Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guinda de Mirotic frustra a un gran Valencia

El Barça remonta 16 puntos y su estrella culmina su excelente actuación con una primorosa acción final

Mirotic, entre Labeyrie y Vives. Ampliar foto
Mirotic, entre Labeyrie y Vives. EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

De Nikola Mirotic se sabía que puede anotar como si nada más de 20 puntos, sumar en todas las facetas del juego; y del Barça, lo capaz que es de despertar de los letargos temporales que ha repetido en muchos partidos esta temporada. Lo que ya era menos previsible es que el Valencia, jugando muy bien como viene haciéndolo últimamente en la Euroliga, perdiera un botín de hasta 16 puntos (58-42). Y que el Barça, jugando mal en muchas fases, flojo en el rebote defensivo, destensado en muchos aspectos del juego, consiguiese una remontada que le situó por primera y única vez por delante precisamente en la última acción.

VALENCIA BASKET, 76; BARÇA, 77

Valencia Basket: Vives (5), San Emeterio (17), Sastre (10), Ndour (2), Dubljevic (14) –equipo inicial-; Colom (7), Abalde (7), Labeyrie (2), Tobey (9) y Doornekamp (3).

Barça: Delaney (4), Hanga (9), Abrines (8), Mirotic (26), Davies (5) –equipo inicial-; Pau Ribas (2), Smits (0), Heurtel (8), Oriola (3), Kuric (0), Claver (8) y Tomic (4).

Parciales: 21-18, 22-19, 23-16 y 10-24.

Árbitros: Boltauzer, Rocha y Thepenier. Eliminado por faltas: Ndour (m. 39). Señalaron una antideportiva a Vives.

La Fonteta. 7.840 espectadores.

El equipo de Jaume Ponsarnau dejó perplejo en varios momentos al Barça. Svetislav Pesic tuvo que pedir tiempos muertos, uno de ellos única y exclusivamente para preguntar a sus jugadores cuántos tenía que solicitar para que le hicieran caso. No cerraban bien los espacios. Pero también había que atribuir el mérito al Valencia, que combinaba los triples con las penetraciones gracias a que supo abrir los espacios en ataque. Y San Emeterio con sus triples completó la labor de zapa inicial de Dubljevic en el interior la zona. El equipo valenciano además pudo gastar mucha pólvora gracias sobre todo a su rebote ofensivo, sobre todo en la primera parte con nueve capturas que le dieron otras tantas segundas oportunidades.

Pesic revolvió por momentos en el banquillo para dar entrada a Smits y no dudó en aplicar mano de hierro y relevó a Kuric tras solo 100 segundos en la cancha. El Valencia abrió varias veces grandes brechas (17-10, 29-18, 58-42), pero el Barça siempre encontró la manera de aferrarse al partido, con momentos de gran inspiración de Heurtel, algunas acciones de Hanga. Y definitivamente se agarró a la posibilidad de cantar victoria cuando Álex Abrines anotó un triple y puso el 76-75 a falta de 45 segundos.

Era el momento preciso para que Mirotic asumiera la responsabilidad. Lo hizo y puso la guinda a su actuación. Dubljevic había consumado un fatídico 3 de 9 desde la línea de tiros libres poco antes del triple de Abrines y, después, Colom se había hecho un lío en el penúltimo ataque del Valencia. El balón llegó a Mirotic y el montenegrino hizo una finta con un baile de pies ante Ndour y depositó el balón en la canasta en la acción que significó el definitivo 76-77, su punto número 26 y la culminación de su faena.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >