Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piqué y ‘su Mónaco’

El Andorra, con 250 socios y en un país sin gran tradición futbolística, busca echar raíces para escalar a la élite

Entrenamiento del FC Andorra en las instalaciones del Camp d’Esports Prada de Moles. Ampliar foto
Entrenamiento del FC Andorra en las instalaciones del Camp d’Esports Prada de Moles.

Cae la noche en Andorra y hay más de medio campo sin nieve, por lo que los jugadores salen a calentar rápido para combatir al frío, también para darle la bienvenida a Martí Riverola —llegó a debutar con el primer equipo del Barça en Champions, en 2011, frente al BATE Borisov—, el nuevo y último fichaje del FC Andorra, de la Primera Catalana, tras las otras 10 incorporaciones del equipo a mitad de temporada. “Está bien. La semana pasada apenas pudimos entrenarnos y nos quedamos en el gimnasio o jugando a sala”, explica Rubén Bover, jugador franquicia del equipo que llegó hace un par de meses, futbolista que ha pasado por clubes de mucho más pedigrí como el New York Cosmos, Charlton y Barnet, entre otros. A él le contactó Cesc Fàbregas, con quien comparte agente. “Cuando me llamaron pensé que era un poco loco porque suponía bajar varias categorías”, cuenta Bover; “pero ver nombres como el suyo o el de Piqué detrás del proyecto ayuda”. Un desafío ideado por Gerard Piqué, llevado a cabo por su empresa Kosmos y que tiene, como firme objetivo, ascender peldaños a la velocidad de la luz hasta alcanzar la Primera División.

Gabri, entrenador del FC Andorra. ampliar foto
Gabri, entrenador del FC Andorra.

Para Piqué entrar en el mundo del fútbol no era una prioridad por el momento, ocupado como está con la nueva Davis que organiza Kosmos. Hizo, por ejemplo, oídos sordos a un par de ofertas de Estados Unidos, de la MLS, y hasta de un equipo de Segunda en España. “Desde Kosmos identificamos las diferentes oportunidades que hay en el deporte y con la nueva ley del deporte en Andorra, que permite la entrada de capital extranjero al transformar las sociedades deportivas en sociedades anónimas, lo estudiamos y, junto con un socio local —prefieren no decir aún su nombre— pensamos que tenía un potencial enorme por tener a un país detrás”, conviene Ferran Vilaseca, ejecutivo responsable de Kosmos para este proyecto. De hecho, aún resuenan en las oficinas de la empresa las palabras de Piqué tras asumir Kosmos la deuda del Andorra, que casi alcanzaba los 300.000 euros: “¡Vamos a hacer un Mónaco!”. Pero para eso, se necesita tiempo, recursos e inversión.

Medio en broma, medio en serio, el Mónaco es un ejemplo para el Andorra, que compite en España. “Pero también nos fijamos en el Villarreal, en su estructura de club y fútbol base porque hace unos años estaba en Segunda B y con el trabajo bien hecho se han instalado en la élite”, señala Vilaseca. “Estamos convencidos de que si la gente de Andorra se siente partícipe, el proyecto saldrá”, añade. De momento, en un país sin tradición futbolera (17 temporadas en segunda B y seis en tercera), al campo acuden ahora unas 400 personas. Antes de llegar Piqué, apenas un centenar entre los 250 socios.

La inversión del jugador del Barça se cuestionó porque Andorra era antes un paraíso fiscal. “No creo que tenga sentido la acusación porque Andorra ha cambiado mucho en los últimos ocho años con la apertura económica”, replica Olga Gelabert, Ministra de Deportes de Andorra; “no constamos en la lista negra de España, ni de Francia ni de la Unión Europea. Así que no creo que a alguien como Piqué le interese quedar mal por un tema de blanqueo de dinero”. Desde Kosmos también tildan de absurda la idea.

“La noticia de la compra del club fue una de las más vistas en Andorra. La gente está muy ilusionada. El lunes por la mañana aquí se habla del Madrid y el Barça, y ahora también del equipo de Piqué”, reconoce Gelabert.

En lo deportivo, de momento va bien porque el Andorra suma cinco triunfos y tres empates en los últimos envites, más cerca de los puestos cabeceros pero todavía lejos, a 10 puntos de la zona de promoción. “Es un reto difícil, pero hay que lucharlo y llegar a las últimas jornadas con posibilidades”, interviene el técnico, Gabri, que junto a Albert Jorquera (ambos exjugadores del Barça), llegó al Andorra por sorpresa. “No teníamos equipo y, sin pensar en la categoría, lo aceptamos porque creemos en el proyecto”, cuenta Gabri, que no puede olvidar sus raíces: “Todos estamos influenciados por nuestro pasado futbolístico. En mi caso siempre he estado en el mismo sitio, en el Barça, y cuando me fui lo hice al Ajax, que es más o menos lo mismo. Es difícil no entender el fútbol así, con posesiones largas, recuperar rápido, posesión del balón… Queremos ser fieles a eso, pero hay que adaptarse a los jugadores, a la categoría”. Por fichajes, no será.

Como director deportivo está Jaume Nogués, un amigo de Piqué del pueblo (Sant Guim), que ha contado con un presupuesto generoso para la categoría pero que prefiere no desvelarlo. Se conoce la categoría de maravilla”, le ensalza Vilaseca. “Desde que se hizo público que Gerard estaba detrás, todo ha sido mucho más fácil”, revela Noguer, que de repente empezó a recibir llamadas de agentes y jugadores, interesados en el Andorra.

A Gabri le preocupa profesionalizar al equipo. “Esa es la idea, pero todavía hay muchos que trabajan y llegan cansados. Es más complicado dirigir a un grupo así porque somos nosotros los que nos tenemos que adaptar a sus horarios y no al revés”, expresa Gabri. Pero eso no quita la voluntad de ascender a Tercera. “Está difícil, pero es el objetivo, sí. Hay que ser lo más ambiciosos posible”, acepta Vilaseca. “Es la idea, claro”, añade Noguer. “Hay que subir. Por la ilusión, el proyecto y el país”, agrega Bover. “El vestuario ha reaccionado muy bien y ha afrontado el cambio con la intención de ganar cada domingo, que no es que sea una obligación pero sí que es nuestra exigencia”, se suma Gabri.

Vilaseca ya ha conseguido que el Andorra dejara el campo de Borda Mateu, donde jugaban varios equipos. “Es que los rivales no podían entrar al vestuario hasta que acabar el anterior partido, tenían que calentar en la calle… Todo era muy incómodo”. Así, ya están en Encamp, donde podrán hacer unas oficinas —ya están en marcha— y mejorar las instalaciones. También han facilitado cuatro pisos para los fichajes, para que compartan los jugadores mientras están en el Andorra.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información