PARA LEER

Invertir en el futuro

Eduardo Sacheri cuenta en ‘Papeles en el viento’ la historia de Alejandro, ‘El Mono’, quien decidió invertir todos sus ahorros en un futbolista prometedor

Portada de 'Papeles en el viento', de Eduardo Sacheri.
Portada de 'Papeles en el viento', de Eduardo Sacheri.Alfaguara

Para llegar a ser deportista profesional es necesario que se den varias circunstancias. En primer lugar, hacen falta aptitudes físicas y talento. Después, hay que tener constancia y capacidad de sacrificio. También un alto nivel de arrojo —no es lo mismo competir delante de familiares y amigos que hacerlo ante miles de personas—. Pero, sobre todo, es indispensable esa pizca de suerte que marca la vida. Todo lo anterior puede no servir para nada si no se está en el lugar adecuado y en el momento adecuado. Un mal día lo tiene cualquiera, sí, pero si es justo el día decisivo, la conjunción de todo lo anterior se desmoronará.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, ¿invertiría usted sus ahorros en el futuro de un deportista? Pues eso fue precisamente lo que hizo Alejandro, El Mono, protagonista ausente de Papeles en el viento (Alfaguara), novela de Eduardo Sacheri. Alejandro decidió invertir todos sus ahorros —300.000 dólares— en Pittilanga, un futbolista prometedor que llegó a jugar en la selección argentina sub-17... y ahí se quedó. El drama económico se torna en algo más cuando Alejandro muere y su grupo de amigos decide asegurar el futuro de Guadalupe, su hija.

Comienza entonces una aventura cuyo motor es la amistad. Porque Fernando, Mauricio y El Ruso tendrán que tirar de imaginación para intentar recuperar la inversión de su difunto amigo. Será un proceso de inmersión en el mundo de los negocios en torno al fútbol, con sus oscuros personajes y sus incomprensibles códigos, que arranca con una hilarante conversación en el coche, después de que los tres amigos vean jugar a Pittilanga por primera vez. Repasando sus estadísticas, llegan a una conclusión: “Es malo. Pésimo de malo”. Pero tienen que intentar venderlo. Y no cuentan con ninguna de las condiciones necesarias para hacerlo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50