Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una España para la eternidad revalida el oro del Eurobasket

La selección consigue ante Francia su cuarto oro europeo, la séptima medalla consecutiva de un grupo de leyenda, y se convierte en el primer equipo desde 1991 en revalidar la corona continental

En foto: las jugadoras españolas celebran la conquista del Eurobasket. En vídeo: declaraciones de las jugadoras españolas de baloncesto. FEB | VÍDEO: ATLAS

A fuerza de ampliar sus límites dejaron de creer en imposibles. La selección femenina de baloncesto se proclamó en Belgrado campeona de Europa por cuarta vez en su historia tras rendir de nuevo a Francia, como en las tres anteriores, por talento y mentalidad. Para las jugadoras españolas la final era un premio tras sobrevivir al infierno serbio en semifinales; para Francia una reválida por haberse quedado tres veces seguidas en el segundo escalón del podio y medirse de nuevo a su demonio indeleble. Triunfó una España de oro puro, un grupo de leyenda que en este torneo se ha ganado el pasaporte a la eternidad con su séptima medalla consecutiva entre Europeos, Mundiales y Juegos. Ningún equipo había conseguido enlazar dos coronas en los últimos 28 años, desde que cayó el imperio de la URSS en 1991 tras 17 títulos. Lo hizo el conjunto de Mondelo, tras una exhibición de juego y afinación liderada por Marta Xargay (23 puntos) y secundada por la mvp Astou Ndour y el resto de sus compañeras. La revolución tampoco fue francesa esta vez.

Cuatro oros continentales, los cuatro ante el cuadro galo, jalonan los últimos 26 años de la selección. El primero, en 1993, cuando las pioneras de todo esto superaron la decepción de quedarse a las puertas del podio olímpico en Barcelona y estiraron su perseverancia competitiva hasta abrazar el título en el Eurobasket de Perugia, una gloria inédita hasta entonces, el primer oro de todo el baloncesto español, la primera medalla de las mujeres. El viaje a una Luna que se tardó 20 años en volver a pisar.

En 2013, tras silenciar la Marsellesa en el Pévèle Arena de Orchies con un baloncesto vibrante y orgulloso, España volvió a bañarse en oro en la despedida de las ilustres Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar, que se desmonteraron en lo más alto del podio tras casi dos décadas tirando del carro. Para entonces, el ejercito de Pacho Villa, como llamaba Amaya al equipo kamikaze de principios de siglo que comenzó a cazar bronces dejándose el alma, ya se había convertido en el batallón voraz de moscas cojoneras, como apodó Elisa al espíritu irreductible de un grupo cada vez más ganador que estaba a punto de saltar a otra dimensión.

Con el coraje de siempre y más talento que nunca, con la incorporación de un valor diferencial como Sancho Lyttle para alcanzar podios mundiales, con la pujante aparición posterior de Astou Ndour, con la pócima luminosa y procaz de Lucas Mondelo y con la mejor camada de jugadoras de la historia de España llegó la excelencia, tan sufrida como brillante. El núcleo compuesto por Laia Palau, Laura Nicholls, Silvia Domínguez, Anna Cruz, Marta Xargay, Laura Gil y, la ahora ausente, Alba Torrens ha construido un imperio, sin darse cuenta ni importancia, asaltando todos los cielos sin ínfulas de estrellas.

Así, con un grupo feliz, un baloncesto emotivo y una intensidad innegociable, llegó el tercer oro, en el Eurobasket de 2017. En Praga, las jugadoras de Mondelo, abnegadas, solidarias y valientes, volvieron a derretir a un rival más robusto a base de corazón. Un corazón de oro puro, con Alba Torrens como estilete y Sancho Lyttle como pilar. Ninguna de las dos mvps estaba en Belgrado, pero los recursos, el talento y, sobre todo, la capacidad de sacrificio sigue siendo infinita. Francia volvió a sucumbir ante la marabunta española, que pasó de sobrevivir a avasallar.

Era la tercera final España-Francia en los últimos cuatro Europeos. En lista de Garnier solo repetían dos jugadoras respecto al duelo de 2013 (Myem y Gruda); en la de Mondelo, seis. Y, con el mismo núcleo y el mismo plan, la selección se presentó de nuevo imponente en la pelea por el oro. Tres triples de Marta Xargay en apenas dos minutos, cuatro puntos de Laia Palau, otros tantos de Nicholls y un parcial de salida de 17-8 que se convirtió en un 32-21 al final del primer cuarto. Francia aún no lo sabía, pero ya había perdido la final, su cuarta consecutiva.

Comenzó a remar en solitario Gruda, pero, años después, Francia confirmó que seguía sin encontrar la kriptonita para España y sin leerse el Lazarillo de Tormes. Laia Palau y Silvia Domínguez impusieron su pillería ante Epoupa y comenzaron a aplicar el rodillo (46-29, m. 17). El propósito de enmienda galo pasó por endurecer la defensa, pero ni con esas evitó que el conjunto de Mondelo se marchara al descanso con 50 puntos (7 de 15 en triples), dominando el rebote y manejando los tiempos, igualando la mejor anotación en la primera mitad en un Eurobasket femenino. No hubo más final, la había devorado en 20 minutos una España para la eternidad. Un rodillo de pasión. Un equipo de oro puro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información