Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Justicia europea no considera ilegales las ayudas públicas al Hércules

El Tribunal General de la UE exime al club alicantino de devolver siete millones que le exigía la Comisión Europea por un aval concedido por el Instituto Valenciano de Finanzas

El José Rico Pérez, estadio del Hércules.rn
El José Rico Pérez, estadio del Hércules.

El Hércules CF, equipo de la ciudad de Alicante, actualmente en Segunda División B, no tendrá que devolver siete millones de euros por lo que la Comisión Europea consideraba una ayuda ilegal con fondos del Estado. El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) ha estimado el recurso interpuesto por el club blanquiazul en una sentencia que podría suponer un alivio también para el Valencia CF y el Elche CF, que mantienen litigios similares, ya que no considera que los avales concedidos en su día a los tres equipos por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) fueran ilícitos.

La sentencia, a la que ha tenido acceso El País, anula “en lo que respecta al Hércules” la decisión de la Comisión Europea de devolver las ayudas concedidas por el IVF, entidad perteneciente a la Generalitat Valenciana. En una resolución firmada en julio de 2016, la Comisión decidió que el aval recibido por el equipo alicantino en 2010, para un préstamo bancario de 18 millones con el objetivo de una ampliación de capital, contaba con unas condiciones que desde Bruselas veían ventajosas y fuera de mercado. La idea que vertebraba esta decisión era que los clubes deportivos habían logrado unas ventajas que ninguna empresa privada habría podido obtener.

En el caso del Hércules, Europa tasó en 6.143.000 euros este aval, que calificó de ilegal e incompatible con el mercado interior y que con los intereses añadidos tras el tiempo transcurrido desde la promulgación de la decisión ronda los 7 millones en total. Una cantidad que con toda probabilidad habría empujado al Hércules a su desaparición.

Los tres clubes implicados recurrieron esta decisión. En el caso del Hércules, su gabinete jurídico defendió desde el primer día que “no se había recibido ningún tipo de ayuda pública y que la decisión de la Comisión contenía errores importantes”, según declara la abogada Yolanda Martínez, del bufete Marimón Abogados. “Uno de los principales motivos del recurso”, continúa Martínez, “era que no se habían valorado suficientemente las garantías ofrecidas por el Hércules” para la devolución de ese aval. En concreto, una de ellas, la contragarantía de la firma Aligestión, que entonces era propietaria del estadio José Rico Pérez, en el que disputa sus partidos el Hércules.

Para la Comisión Europea, esta ayuda no era realista porque solo estaba vigente mientras no se pudieran pignorar las acciones del club blanquiazul. Sin embargo, el criterio de la sentencia, emitida ayer por el TGUE y adelantada por el diario Alicante Plaza, es diametralmente opuesto. El tribunal considera que la contragarantía de Aligestión solo se menciona una vez en la decisión de la Comisión, que no se tuvo en cuenta a la hora de determinar “la existencia de una ayuda” ni “su cuantificación” y que simplemente se calificó de provisional y no efectiva. Por tanto, continúa la sentencia, “de la Decisión impugnada no se deduce ni expresamente” ni tampoco “implícitamente que la contrapartida de Aligestión fuera de corta duración”.

Por tanto, los magistrados de la sala cuarta del Tribunal General subrayan que la resolución de la Comisión Europea carece de una “motivación” bien explicada y dictamina que “sin examinar el resto del recurso, procede anular la Decisión impugnada”. Valida así la postura defendida por el Hércules e impone las costas a la Comisión Europea, salvo las correspondientes al Estado español, que deberá cargar con sus propios gastos. Contra esta sentencia aún cabe recurso de casación, que Bruselas debería abordar en un plazo máximo de dos meses. Sin embargo, Martínez no cree que pudiera salir adelante, ya que opina que la sentencia “es contundente”.

En declaraciones a Efe, el director general del Hércules, Carlos Parodi, ha señalado que este fallo judicial supone “un gran soplo de aire” que ha liberado al histórico club alicantino de “una espada de Damocles, porque no era una cantidad irrisoria”. A su juicio, sin esta sanción económica, “se están poniendo todas las circunstancias posibles para regresar al fútbol profesional y una vez allí afrontar todos los compromisos de pago que el club tiene hasta la fecha”. En cuanto a la repercusión que la sentencia puede tener en los otros dos equipos afectados, el Valencia CF y el Elche CF, Parodi argumenta que dependerá de lo que en su día esgrimieron como defensa de sus respectivos casos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información