mirada perdida y gesto de cansancio. La mitad del equipo lo hizo por la mañana, incluido Ignacio Quereda, el seleccionador, después de caer eliminados en la fase de grupos del Mundial de Canadá, el primero en la historia de la selección femenina. Tras el mal resultado se desató la tormenta: se reunieron con Quereda, le dijeron que querían un cambio y, tras ver su reacción, decidieron mandar una carta abierta denunciando la escasa preparación del equipo. Convirtieron la queja en un auténtico motín contra el técnico, que lleva 27 años en el cargo.

Pregunta. ¿No es cobarde sacar la carta ahora?

Respuesta. Si lo hacemos antes del Mundial sería: “No están centradas en lo que tienen que estar”. Si hubiéramos ganado tampoco tendríamos peso porque claro, si ha ido bien, ¿cómo os podéis quejar? No estamos hablando de este Mundial, estamos hablando de algo que lleva muchos años en las mismas condiciones y llega un momento en que hay que decir basta. Asumimos nuestra parte de culpa porque la tenemos a nivel deportivo, pero hay otra parte que la gente no ve y que debe saber porque nos está lastrando.

P. ¿Qué cosas concretas se han estado tapando?

R. La línea que estamos siguiendo hasta ahora es solo la deportiva, no queremos sacar otros temas que sí hay, de trato personal, de formas de ser, actuar. No queremos meternos en temas más personales, pero si tuviesen que salir, saldrán.

P. ¿Cómo les trata en los entrenamientos?

R. El trato no es el correcto. Es como si tienes un jefe que te desprecia. Tu trabajo nunca es el correcto, la culpa siempre está de un mismo lado. No podemos atender a los medios porque él tiene el mando de todo, porque él organiza no solo lo deportivo sino todo tiene que ir bajo su control. No tenemos ni voz ni voto, ningún peso. Nos trata como si fuésemos niñas pequeñas y no tenemos ningún tipo de libertad. Y también cómo se dirige a nosotros: “chavalita”.

P. ¿Su metodología es antigua?

R. Sí. Sin progreso y muy poco profesional. Hay cosas que no pueden pasar: entrenamientos poco exigentes, repetitivos y poco funcionales, atender a llamadas de teléfono durante entrenamientos, hacer correcciones a solo 11 jugadoras y tratar al resto como si no fuesen del equipo es una falta de respeto. Sus correcciones son sin sentido y a gritos... Una estructura arcaica, como estaba España hace 30 años.

P. ¿Es machista?

R. Creo que al menos inconscientemente es lo que da a entender. No sé si machista, pero sí quiere quedar por encima. Hay comentarios y acciones que quizás a él no le parezcan machistas pero a una mujer sí.

P. ¿Cómo cuáles?

R. Es la forma de hablar. La forma de actuar va muchas veces por una línea autoritaria. Tenemos un gabinete de prensa que tiene que hacer bolillos para atender a medios. Que el fútbol femenino esté interesando parece que perjudique porque se pueda saber toda la situación y quizá se vea que hay gente que no está a la altura.

Nos trata igual que a niñas pequeñas. Se dirige a nosotras como ‘chavalita”

P. ¿Cuánto tiempo llevan pensando esto y sin decirlo?

R. Desde siempre.

P. ¿Quereda debe dimitir?

R. Nosotras creemos que sí. No se han cumplido los objetivos y el grupo le ha trasladado que hemos perdido la confianza en él.

P. Dice que no va a dimitir.

R. Ha dicho eso y que además está tranquilo con la planificación, que asume la responsabilidad, que si tiene que hacerlo lo volverá a hacer otra vez. Nos ha amenazado entre comillas con que quien no esté en el barco, pues no estará. Creemos que esa no es la manera.

P. ¿Todo esto se lo dijeron antes del Mundial?

R. En Murcia tenemos una charla y le decimos que tenemos que trabajar diferente, que los entrenamientos tienen que ser más exigentes, que tenemos que buscar situaciones más reales de juego, que nos vamos a enfrentar a selecciones preparadas y tenemos que saber cómo atacarles, cómo defenderles... También en Canadá le decimos que su forma de actuar y las cosas que hace afectan al grupo y desgastan, que tiene que cambiarlo. Es cierto que se relaja y se calma un poco, pero otras cosas siguen igual.

Iniciamos una guerra; pero en las guerras si hablas alcanzas acuerdos"

P. El seleccionador dice que se cancelaron dos amistosos en Murcia.

R. Nosotras no lo sabemos. Ninguna selección se echa atrás dos días antes. También se nos dijo que haríamos una gira por Estados Unidos y que tendríamos más amistosos. Si, como él dice, le han dado todo lo que ha querido, pues no ha sido suficiente.

P. ¿Tienen alguna esperanza en la federación?

R. Confiamos en que se ha dado cuenta de que el fútbol femenino no es el futbol femenino de hace 20 años. Sabemos que hemos iniciado una guerra, pero en todas las guerras si se habla se llega a un acuerdo. Esperamos reunirnos y que nos escuche, que sepan lo que sentimos. Después son ellos los que tienen que tomar las decisiones. No es nuestro trabajo y lo sabemos.

P. ¿Faltan jugadoras buenas en la selección por temas extradeportivos?

R. Se han dejado de llamar a jugadoras porque se han reivindicado demasiado o han hablado más de la cuenta, aunque luego la justificación que se dé sea deportiva.

P. ¿Quiénes son?

R. Prefiero no decir nombres, no hay que meter a otra gente.

P. ¿Volvería a una convocatoria con Ignacio Quereda?

R. Ahora lo que vamos a esperar es a ver si ese cambio se produce, si hay algún acercamiento. Si no, decidiremos qué hacemos.

El seleccionador, delante y detrás de las cámaras

Ignacio Quereda delante de las cámaras. El pitido final del Corea-España (2-1) inundó las caras de las jugadoras de lágrimas. La selección cayó a pesar de haberse puesto por delante con un gol de Vero Boquete. Las jugadoras se fueron alsuelo y Vicky Losada se fue al banquillo. El seleccionador, como se pudo ver en televisión, se acercó a reprocharle su pérdida de balón, que provoca el primer gol de Corea.

Quereda detrás de las cámaras. El seleccionador, cuenta Vero Boquete, solo asiste a los partidos que se juegan en Madrid, y a las finales de Liga o Copa. La capitana se convirtió este curso en la primera española en ganar una Champions. Lo hizo con el Fráncfort, su exequipo —acaba de fichar por el Bayern—. La temporada anterior llegó a la final con el Tyresö, aunque no la ganó. Quereda no fue a ninguna de las dos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información