LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Carmelo Ezpeleta: “Queremos correr, pero no encontramos la solución”

El director general de Dorna, organizadora del Mundial de Motociclismo, analiza las opciones para disputar las máximas carreras posibles

Carmelo Ezpeleta y Marc Márquez, en una imagen de archivo.
Carmelo Ezpeleta y Marc Márquez, en una imagen de archivo.Mirco Lazzari gp / EL PAÍS

Carmelo Ezpeleta (Barcelona, 73 años) pasa estos días confinado en su casa, en Madrid, con su mujer. Y conectado a decenas de personas. “Atiendo muchas videoconferencias, me paso el día hablando con todo el mundo”, concede. Su preocupación, además del coronavirus y como director general de Dorna, la empresa organizadora del Mundial de Motociclismo, es salvar la temporada.

Pregunta. ¿La Covid-19 es el peor contratiempo al que ha tenido que hacer frente?

Respuesta. Hasta ahora siempre decía que los peores momentos en el Mundial habían sido los de los accidentes mortales, pero globalmente este es un tema muy gordo e inesperado. Te hace estar un poco perdido. En Dorna estamos acostumbrados a tomar decisiones y solucionar los problemas; los que tienen solución, claro. Espero que este la tenga, pero de momento no la encontramos.

P. La temporada tenía previstos 20 grandes premios. Dorna ha reubicado tres al final del calendario y aplazado cuatro, ¿cuál es el escenario más optimista?

R. Es el que estamos contemplando más. Estamos empeñados en hacer carreras. Y poder empezar a mitad de julio sería el escenario optimista. El otro escenario que contemplamos nos llevaría hasta septiembre.

P. La pandemia adquiere ritmos distintos en según qué países y costará volver a la normalidad. ¿Qué panorama vislumbra?

R. Si las carreras empezaran en julio podríamos hacer unas cuantas en Europa primero y luego celebrar los grandes premios intercontinentales. Si no se pudiera empezar tan pronto, moveríamos el calendario y haríamos todas las carreras posibles en Europa en los meses de septiembre y octubre y luego alargaríamos hasta mediados de diciembre para completar el calendario en los países más cálidos.

P. ¿La compleja logística del Mundial lo complica más?

R. Solo con la gente de Dorna ya viajamos unas 300 personas a todas las carreras del mundo. Si además contamos a los equipos, somos por lo menos unas 2.000. Cuando estuvimos estudiando fletar un avión para que pudiera llegar a Qatar toda la gente indispensable de MotoGP para celebrar la primera carrera del año nos salió una lista de mínimos de 400 personas. Manejar todo ese volumen de personal, de tantos países diferentes, es una de las principales complicaciones con las que estamos trabajando.

P. Ha dicho que estamos en guerra y que, por eso, es posible la cancelación del Mundial. ¿Hay una fecha límite para decidirlo?

R. No. Habría que discutirlo más adelante; como pronto, en septiembre. Pero espero que no lleguemos a ese escenario. Dije que contemplaba que hubiera que cancelar el Mundial porque pensamos en todos los escenarios posibles. Lo que no puede ser es que, si no podemos hacer carreras, como empresa no tengamos prevista esa opción.

P. ¿Cómo ayudará Dorna a los equipos para frenar el golpe?

R. Con una ayuda económica: un adelanto a los equipos de los pagos que tendríamos que hacer si hubiera carreras. Así ellos pueden sobrevivir y mantener las nóminas, pagar a sus mecánicos y a sus empleados. El primer acuerdo se cerró para los primeros tres meses; y a partir de ahí iremos mirando cómo se desarrolla todo. Además, estamos en contacto continuo con los constructores. Les hemos hecho una serie de propuestas y estamos estudiando la viabilidad. Les proponemos, por ejemplo, congelar los motores y la aerodinámica para las dos siguientes temporadas. Es decir, que las motos que llegaron a Qatar a finales de febrero sirvan para la temporada 2020 y la 2021. Eso permitiría una reducción de costes para los constructores y para los equipos privados, que alquilan las motos a las fábricas.

P. ¿Cómo afectaría un año sin Mundial a Dorna?

R. No podríamos cobrar el canon por celebrar carreras, ni podríamos vender derechos de televisión. Pero creemos que lo más importante es la salud y que el mundo pueda recuperarse de esto, así que si este año es peor económicamente, esperamos remontarlo. Desde que empezamos a ver la magnitud de esta crisis estuvimos en contacto con nuestros principales accionistas [la firma inglesa Bridgepoint y el fondo canadiense CPPIB] y, con su apoyo, trabajamos para poder mantener el Mundial pensando en el futuro.

P. ¿Cuánto se perdería?

R. No se puede dar una cifra, porque el canon varía mucho según los países y con las televisiones los acuerdos son muy distintos. Los países organizadores de los grandes premios de Europa pagan menos que los de fuera; además, los contratos más antiguos tienen beneficios. Y con las televisiones pasa lo mismo: hay países en los que tenemos mucha demanda y otros en los que nos interesa estar e invertimos en ellos. Así que, más que pensar en cuánto perderíamos si no pudiéramos celebrar equis carreras, lo que hacemos ahora es tratar de minimizar las pérdidas.

P. ¿Ha hablado con los pilotos de MotoGP?

R. Hablo a menudo con ellos o nos mandamos whatsapps, tenemos buena relación. Sobre este tema, hemos hablado solo de no estresar mucho el calendario cuando se pueda retomar la competición. Y en eso estamos. Inicialmente preveíamos un calendario con todas las carreras. Era un calendario terrorífico para todos. Hubiera sido un Mundial de hacer vacaciones hasta la carrera de Jerez [en mayo] y a partir de ahí trabajar respetando incluso el parón de verano. Ahora todos esos planes se los ha llevado por delante la ferocidad del virus.

Carreras sin público o dos citas en el mismo circuito

Tras la sacudida que la Covid-19 está dando al mundo, y muy especialmente a España, la vuelta a la normalidad no será sencilla. No habrá rosas en el camino, ni en los circuitos. Bien lo sabe Dorna Sports, la empresa española que tiene los derechos de explotación del Mundial de Motociclismo (y competiciones asociadas, como el Mundial de Superbike o el Mundial Junior). Pero aun así se esfuerza por contemplar todos los escenarios posibles, de los más optimistas a los menos. “No sabemos cuándo nos darán luz verde, pero nos preparamos para que llegue ese momento. Nuestro objetivo principal es poder hacer carreras y que estas sean seguras”, declara Carmelo Ezpeleta.

Uno de los escenarios más optimistas prevé carreras a puerta cerrada. Y Dorna se prepara para ese momento: “Podría ser que llegáramos a un punto en que nos dejaran celebrar carreras si las hacemos sin público. Por eso hemos hecho un pedido de tests rápidos para detectar el coronavirus y así poder chequear la situación de todo el paddock para garantizar un traslado seguro”.

“Además, no nos vamos a negar a ninguna posibilidad. Se había hablado de organizar dos carreras el mismo fin de semana, pero ni los organizadores ni las televisiones pagan para tener dos eventos. Pero, podría pasar, por ejemplo, que fuéramos dos veces al mismo sitio”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50