La crisis del coronavirus

La fase 3 desconcierta a los clubes sobre la vuelta del público

Las Palmas dice por sorpresa que jugará a puerta abierta la semana que viene, entre quejas y peticiones de otros equipos, mientras Sanidad se remite a las comunidades autónomas

Jugadores del Las Palmas celebran un gol al Málaga en el estadio Gran Canaria.
Jugadores del Las Palmas celebran un gol al Málaga en el estadio Gran Canaria.Quality Sport Images / EL PAÍS

En su búsqueda de combinaciones parlamentarias para juntar apoyos a una sexta prórroga del estado de alarma, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abrió el domingo una grieta a un inesperado efecto dominó que sembró este lunes el revuelo y el desconcierto entre los clubes de Primera y Segunda. Sánchez anunció que el control del Gobierno central sería más liviano, y que las comunidades autónomas que tuvieran a todo su territorio en fase 3 recuperarían la capacidad de decisión en el ámbito sanitario. Apenas 24 horas después, este lunes a mediodía, el presidente del Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, aseguró en la radio oficial del club que sus aficionados “van a poder asistir al estadio Gran Canaria a animar a su Unión Deportiva Las Palmas el sábado 13 de junio a las ocho de la tarde ante el Girona”. Habían encontrado la grieta del sistema, y se disparó el caos entre los equipos.

Enseguida varios clubes preguntaron a la cúpula de LaLiga por el anuncio de Ramírez. Algunos radicados en territorios que prevén pasar a fase 3 el lunes incluso solicitaron abrir también los estadios. Según fuentes de varios de ellos, la respuesta fue tajante: no habrá público en los campos en lo que resta de la temporada. Algunos de los directivos de los de equipos que se dirigieron este lunes a la patronal sostenían que se vulnerará la integridad del campeonato si hay público solo en algunos estadios.

El anuncio de Ramírez los había cogido por sorpresa. También al Consejo Superior de Deportes, desde donde recordaban que su presidenta, Irene Lozano, había incidido hace pocos días en que el público no regresaría hasta el próximo curso.

Miguel Ángel Ramírez en una foto de archivo. En vídeo, el presidente de Las Palmas anuncia este lunes en la radio oficial del club que podría haber público en el partido ante el Girona del 13 de junio.Carlos Díaz-Recio (AS) | Vídeo: ATLAS

Pero Ramírez había estado aguardando su propia alineación de factores: “Era una idea que veníamos trabajando. Estábamos callados. Estábamos esperando a ver si todo coincidía, y coincidió”. El dirigente canario se sintió este lunes con la cobertura suficiente para lanzarse: “Lo que tiene previsto el presidente del Gobierno [canario], y lo que ha pactado y negociado con el Gobierno central, es que el próximo lunes Canarias pase en su totalidad a fase 3. Lo que hemos negociado con la Liga de Fútbol Profesional es que si nuestro territorio pasa a la fase 3 y las competencias pasan al Gobierno de Canarias, y dado que he negociado con él la posibilidad de abrir el estadio, y el presidente del Gobierno ha sido muy sensible a nuestra petición, nos ha dado su OK”. Explicó que también contaba con el respaldo tanto del presidente del Cabildo de Gran Canaria, entidad propietaria del estadio donde disputan sus partidos. Ramírez también contó que LaLiga le había pedido un protocolo de apertura del campo, y que confiaba en no encontrar ningún contratiempo, ya que estaban trabajando en él junto con la consejería de Sanidad. Y dio algunos detalles: escalonarían el acceso al recinto por sectores con horas de entrada fijadas, cerrarían las cantinas, regularían los momentos en que cada uno puede acudir a los servicios y fijarían distanciamiento, salvo para las familias.

El presidente del equipo amarillo dijo que el plan necesitaría fondos extra, y que el Cabildo se había comprometido a aportarlos. Las administraciones locales veían en la operación una herramienta de marketing en un momento crítico: “Demostrar que no solo somos un destino turístico de sol y playa, sino también en términos sanitarios somos un destino seguro”, dijo Ramírez.

Petición del Oviedo

Pese a su entusiasmo, sus planes encuentran un escollo legal en los textos vigentes. Este mismo sábado el BOE se refería a la “celebración de espectáculos y actividades deportivas” y remitía a una orden de Sanidad del 16 de mayo, que recoge una limitación clara: “La competición se reanudará sin público y a puerta cerrada. Se permitirá la entrada de medios de comunicación para la retransmisión de la competición”. Consultado el Ministerio de Sanidad sobre la posibilidad de que una comunidad autónoma en fase 3 autorice algo que supere este texto, un portavoz oficial se limitó a decir: “En fase 3 la gobernanza de la desescalada recaerá en las comunidades autónomas”.

A LaLiga ya habían llegado consultas de otros clubes que buscaban fórmulas para poder contar con algo de público. La semana pasada, por ejemplo, el Real Oviedo planteó la posibilidad de dejar entrar a 800 espectadores, remitiéndose a la regulación de los espectáculos al aire libre en la fase 3, que Asturias confía en alcanzar también el próximo lunes. La patronal, que la semana pasada empujó a los clubes a que fijaran las condiciones en las que devolverían el dinero a sus abonados, respondió que lo estudiaría. Como lleva también dos semanas trabajando en un protocolo general para cuando se produzca la vuelta de las aficiones a los campos, “protocolo que deberá adaptarse a cada estadio y porcentaje de aforo permitido por las autoridades sanitarias competentes”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50