Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mónaco compra el gol de Ben Yedder

Paga 40 millones y protagoniza la venta más cara de la historia del Sevilla por un delantero que luchó contra la incomprensión de sus entrenadores

Ben Yedder, en el duelo ante el Levante donde hizo tres goles. Ampliar foto
Ben Yedder, en el duelo ante el Levante donde hizo tres goles.

A Leonardo Jardim, entrenador del Mónaco, se le cambiaba la cara al comprobar la ausencia de pegada de su equipo en el estreno liguero ante el Lyon el pasado viernes. Sin Falcao, con la mente puesta en el fútbol turco, Jardim tuvo que colocar de delantero a Foster, un chaval de 18 años de nacionalidad surafricana que apenas tocó el balón. El Mónaco perdió 0-3 y todas las alarmas saltaron en el club del principado mediterráneo. Jardim pidió gol y el Mónaco ha actuado con rapidez acometiendo el fichaje de Ben Yedder, el goleador del Sevilla durante las tres últimas temporadas. El Mónaco pagará la cifra estipulada en la cláusula de rescisión del internacional francés, cifrada en 40 millones de euros, aunque la operación se hará bajo la forma de un traspaso. El jugador firma por cinco temporadas. Una lluvia de dinero para el conjunto andaluz, puesto que la venta de Ben Yedder se convierte en la más cara de toda su historia por delante de la de Vitolo al Atlético de Madrid en el verano de 2017 (36 millones). Al mismo tiempo que vende a su goleador, el Sevilla pactó con el propio Mónaco la llegada del extremo Rony Lopes, internacional con Portugal en dos ocasiones que firma por cinco años.

Ben Yedder había rechazado una suculenta oferta para jugar en el fútbol chino. El delantero, de personalidad enigmática, con un carácter tímido y tendencia a la soledad, quiere jugar la próxima Eurocopa con Francia y pensaba que su ingreso en la competición china podía restarle posibilidades ante la llamada del seleccionador Didier Deschamps. Ben Yedder, curiosamente, nunca ha tenido el favor de los entrenadores que lo han dirigido en el Sevilla. Cuando Monchi lo fichó en el verano de 2016 procedente del Toulouse por nueve millones se encontró con el escaso apoyo de Jorge Sampaoli, que se inclinó por su compatriota Vietto hasta que no tuvo más remedio que contar con el francés, autor ese curso de 18 goles en todas las competiciones jugadas por el equipo andaluz. Algo parecido le ocurrió a Ben Yedder con Eduardo Berizzo primero y luego Montella en la temporada 17-18. Ambos apostaron por el colombiano Muriel en detrimento del atacante galo, quien volvió a rebelarse ante su sino con goles: 22 en todas las competiciones jugadas para el Sevilla. Dos de ellos están grabados en el corazón de todos los sevillistas. Fueron los dos tantos que anotó ante el Manchester United en Old Trafford y que colocaron al Sevilla en los cuartos de la final de la Liga de Campeones 60 años después. Desde ese momento, Ben Yedder pasó a ser idolatrado por una afición que disfrutó de sus tantos de manera especial en el último año y medio.

Sin embargo, a pesar de la realidad de sus números y el apoyo de la hinchada, tampoco Pablo Machín empezó contando con Ben Yedder el pasado verano. El soriano había pedido un delantero de otras características y suspiraba por Stuani mientras deslizaba los problemas del atacante galo para efectuar la presión defensiva. Hasta que tres goles del francés en la quinta jornada frente al Levante le hicieron cambiar de opinión. Formando una dupla muy buena con Sarabia, Ben Yedder fue de lo mejor de un Sevilla que llegó a la sexta plaza. El pequeño atacante anotó 30 goles en todas las competiciones jugadas por el club andaluz cuando estuvo a punto de salir traspasado ante la falta de confianza inicial de Machín.

Ben Yedder no ha sido titular en ninguno de los partidos importantes de pretemporada que ha jugado el Sevilla. Incluso ha parecido que llegaba al trabajo de pretemporada con algo de sobrepeso. Lopetegui ha apostado por el holandés De Jong y por Dabbur, los nuevos delanteros que han llegado al Sevilla. Ben Yedder volvía a pelear contra sus conocidos demonios. Hasta que Jardim se dio cuenta de las limitaciones de su equipo en ataque. El Mónaco ha tirado de talonario para llevarse un jugador de grandes números y alma algo triste, que nunca bajó los brazos a pesar de las adversidades. Un futbolista de enorme talento en el área, donde se desenvuelve con eficacia y calidad, producto de su formación en el fútbol sala. Ben Yedder llegó a ser dos veces internacional con Francia en fútbol sala antes de pasarse al fútbol. En el Sevilla siempre estará en el corazón de sus aficionados: 70 goles en 138 partidos avalan su trayectoria aunque nunca entrara por los ojos a los entrenadores con los que trabajó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información