Barça-Neymar, conflicto eterno en los tribunales

Comienza el juicio entre el club azulgrana y el brasileño por la prima de fichaje

Neymar durante un partido de la Ligue 1 entre Paris St Germain y el Stade de Reims
Neymar durante un partido de la Ligue 1 entre Paris St Germain y el Stade de ReimsPHILIPPE WOJAZER (REUTERS)

La llegada de Neymar al Barça terminó en los tribunales, como también su salida. De Santos a París, con escala en Barcelona siempre con ruido de por medio. En octubre de 2016, tres años después que se anunciara su fichaje, el club azulgrana celebró la renovación del contrato de Neymar hasta 2021. El sueldo del jugador aumentaba hasta rozar los 25 millones de euros —el segundo jugador mejor pagado tras Lionel Messi— y el club se comprometía a abonar 40 millones más en concepto de prima de fichaje. Según explican fuentes de la negociación, esta prima de fichaje, que se utiliza como premio para determinados futbolistas por estirar su relación con la entidad, tributa como salario y contablemente se devenga año a año hasta el final del vínculo. El Barça abonó a Neymar 14 millones, recompensa por la temporada 2016-2017. Quedaban pendientes 26 más por los últimos cuatro años. Hoy comienza el juicio entre el Barça y Neymar. El club le reclama los 14 millones; el jugador, los 26.

En los servicios jurídicos del Barcelona entienden que cuando el club se compromete a pagar una primera de fichaje con un jugador que renueva su contrato es porque entienden que el futbolista se compromete a respetar su duración. Así pues, el Barça subraya que los 14 millones que pagó a Neymar como primera de fichaje por la temporada 2016-2017 pierden efecto desde el punto de vista que el paulista decidió romper su vínculo menos de un año después de rubricar su nuevo contrato. Neymar, representado por su padre, cree lo contrario. Para el brasileño la prima de fichaje era un premio por renovar, independientemente de si decidiera o no cumplir con lo pactado.

Aunque el Barcelona estaba dispuesto a volver a fichar a Neymar el pasado verano, no se pueden de acuerdo en cómo resolver el conflicto por la primera de fichaje, y el tema terminó en los juzgados. Cuando el Barcelona se enteró (a través de la prensa) de que Neymar tenía pensado dejar el club en verano de 2017, depositó la cantidad correspondiente al curso 2017-2018 en una notaría. Una vez sellado su traspaso al PSG, el brasileño denunció al club ante la FIFA. Y el Barcelona hizo lo propio contra el futbolista por incumplimiento de contrato.

No es la primera vez que el club azulgrana y el paulista se ven envueltos en un problema judicial. Cuando Neymar fichó por el Barcelona, en 2013, la entidad catalana anunció que el traspaso se había fijado en 57 millones para después admitir que en realidad había costado 86. Una situación por la que el entonces presidente Sandro Rosell renunció a su cargo y por la que el club azulgrana asumió un doble delito fiscal y pactó con Hacienda pagar 5,5 millones.

El fichaje de Neymar comenzó en los tribunales y le costó el puesto a Rosell, su principal valedor. Hoy, club y delantero se vuelven a ver en los juzgados.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS