Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El segundo día más grande de Las Pistas

El campo del Unionistas, donde Sotomayor batió el récord mundial de altura en 1993, se queda pequeño para recibir al Madrid

El campo de Las Pistas, nevado el martes por la mañana.
El campo de Las Pistas, nevado el martes por la mañana.

“Estamos muy enfadados”, asegura Marta. “¡Es que no me digas! Solo van a entrar 4.000 personas y tenemos el otro estadio ahí al lado… Ya lo vas a ver, es que están tocándose el uno y el otro. Un partido grande como este, que podía traer a 17.000 personas aquí, llenar todo esto, darle vidilla… No tiene ningún sentido”.

La visión de Marta, recepcionista de hotel, es la que mantienen muchos de los trabajadores de Salamanca, especialmente de aquellos que tienen sus negocios cerca del lugar en el que este miércoles (21.00, Dazn y Cuatro) Unionistas de Salamanca, de Segunda B, y Real Madrid se enfrentan en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, a partido único. Las pistas de atletismo Ciudad de Salamanca, Las Pistas para todo aquel aficionado o no del club, se sitúan a escasos 270 metros del estadio Helmántico, feudo del Salamanca CF UDS, archienemigo del rival del Madrid, por una disputa deportivo-sentimental que se inició con la desaparición de la Unión Deportiva Salamanca en 2013, y se agudizó especialmente cuando el Salamanca CF incorporó al nombre oficial del club el acrónimo UDS, lo que fue interpretado como un acto de apropiación de la memoria del extinto club. “Unionistas CF jura fidelidad eterna al club UDS, y no trata, ni jamás lo hará, de suplantar o hacerse pasar por él, ni se considera representante, ni heredero de dicho club”, recogen los estatutos del conjunto que dirige Jabi Luaces.

Desestimada la petición formal del alcalde de la ciudad, el popular Carlos Manuel García Carbayo, para que el encuentro se disputase en el estadio de mayor aforo, y sin tiempo para que el gobierno local de Villares de la Reina (término municipal en el que se encuentran Las Pistas) colocase gradas supletorias en los plazos establecidos, los 4.000 asistentes al partido ocuparán sus asientos habituales, la mayoría de ellos construidos sobre una piedra gris que el martes amaneció nevada, igual que el césped, como consecuencia de las bajas temperaturas que acompañan a la borrasca Gloria. El pronóstico para la hora del partido es de solo un grado.

Vista panorámica desde uno de los fondos de Las Pistas del Helmántico.
Vista panorámica desde uno de los fondos de Las Pistas del Helmántico.

“Ponte ahí, agáchate, con las manos en las rodillas”, le indica Elena a Miguel, que trata de recrear la escena. “Ahora levanta el brazo, así, como si fueras Zidane dando órdenes”. Por unas cinco veces el flash sale disparado del móvil de la entregada fotógrafa, en una secuencia que se repite por distintas zonas de Las pistas, mientras esta pareja, cercana a los 60 años, retrata todos los ángulos de las instalaciones, abiertas al público durante toda la víspera del partido. Por allí, además de algunos aventurados visitantes, solo asoman una decena de trabajadores cargados de interminables cables rojos con los que salen desde las entrañas de varios camiones detrás de la única grada del estadio.

Placa conmemorativa del récord de salto de altura de Javier Sotomayor situada en Las Pistas del Helmántico.
Placa conmemorativa del récord de salto de altura de Javier Sotomayor situada en Las Pistas del Helmántico.

Ni Elena ni Miguel se detienen junto a una de las porterías, la del fondo sur, desde la que a lo lejos se advierte el tráfico de la C-519. Junto al palo izquierdo, situada entre el césped y el tartán que rodea todo el campo, una placa castigada por el clima y el paso del tiempo recuerda la gesta. “Javier Sotomayor, récord del mundo de salto de altura. 2,43m, 08-09-88; 2,45m, 27-07-93”. La segunda marca del histórico saltador cubano registrada en un Mitin Internacional de atletismo que tuvo lugar en julio de 1993 sigue todavía vigente, aunque no es la única con denominación salmantina. Dos años después, el británico Jonathan Edwards logró saltar 17 metros y 98 centímetros en la modalidad de triple salto. Sin embargo, poco tiempo después logró elevar su registro hasta los 18,29, por lo que no hay ninguna placa que recoja su hazaña.

Esta primera visita del Madrid encontrará su hueco en la historia de Las Pistas, aunque si se ganará o no su recuerdo en bronce tallado sobre el césped dependerá de lo que suceda en su interior. Aunque la modestia rodea las instalaciones, nada indica que no haya hueco para una placa más.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >