Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Milan es excluido de la próxima Europa League

La sentencia del TAS aparta al conjunto italiano de la segunda competición continental por incumplimiento del ‘Fair Play‘ financiero

Los jugadores del Milán celebran un tanto durante la pasada edición de la Serie A.
Los jugadores del Milán celebran un tanto durante la pasada edición de la Serie A.

Sólo el Real Madrid ha sido más veces (13) rey de Europa que el Milán, siete veces campeón continental, pero ahora en horas tan bajas que ha debido de pactar con la UEFA su exclusión temporal de las competiciones europeas por más que se lo haya ganado sobre el campo. La escuadra italiana, quinta en la última Serie A, debería disputar la fase de grupos de la próxima Europa League. Sin embargo ha alcanzado un acuerdo, ratificado a través de un comunicado por el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS), para no hacerlo a cambio de una moratoria de un año para equilibrar su presupuesto y cumplir con el juego limpio financiero en 2022. Se trata además de un aviso a aquellos navegantes que no se atienen a las normas o tratan de sortearlas. Y ahí el Manchester City está bajo el escrutinio de la UEFA para no jugar sus competiciones en la campaña 2020-21 porque presuntamente recibió capital camuflado en forma de contratos publicitarios, de igual modo que el PSG está bajo la lupa.

El caso del Milán es más prosaico y tiene que ver con una situación financiera delicada. “Heredamos pérdidas sustanciales y acumuladas tras incumplimientos de los anteriores propietarios”, explica el club italiano en un comunicado en el que reconoce su “profunda amargura” por no poder competir en Europa, pero al tiempo exponen su compromiso de respetar las normas. “Queremos devolver al Milán a la cima del fútbol europeo en un escenario de sostenibilidad”, apunta la propiedad del equipo, que desde hace un año pertenece a Elliott Management, un fondo de inversión estadounidense que en su día financió al chino (Li Yonghong) que compró el club a Silvio Berlusconi por 740 millones de euros. Pero los chinos no pudieron completar los pagos acordados y los norteamericanos tomaron el control del histórico equipo italiano. "La propiedad precedente había sido irresponsable con sus deudas", explica el club a través de su web. El agujero económico de la entidad fluctúa según las fuentes, pero se cifraba hace año y medio en torno a los 400 millones de euros. 

El Milán ganó su último título de Liga en 2011 y en las seis últimas campañas no logró clasificarse para jugar la Liga de Campeones porque su mejor clasificación fue la quinta plaza obtenida en la temporada que acaba de finalizar. En las dos últimas temporadas ingresó 121 millones de euros por traspasos e invirtió 380 en fichajes. La nueva propiedad canceló nada más entrar al club deuda por valor de 173 millones de euros, pero se gastó en torno a esa cantidad en Paquetá, Caldara, Piatek, Samu Castillejo y Laxalt, futbolistas que no lograron marcar diferencias en la liga italiana. Hace apenas una semana contrató a un nuevo técnico, Marco Giampaolo, y realizó varios movimientos en los despachos para que dos de sus glorias, Paolo Maldini y Zvonimir Boban, se hiciesen cargo de la dirección deportiva de la entidad. El compromiso alcanzado zanja las investigaciones abiertas entre 2015 y 2017 y concede al club más tiempo para equilibrar sus cuentas. El club ya había asumido que en dos años no lo conseguiría y ahora tratará de rearmarse. Maldini estuvo la pasada semana en Madrid y en Ibiza para cerrar el pase del lateral zurdo Theo Hernández, que llegará para reforzar un equipo del que se apunta que saldrá el meta Donnarumma con destino posiblemente en el París Saint-Germain. El Milan no está dispuesto a pagar salarios mucho más allá de los dos millones y medio de euros.

La UEFA ha retenido los 12 millones de euros de ganancias obtenidos por el Milán la campaña pasada en la Europa League. Todo para penalizar a un club que de manera reiterada ha gastado más de lo que ingresa. En las tres campañas anteriores a que los americanos se hiciesen con el control del club las pérdidas superaron los 200 millones de euros. “No somos responsables de las infracciones cometidas. Nos hubiera gustado jugar competición europea, pero también nos interesa quitarnos esta carga de encima”, explicó tras el acuerdo el presidente milanista, Paolo Scaroni. Desde el otro lado del charco, Paul Elliott Singer dirige el fondo con más activos del planeta: unos 40.000 millones de euros en inversiones. Que no le hablen de una temporada en la Europa League. Singer, de 74 años, cree que el Milan puede ser una inversión rentable y ha dado un paso atrás con la idea de dar varios adelante. La Roma jugará en su lugar la fase de grupos de la segunda competición continental y el Torino tendrá la oportunidad de ganarse un puesto en las eliminatorias previas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >