El clásico

Zidane: “El equipo tiene carácter, hay que sacarlo cada partido”

El vestuario blanco subraya el compromiso y la unidad para explicar la victoria en el clásico y la mejora respecto a los dos últimas derrotas

Zidane, durante el Barcelona-Real Madrid en un Camp Nou vacío.
Zidane, durante el Barcelona-Real Madrid en un Camp Nou vacío.ALBERT GEA / Reuters

Reivindicación y unidad fueron los términos estrella en el mapa de palabras que salió del vestuario blanco tras la victoria en el Camp Nou. “Hay que disfrutar después de los comentarios que se hicieron sobre la plantilla. Sabemos jugar al fútbol, no se nos ha olvidado. El equipo tiene carácter y vamos a intentar sacarlo cada vez que tenemos partido”, afirmó Zidane Zidane en una suerte de desquite muy a su manera, sin perder la seriedad ni la calma. “Nos hemos reivindicado, pero son solo tres puntos”, añadió.

La tormenta desatada por las dos derrotas tan severas ante el Cádiz y Shakhtar zarandeó a la caseta blanca en la previa del viaje a Barcelona y en los discursos de los protagonistas este sábado se adivinó qué faltó en estos dos desplomes consecutivos. “Hemos estado juntos, contundentes. Es más fácil cuando se defiende bien y en bloque compacto”, explicó el técnico francés, invicto en territorio azulgrana (tres triunfos y tres empates). “Hicimos un buen partido contra un equipo abierto que jugaba. Cuando te enfrentas con un rival atrás, es más complicado”, señaló sin citar a los dos oponentes anteriores.

Barcelona
BCN
1
-
3
RMA
Real Madrid
Barcelona
Neto, Alba (Braithwaite, min. 86), Clement Lenglet, Piqué, Sergiño Dest, Pedri (Trincão, min. 81), Busquets (Ousmane Dembélé, min. 81), Coutinho, Frenkie De Jong, Messi y Ansu Fati (Griezmann, min. 81)
Real Madrid
Courtois, Sergio Ramos, Nacho (Lucas Vázquez, min. 42), Ferland Mendy, Varane, Federico Valverde (Modric, min. 68), Kroos, Casemiro, Marco Asensio (Rodrygo, min. 80), Vinicius Junior y Benzema
Goles
0-1 min. 4: Federico Valverde. 1-1 min. 7: Ansu Fati. 1-2 min. 62: Sergio Ramos. 1-3 min. 89: Modric.
Árbitro
Juan Martínez Munuera
Casemiro (min. 18), Clement Lenglet (min. 28), Nacho (min. 36), Alba (min. 61) y Messi (min. 91)

“Yo la explicación [a la mejora del Madrid] la hago con mis jugadores. Vosotros hacéis las vuestras. Tuvimos problemas los dos últimos partidos y puede pasar. Nosotros no estamos para callar bocas. Sí para creer en el trabajo. Con las críticas que ha habido, debíamos estar tranquilos, juntos, y jugar cuando teníamos que jugar”, comentó sin entrar en más profundidades, como es marca de la casa.

Sergio Ramos, más locuaz que su jefe, se explicó de una forma más directa: “Se puede perder, pero hay cosas innegociables: la actitud y la intensidad. Hoy hemos tenido la máxima. Esta es la línea para toda la temporada”, apuntó. Su presencia no estuvo tan clara durante la semana. “Era duda por la sobrecarga y la tendinosis detrás de la rodilla izquierda [se retiró en el descanso ante el Cádiz hace siete días]. Pero me puse como objetivo llegar”.

Una presencia decisiva por lo que se vio y por el socavón que se abre con sus ausencias, según se volvió a confirmar el pasado miércoles en Champions. Junto a Casemiro y Valverde, su actuación en el Camp Nou ayudó a mantener prietas las filas sobre el césped, y a acercarse a la versión seria que llevó a los blancos al título. Y, de nuevo, volvió a sacar el martillo desde el punto de penalti, adonde acudió previa consulta del colegiado al VAR por una acción entre él y Lenglet. “Son marcajes al límite. Me agarra cuando salto. Juzgar al árbitro por una acción tan clara es injusto”, indicó antes de conocer el enorme enfado del vestuario azulgrana por la decisión. “No hablo de los árbitros y no voy a empezar hoy”, regateó Zidane. El central ha convertido las últimas 25 penas máximas (tandas incluidas) y esta de Barcelona le sirvió para alcanzar su diana número 100 con el Madrid en 656 encuentros.

El nivel anímico

El clásico se celebró en un entorno inédito, sin público en la inmensidad del Camp Nou, y Ramos desveló que la falta de ruido ambiental les ayudó a seguir el plan. “Lo importante era la comunicación. Dentro de lo malo de que no haya gente, nos favoreció para poder hablar y pegar un grito. Hemos corrido por el compañero que teníamos al lado”, afirmó en otra apelación al compromiso y la unidad. “El nivel anímico es más importante que el físico, y esta victoria es muy importante para el ánimo. Nosotros veníamos aquí a ganar, no solo a ver qué pasaba. Tras dos derrotas, se acaba palpando la energía negativa, pero los veteranos ya nos ocupamos de sacarla, aunque sea con aspiradora. Hemos salido motivados a presionar arriba y con el 1-2 no hemos metido el culo atrás”, señaló.

En la misma línea de asuntos más emocionales que tácticos abundó Courtois: “Esta camiseta merece que le pongamos siempre valor. Y hoy más porque veníamos de dos malos partidos. Hemos corrido mucho, con muchas ganas. Lo que debemos hacer en cada partido”. El meta belga, autor de tres paradas (Neto, seis) vivió más tranquilo que en los dos encuentros precedentes, aunque también dejó una buena intervención en la primera parte a un disparo de Messi.

El Madrid se fue de Barcelona con un chute que le levanta tras una semana calamitosa y, a juzgar por el fondo de sus palabras, con un propósito de enmienda para el futuro inmediato, que no viene muy ligero. El martes, una cita muy comprometida en Alemania.


Lo más visto en...

Top 50