Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La millonaria tragedia del Milan

Tras 350 millones de euros de inversión, el club lombardo suma otro fracaso en Europa y la UEFA le castiga de nuevo

Los jugadores del Olympiacos celebran la victoria sobre el Milan.
Los jugadores del Olympiacos celebran la victoria sobre el Milan. AP

Ni siquiera en caso de empate la moneda cae del lado del Milan. No este Milan actual, un equipo que la noche del jueves consumó un nuevo fracaso al caer eliminado en la fase de grupos de la Europa League ante el Olympiacos. Perdió 3-1 y el conjunto del Pireo le usurpó el segundo puesto por mejor diferencia de goles. “Siempre cometemos los mismos errores una y otra vez”, aseguró, resignado, Gennaro Gattuso, cuya llegada al banquillo tuvo un efecto revitalizante en las primeras semanas de diciembre de 2017 (el equipo marcó una serie de trece partidos invicto). Un año después de su nombramiento, el efecto Gattuso ha perdido su efervescencia.

El batacazo europeo del Milan se produce en un contexto económico-deportivo sin igual en la historia rossonera. Los niveles de inversión llevados a cabo en las dos últimas temporadas superan los 350 millones de euros. El fuerte desembolso fue justificado por los mandamases del club a partir del diseño estratégico de una plantilla cuyo principal objetivo sería el regreso a la Liga de Campeones, un torneo que no conquista desde 2007, cuando levantó la séptima orejona de su palmarés. Desde entonces, solo ha logrado disputarlo en cinco ocasiones (2009, 2010, 2011, 2012 y 2013). En las últimas cinco temporadas, solo en 2017 y 2018 sacó billete internacional, eso sí, para la Liga Europa. Entre 2014 y 2016 observó ambos torneos por la televisión. Un pobre bagaje para un club con tanto pedigrí.

La llegada del magnate chino Li Yonghong a la presidencia tras la venta del club en abril de 2017 por el anterior propietario, Silvio Berlusconi, a cambio de 760 millones de euros, auguraba una entrada de capital suficiente como para refundar deportivamente un club nostálgico de gloria. Su tarjeta de visita fueron cerca de 192 millones en fichajes, el mayor gasto en la centenaria historia del equipo, que transformaron al club, pero no tuvieron el impacto deseado. Vincenzo Montella acabó destituido como entrenador en diciembre, y Gattuso solo fue capaz de trasladar al equipo hasta la sexta plaza. La derrota en los octavos de final de la Liga Europa ante el Arsenal dio al traste con el consuelo europeo. Un año después, el gasto en incorporaciones volvió a superar las tres cifras: casi 160 millones en seis traspasos y dos cesiones (una de ellas la de Higuaín por 18 kilos con una cláusula de compra de 36), que no han resultado suficientes para superar si quiera la fase de grupos del torneo.

Gattuso, durante el partido del Milan ante el Olympiacos. ampliar foto
Gattuso, durante el partido del Milan ante el Olympiacos. AP

Pero las desgracias del Milan no encuentran acomodo solo en el plano deportivo, también en el judicial. Vigilado hasta el más mínimo detalle en su proceso de recapitalización tras el cambio de dueño, los abrumadores desembolsos realizados en las últimas temporadas han elevado la atención de la UEFA. Hasta el punto de que en junio de este año, la Cámara de Adjudicación del organismo europeo le impuso una sanción por considerar que violó “el punto de equilibrio financiero entre julio de 2014 y junio de 2017”, y por la que le excluía de las competiciones europeas para las que se clasificase en las próximas dos ediciones.

<IL>El Milan, que en aquel momento atravesaba, además, por cuitas internas, debido a un préstamo solicitado y no devuelto por Yonghong al fondo estadounidense Elliott que acabaría apropiándose de las acciones del ejecutivo chino, recurrió el castigo al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo). El club salió victorioso después de que el tribunal determinase que la Cámara “no evaluó apropiadamente algunos elementos”, lo que devolvió el caso a la UEFA, que ayer resolvió de nuevo en contra del Milan aludiendo el mismo desfase económico. “Si el club no cumple con los requisitos del punto de equilibrio el 30 de junio de 2021, quedará excluido de las próximas competiciones de clubes de la UEFA para las que se clasificara en las temporadas 2022-2023 y 2023-2024”, señaló el organismo europeo.

Pero la posible sanción también alcanza al plano económico: “El club también tendrá retenidos 12 millones de euros de sus ingresos en la UEFA Europa League 2018-2019 y no podrá registrar a más de 21 jugadores en competiciones de la UEFA en las dos próximas temporadas”. Puede que el triste balance de Gattuso también encaje para definir otros rendimientos, además del de sus jugadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >