Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¡Ojalá Kyrgios saque mucho por abajo!”

Francis Roig, el técnico de Nadal en Wimbledon, analiza para EL PAÍS el choque entre el español y el desafiante australiano, famoso por sus excentricidades y sus salidas de tono dentro y fuera de la pista

Wimbledon
Kyrgios, antes de un entrenamiento en Wimbledon. REUTERS

A las doce del mediodía, mientras Rafael Nadal aún estaba poniéndose a punto antes de salir a la pista de entrenamiento, aparecía Nick Kyrgios enfundado en una sudadera de los Bulls de Chicago, con sus andares desidiosos y unos cascos enormes que le abstraían del ajetreo característico de Aorangi Park durante esta primera semana de Wimbledon. En ese instante, nada más tomar asiento con aparente despreocupación, una hilera de cámaras enfocaron al australiano porque este jueves él y el español se medirán (hacia las 18.00, #Vamos) en una segunda ronda volcánica, proponiendo dos estilos profundamente antagónicos: Nadal siempre será Nadal, y Kyrgios siempre será Kyrgios.

Es decir, el día y la noche.

Coincide todo el mundo en el extraordinario potencial (desperdiciado) del tenista australiano, y también coinciden muchos en que de continuar por la misma línea terminará convirtiéndose más pronto que tarde en una causa definitivamente perdida. Son conocidos sus malos modos e infinidad de episodios grotescos que le han valido numerosas sanciones: insultos, burlas, gestos feos… Y una retahíla de aguijonazos dialécticos contra los rivales, con especial énfasis últimamente en Novak Djokokic –“nunca será el GOAT (Great Of All Times), no soporto su forma de ser”– y el propio Nadal. “No sé si me tomaría una cerveza con él”, afirmó tras vencer en la primera ronda.

Garantiza siempre Kyrgios (24 años) la polémica. Sin ir más lejos, antes de desembarcar en The Championships fue sancionado por su comportamiento en el torneo de Queen’s, donde acusó a los jueces de manipular el partido que disputaba frente a Felix Auger-Aliassime y luego lanzó una raqueta al aire que cayó cerca de los aficionados, a quienes dedicó además unas cuantas palabras malsonantes. También, sin que registrasen esto las cámaras, se sonó la nariz en una toalla que después entregó a un miembro del personal de pista.

“Es cierto, en la pista se transforma”, explica a este periódico Carla Suárez, instantes después de compartir sesión preparatoria con el australiano, con quien ha hecho buenas migas. Hasta el punto de que Kyrgios, preguntado por quién es el jugador o jugadora que más le gusta, señala a la canaria. “Me cae bien y yo a él también. Nos hemos visto muchas veces en los torneos y habíamos hablado alguna vez de jugar el dobles mixto”, cuenta la española, citada con Pauline Parmentier (14.00, Movistar+D) y que introduce un matiz llamativo: “En la pista pierde el control, pero fuera de ella Nick es un chico muy amable y tranquilo, e incluso tímido”.

Carla Suárez: “Es amable y tranquilo, incluso tímido”

Kyrgios y Carla Suárez, durante el entrenamiento de este miércoles.
Kyrgios y Carla Suárez, durante el entrenamiento de este miércoles.

En cualquier caso, Kyrgios supone casi a las primeras de cambio un reto importante para Nadal. “Si nos lo hubiéramos encontrado en cuartos tendría más confianza… Lo importante es que mañana [por el jueves] Rafa pueda hacer su juego y estar tranquilo, que lo estará seguro”, responde a EL PAÍS el preparador del mallorquín, Francis Roig; “puedo asegurar que saldrá a la pista como si jugara contra Sugita. Lo que él mira es el potencial del otro jugador, lo que puede hacer. No mira el pasado, ni si hay una buena relación o no la hay. Él no tiene ningún problema. Simplemente va a jugar y para nada va a salir más motivado por el hecho de que sea Kyrgios el rival”.

Insiste el entrenador en que Nadal estará a lo suyo, y que de ningún modo entrará en el juego que propone el australiano. “Si Kyrgios quiere sacar por abajo, que saque… Creo que es bastante mejor sacando por arriba que por abajo, pero si quiere hacerlo de la otra forma, que lo haga… Me imagino que cambiarlo de un día a otro es complicado, porque son automatismos que te salen, pero él es libre de hacer lo que le parezca”, dice; “Rafa debe ir a jugar su partido, y seguro que lo hará, no tengo ninguna duda. No le va a afectar para nada”.

El efecto amplificador de las redes sociales

Suele Kyrgios plantear un compendio de excentricidades de las que no es fácil abstraerse, desde la actitud y la gestualidad, hasta las maniobras durante el juego. “Mientras haga cosas legales, no hay ningún problema. Cada uno que aproveche sus armas. ¡Ojalá le pegue muchas veces por debajo y por un lado, y no esté pegando derechas y saques fuertes! Yo no he visto a ningún campeón hacer estas cosas, pero cada uno puede hacer lo que quiera”, añade Roig antes de un entrenamiento que transcurre solapado al del adversario, en la pista anexa. Ni un solo cruce de miradas entre Nadal y Kyrgios.

Antes de cerrar la conversación, y preguntado sobre si el australiano (43 del mundo ahora) ha rebasado límites insospechados, en lo que a marrullerías se refiere, el barcelonés Roig concluye: “Hoy día, con las redes sociales todo se multiplica. Yo creo que McEnroe hacía shows, pero no se metía mucho con el rival. Hoy, las redes sociales te dan esa opción. Yo creo que se puede hablar del rival, pero siempre con respeto. El que habla mal de los demás es el primer perjudicado, porque al final la gente se da cuenta de todo”.

RESULTADOS. MIÉRCOLES 3 DE JULIO

CUADRO MASCULINO: Fernando Verdasco, 4-6, 4-6, 7-6, 6-3 y 6-4 a Kyle Edmund; Roberto Bautista, 6-3, 6-2 y 4-2 (ret) a Steve Darcis; Karen Khachanov, 6-4, 4-6, 7-5 y 6-4 a Feliciano López; Ugo Humbert, 6-4, 7-6 y 7-5 a Marcel Granollers; Novak Djokovic, 6-3, 6-2 y 6-2 a Denis Kudla; Reilly Opelka, 7-5, 3-6, 4-6, 6-4 y 8-6 a Stan Wawrinka; Kevin Anderson, 6-4, 6-7, 6-1 y 6-4 a Janko Tipsarevic; Thomas Fabbiano, 6-3, 6-7, 6-3, 6-7 y 6-4 a Ivo Karlovic; David Goffin, 6-2, 6-4 y 6-3 a Jeremy Chardy; Milos Raonic, 7-6, 7-5 y 7-6 a Robin Haase; Daniil Medvedev, 6-7, 6-1, 6-4 y 6-4 a Alexei Popyrin.

CUADRO FEMENINO: Cori Gauff, doble, 6-3 a Magdalena Rybarikova; Simona Halep, 6-3, 4-6 y 6-2 a Mihaela Buzarnescu; Karolina Pliskova, 6-4 y 6-0 a Monica Puig; Maria Sakkari, 6-4 y 6-1 a Marie Bouzkova; Elina Svitolina, 5-7 y 6-5 (ret) a Margarita Gasparyan; Victoria Azarenka, 6-2 y 6-0 a Ajla Tomljanovic; Karolina Pliskova, 6-0 y 6-4 a Monica Puig; Caroline Wozniacki, 7-6 y 6-3 a Veronika Kudermetova; Dayana Yamstremska, 7-5, 4-6 y 6-3 a Sofia Kenin; Anett Kontaveit, 7-5 y 6-1 a Heather Watson; Shuai Zhang, 6-3 y 6-2 a Yanina Wickmayer; Karolina Muchova, 6-3 y 6-4 a Madison Brengle.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información