El deporte mundial se rebela contra el racismo

Lewis Hamilton, Simone Biles, Coco Gauff y Kaepernick se unen a las quejas por la muerte de George Floyd encabezadas por jugadores de la NBA como LeBron James, Jaylen Brown y Michael Jordan

Marcus Thuram, tras marcar para el Borussia Moenchengladbach al Union Berlin.
Marcus Thuram, tras marcar para el Borussia Moenchengladbach al Union Berlin.Martin Meissner (AP)

Kareem Abdul-Jabbar, legendario jugador de la NBA retirado en 1989, incluyó esta frase en un artículo hace dos años: “Para la América blanca, la historia del deporte estadounidense es un gráfico creciente de logros notables de fuerza física y mental. Para la América negra es eso, pero también es una cronología consistente de intentos de silenciar las voces de los afroamericanos”.

Este fin de semana, Jaylen Brown, jugador de los Celtics, viajó 15 horas en automóvil de Boston a Atlanta para encabezar una marcha pacífica de protesta. “Ser una celebridad, ser un jugador de la NBA no me excluye de ningún debate. Primero y ante todo soy un hombre negro y soy miembro de esta comunidad”, proclamó el escolta nacido hace 23 años en Marietta, cerca de la capital de Georgia.

La actitud de Brown sintetiza la indignación en el deporte mundial que clama contra la injusticia racial. La muerte del afroamericano George Floyd el 25 de mayo en Minneapolis después de que el policía Derek Chauvin se arrodillara sobre su cuello durante unos minutos, ha sacudido, sobre todo, a la sociedad estadounidense.

Coco Gauff, la tenista estadounidense de 16 años que devora marcas de precocidad y ya ha alcanzado dos veces los octavos de un Grand Slam, publicó un vídeo en las redes en el que aparece con la cabeza bajo una capucha negra, y mirando a la cámara se pregunta: “¿Seré yo la próxima?”. Y mientras se ven imágenes de George Floyd y otras víctimas negras de violencia, inquiere: “Uso mi voz para luchar contra el racismo. ¿Usarás la tuya para reclamar justicia?”. La estrella de la gimnasia mundial Simone Biles tuiteó una imagen con corazones rotos para subrayar que se necesita “avanzar hacia una América mejor”. El campeón de Fórmula 1 Lewis Hamilton afirmó estar convencido de que ninguno de los policías implicados asumirá la responsabilidad.

La NBA se ha visto doblemente interpelada por la iniquidad del suceso, captado por las cámaras de vídeo de varios testigos. Floyd era amigo íntimo del exjugador Stephen Jackson. Ambos nacieron en Texas y crecieron en Cuney Homes, unas viviendas sociales en Houston. Jackson, que se retiró en 2014 después de 14 temporadas en ocho equipos, se plantó el viernes ante el ayuntamiento de Minneapolis. “Estoy aquí porque no van a degradar como persona a George Floyd, mi gemelo”, sentenció ante la multitud que participaba en la manifestación de protesta. “Muchas veces, cuando la policía hace cosas que sabe que están mal, lo primero que intenta es taparlo y sacar a relucir los antecedentes, para que parezca que la forma en que actuó fue correcta. ¿Cuándo fue digno un asesinato? Pero si es un hombre negro, parece que sí se acepta”.

Jackson, de 42 años, presenta el show All the Smoke de Showtime Basketball con el también exjugador Matt Barnes. En su desgarradora alocución ante los manifestantes, prosiguió: “Cuando ese hombre tenía la rodilla en el cuello de mi hermano, quitándole la vida, con la mano en el bolsillo, no puedes decirme que esa sonrisa en su rostro no decía: ‘Estoy protegido’. No puedes decirme que no sentía que era su deber asesinar a mi hermano y que sabía que iba a salirse con la suya”. Karl-Anthony Towns, que perdió a su madre en abril a causa del coronavirus, y Josh Okogie, jugadores de los Timberwolves, estuvieron junto a Jackson ante el Ayuntamiento. “Hubo mucha emoción, mucha frustración, mucho dolor”, describió Okogie.

Malcom Brogdon, escolta de Indiana, acudió a las protestas en Atlanta por el mismo motivo. “Tuve un abuelo que participó en las marchas de los sesenta junto al Dr. Martin Luther King y fue increíble. Estaría orgulloso de vernos a todos nosotros aquí. Tengo hermanos, hermanas, amigos, que están en las calles, ahí fuera, que lo están experimentando, que están siendo detenidos: solo discriminación, día tras día”, denunció.

Bradley Beal, de los Washington Wizards, envió un mensaje sobre cómo percibe mucha gente a las estrellas de la NBA cuando se expresan sobre temas como el racismo. “Alguien dijo: ‘¿cómo luchas contra lo que se enseña en casa?’ Es curioso cómo piensa la gente: he sido rico toda mi vida. Olvidé de dónde vengo. ¡Lo que pasa no va conmigo! Soy un privilegiado. No me perfilan racialmente. No me detienen por nada. Perdí el contacto de lo que está pasando. Todo porque llegué a la liga”.

Más mortal que la covid-19

Jaylen Brown, como Brogdon vicepresidente del sindicato de jugadores (NBPA), propugnó: “Estamos creando conciencia sobre algunas de las injusticias que estamos viendo. Nuestras voces necesitan ser escuchadas. Tengo 23 años. No sé todas las respuestas, pero siento cómo se sienten los demás”. Varios jugadores de la NBA han acudido a las manifestaciones, caso de Jordan Clarkson, base de Utah Jazz, y JR Smith, alero y agente libre, en Los Ángeles, y Tobias Harris, alero de los Sixers, en Philadelphia.

Abdul-Jabbar, el pívot que ganó seis anillos de campeón de la NBA, analizó los últimos acontecimientos en Los Angeles Times: “Tal vez la principal preocupación de la comunidad negra en este momento no sea si los manifestantes están parados a dos o cuatro metros de distancia o si algunas almas desesperadas roban algunas camisetas o incluso incendian una comisaría, sino si sus hijos, maridos y mujeres, hermanos y padres serán asesinados por policías solo por salir a caminar o conducir. O si ser negro significa refugiarse en casa por el resto de sus vidas porque el virus del racismo que infecta al país es más mortal que la covid-19”.

Jordan: “Ya hemos aguantado suficiente”

Michael Jordan, criticado por su escasa implicación en cuestiones políticas y sociales durante su extraordinaria arrera, hizo público un comunicado el domingo por la noche. “Estoy triste y profundamente dolido y furioso”, escribe el legendario jugador de los Bulls y ahora propietario de Charlotte Hornets. “Veo el dolor y la frustración de todos y me posiciono con todos los que se han levantado contra el racismo y contra la violencia contra la gente de color que está arraigada en este país. Ya hemos tenido suficiente. No tengo la respuesta, pero nuestras voces unidas nos dan fuerza ante la imposibilidad de ser divididos por los otros. No podemos dar la espalda a tanta brutalidad sin sentido. Nuestras voces unidas tienen que servir para presionar a los políticos para que cambien las leyes”.

LeBron James, la estrella de los Lakers, publicó una imagen en Instagram en la que se ve al policía con la rodilla en el cuello de Floyd y otra de Colin Kaepernick, exjugador de la NFL, que solía escuchar el himno de Estados Unidos con la rodilla en el suelo en señal de protesta. “Esto... es por esto. ¿Entendéis ahora? ¿O todavía os parece borroso?”, escribió LeBron.

Thuram celebra un gol imitando el gesto de protesta de Kaepernick

El famoso gesto de protesta de Colin Kaepernick fue evocado ayer por Marcus Thuram, el jugador italo-francés del Borussia Moenchengladbach tras la muerte de George Floyd. Thuram, de 22 años, hijo del exinternacional galo Lilian Thuram, que le llamó Marcus en honor a Marcus Garvey, un célebre predicador jamaicano en favor de los derechos de los negros, celebró uno de los goles contra el Unión Berlín con una rodilla sobre el césped y la cabeza gacha. Es la misma pose que Colin Kaepernick, el célebre jugador de la NFL y activista, utilizó en un partido de los San Francisco 49ers a finales de 2016, mientras sonaba el himno de Estados Unidos, para protestar contra el racismo. También en la Bundesliga, el inglés Jadon Sancho, del Borussia Dortmund, mostró una camiseta con el lema “Justicia para George Floyd”. “#JusticeForGeorge (Justicia para George)”, es el tuit que envió el delantero del PSG Kylian Mbappé, otro de los numerosos deportistas que han reaccionado públicamente después de la muerte de Floyd.

En España, el Barcelona difundió en twitter oficial un comunicado contra el racismo. Algunos entrenadores de la NBA se han pronunciado. Steve Kerr reaccionó cuando Donald Trump llamó matones a los participantes en las manifestantes contra la acción policial. “Esto es por lo que los racistas no deberían ser presidentes”, afirmó el entrenador de Golden State Warriors.

 




Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción