Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leo Messi: “Dimos una imagen espectacular”

El argentino felicita al equipo por el juego desplegado, pero reclama que no se repitan los nervios de los primeros minutos

De Gea encaja el segundo gol del Barcelona, obra de Leo Messi.
De Gea encaja el segundo gol del Barcelona, obra de Leo Messi. EFE

Dos horas antes de que empezara el encuentro, la afición se agrupaba a las puertas del estadio, también en los bares de los alrededores. “Es el día de que Messi la rompa”, gritaba Juanan Uriach, ataviado de arriba abajo con los colores del Barça. “Hoy juega San Messi del Camp Nou”, se sumaba su amigo Guille Lascorz, jóvenes que ya fueron a Old Trafford para animar al equipo, sorprendidos por el respeto que le profesó la hinchada rival. Tras ellos, la muchachada comenzó a cantar el himno del Barça para acabar con el grito de “¡Messi, Messi!”. La esperanza de los culers pasaba por Leo. Y el 10 no decepcionó. “Siempre está enchufado y por eso es un ejemplo, pero en estos partidos que se deciden por detalles, ver su esfuerzo para ayudar a un compañero es un plus para todos”, señaló Sergio Busquets.

Son escasas las ocasiones en las que Messi retroalimenta a la grada con gestos de cariño. Recordada es la instantánea que se hizo sobre las vallas de publicidad tras el gol de hace dos años pasado de Sergi Roberto al PSG (6-1). También queda se recuerda el día que mostró su camiseta al Bernabéu tras firmar sobre la bocina el 2-3, hace dos cusos. Y anoche completó el tercer capítulo cuando se giró hacia la grada y pidió que no cesaran los ánimos ni los cánticos. El Camp Nou explotó, rendida al 10. Entre otras cosas porque, segundos antes, marcó un gol de aúpa.

Antes de eso, sin embargo, Messi se las prometía muy felices desde el punto de penalti después de que Smalling le clavara los tacos en el gemelo a Rakitic. Pero el colegiado, extrañamente, se retractó con las imágenes del VAR. Nada que le importunara porque después de meter la pierna en un balón dividido ante Fred, recortó hacia dentro ante Lindelöf con caño incluido y soltó un golpe seco y ajustado al palo. “Si le das un pelín de espacio va a crear ocasiones y goles. Si recibe donde hace daño, es decisivo”, confirmó Solskjaer. Así lo constató Leo después, cuando se llevó otro balón ante Fred, se perfiló para la diestra y chutó al palo contrario. Era un disparo sencillo, pero a De Gea se le coló la pelota por debajo del cuerpo. “Tuve suerte, pero lo importante es que conseguimos el objetivo de pasar de cuartos que hacía tiempo que no lo hacíamos”, expuso Leo. El tanto subraya a Messi como el Pichichi de la Champions (suma 10 goles por los ocho de Lewandowski y los seis de Tadic, Marega y Ronaldo). “Tiene un talento excepcional. Él y Cristiano han sido los mejores en la última década y Messi ha demostrado esta noche el porqué”, aceptó Solskjaer. “Pero no vamos a pedir perdón por tenerle”, bromeó Valverde. Leo pensó en el equipo: “Cuando tomamos el control del partido, hicimos un gran fútbol. Estoy contento por la clasificación y por cómo lo hicimos, dimos una imagen espectacular”. Y reclamó: “Los primeros minutos jugamos algo nerviosos. No podemos salir así en ningún partido de Champions. Ya tenemos la experiencia de Roma. En cinco o diez minutos te pueden dejar fuera. Tenemos que ser conscientes de eso”.

Se reprochaba a La Pulga que no marcara goles en los cuartos de la Champions. Sumaba 12 encuentros sin conseguirlo, con la última muesca en 2013 ante el PSG. Pero Messi siempre tiene la última palabra —contabiliza 28 goles en los últimos 24 encuentros— y por poco no firmó el hat-trick después de atender un centro de Alba y otro de Luis Suárez. También lo intentó con una chilena. Era el partido 133 de Leo en la Copa de Europa y su victoria 79, solo por detrás de Xavi (157 y 91) en el ranking azulgrana. “Walking to glory [camino a la gloria]”, expresaba la pancarta que se mostró sobre la Grada de Animación antes del encuentro, esa que cumplió a pies juntillas los deseos del 10. Con Messi todo es más fácil.

Partido funesto para De Gea

Ya es una costumbre que la grada de animación del Camp Nou coree el nombre de Ter Stegen al ritmo de Seven Nation Army del dúo The White Stripes. Pero la hinchada azulgrana no solo se acordó del meta alemán. También le dedicó algunas canciones a De Gea. Dedicatorias, sin embargo, nada amistosas con el guardameta. Primero, buscaron la ironía: “De Gea, selección”; continuaron con una burla, “De Gea, qué malo eres”; y, para terminar, se acordaron del segundo gol de Messi, “De Gea, déjate otro”. Los dos primeros disparos a puerta del Barcelona terminaron en la red. Situación que recordó a la actuación de De Gea en el último Mundial, cuando encajó 11 goles de los 12 disparos entre los tres palos que recibió (incluidas las tandas de penalti). El problema fue el grave error en la segunda diana del 10, traspié que repite el portero. En dos visitas al Camp Nou, acumula seis goles, cinco de Messi.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información