Los Redskins ceden a la presión y se cambian el nombre por ser ofensivo hacia los nativos americanos

El presidente del equipo de fútbol americano y su entrenador trabajan en un nueva denominación que inspire "a los patrocinadores y aficionados"

El logotipo de los Redskins de Washington en el estadio de Landover, en Maryland.NICK WASS / AP

Tras décadas de polémica, los Redskins de Washington han cedido a la presión y cambiarán su nombre por considerarse ofensivo hacia los nativos americanos. Daniel Snyder, el dueño del equipo de fútbol americano, defendió en más de una ocasión que no iban a modificar el apelativo de pieles rojas que usan desde 1933. Pero la trágica muerte del afroamericano George Floyd en manos de un policía blanco ha impulsado un movimiento antiracista que ha reabierto un debate nacional que va desde el abuso policial hacia los afroamericanos hasta las estatuas. Anunciantes como Nike, FedEx y Pepsi se unieron a la presión social para que los Redskins se deshicieran del nombre y el logo, una demanda que el equipo ha anunciado este lunes que va a acatar.

“Dan Snyder y el entrenador [Ron] Rivera están trabajando en el desarrollo de un nuevo enfoque en el nombre y el diseño para mejorar la posición de nuestra franquicia, orgullosa y rica en tradiciones, e inspirar a nuestros patrocinadores, aficionados y a la comunidad durante los próximos 100 años”, informó el equipo en un breve comunicado publicado esta mañana. Washington es una de las franquicias más célebres de la Liga de Fútbol Americano (NFL), fundada hace 88 años y ganadora de tres Super Bowl (1983, 1988 y 1992).

La pelea de los nativos americanos para que el equipo de fútbol cambiara el nombre es de larga data, llegando incluso a los tribunales. La semana pasada más de una docena de líderes y organizaciones de nativos americanos escribieron al comisionado de la NFL, Roger Goodell, para exigir el fin inmediato del uso del nombre. En la carta remarcaron que tenían la esperanza de que la liga de fútbol americano participara en un proceso “de reconciliación sólido y significativo” con los líderes, tribus y organizaciones de los movimientos de los nativos americanos para “reparar las décadas de violencia emocional y otros daños graves” que el nombre “racista” del equipo le ha causado a los pueblos indígenas.

Distintos políticos se pronunciaron a favor de la causa de los nativos americanos en las últimas semanas. La alcaldesa demócrata de Washington, Muriel Bowser, defendió que ya era hora de que el equipo interviniera en un asunto “que ofende a tanta gente”, y la congresista de ascendencia hispana Alexandria Ocasio-Cortez escribió en Twitter: “¿Quieren trabajar por la justicia racial? Simplemente, cámbiense el nombre”. Incluso Barack Obama, cuando era presidente de Estados Unidos, abogó por la causa, tildando el apelativo de ofensivo. Las empresas también alzaron la voz. Los patrocinadores Nike, Pepsico, Walmart, Target, Dick’s Sporting Goods y Amazon ejercieron medidas de presión como eliminar el nombre y el logotipo del equipo en sus tiendas. Finalmente, funcionó.

Sobre la firma

Antonia Laborde

Periodista en Chile desde 2022, antes estuvo en la oficina de Washington. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS