Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Miedo”, “vergüenza”, “maltrato”... El juicio a Miguel Ángel Millán revela el “trastorno emocional” en sus víctimas

El extécnico de atletismo escucha las acusaciones en su contra mientras la federación se desmarca y niega cualquier responsabilidad durante la primera sesión del juicio

El entrenador Miguel Ángel Millán, este martes en el juicio por abusos sexuales que se sigue contra él en la Audiencia Provincial de Tenerife.
El entrenador Miguel Ángel Millán, este martes en el juicio por abusos sexuales que se sigue contra él en la Audiencia Provincial de Tenerife.

Un funcionario judicial oculto tras una gran pantalla de ordenador lee acelerado con voz inexpresiva el relato de los hechos en la Sala Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial de Tenerife. Al fondo, solo en el banquillo, un agente de policía a cada lado, a distancia, Miguel Ángel Millán escucha silencioso, espectador de una obra que debe de ser ajena. Barba blanca mal afeitada, forro polar oscuro del que se despoja mediada la sesión para mostrar debajo otro forro polar, delgadísimo, un anciano aparentemente solo, aparentemente mucho más viejo que los 68 años que dice su carnet de identidad, y desamparado.

Se supone que ni parpadea durante la lectura de los pasajes más violentos de la narración  –“lametones en el ano”, “introducción de un semillero de forma tabular por el ano”, “masturbaciones”, “introducción del pene en la boca”— porque, por orden del juez, está prohibido verle la cara, fotografiarle. Los hechos narrados son las confesiones de los testigos, víctimas, E. y P., dos chavales ya mayores de edad que cuentan que cuando aún no habían cumplido los 18 sufrieron abusos sexuales por parte de su entrenador de atletismo, admirado y respetado. Tanto le querían, tanto confiaban en él y en su forma de ver la vida que antes que a sus padres, antes que a nadie, fue a él a quien ambos dijeron que eran homosexuales. Tenían 13 y 15 años.

La Fiscalía pide 12 años de prisión; 21, la acusación popular.

La falsa apariencia de la soledad del encausado desaparece cuando el mismo funcionario lee los informes de psicólogos y forenses que certifican tanto la veracidad y la sinceridad de las declaraciones de denuncia de los jóvenes como el destrozo psicológico que sufren después de los abusos. “E.”, lee el funcionario, “muestra marcadores de trastorno emocional compatible con situaciones de maltrato, sentimiento de culpa, vergüenza, secretismo, miedo, síntomas de disociación, enfado hacia Millán, ansiedad y estrés postraumático”.

El informe del psiquiatra del Instituto de Medicina Legal cuenta que tras la denuncia de diciembre, P., que tenía 16 años entonces, tuvo muchos problemas para continuar su vida en el instituto y en el deporte. Vivió aislado del resto de los atletas y de los amigos. Faltó a clase reiteradamente. En octubre de 2017 abandonó el deporte y los estudios. Refiere el especialista que P. vivió una situación de chantaje emocional, que vio condicionados su libertad sexual y su rendimiento deportivo a los caprichos sexuales del acusado. “Presenta una sintomatología ansiosa y depresiva ligada a los hechos denunciados; sentimientos de insatisfacción general por la vida, desesperanza, desánimo, moral baja: los hechos descritos y vividos por el menor han condicionado su vida personal, social, escolar, familiar; irascible, autosuficiencia defensiva. Se considera necesario un año de trabajo psicológico”, lee el inexpresivo funcionario de carrerilla. Y todos comprenden que aunque a Millán no le acompañe ningún familiar, su mujer, sus hijos, quienes están solos de verdad son las víctimas.

La Federación Española de Atletismo, considerada por la acusación como responsable civil, se desmarca de sus relaciones con Millán con una velocidad tan atlética como escasamente elegante. El abogado del organismo que presidió José María Odriozola desde 1989 hasta 2016 (los años de auge del valor como entrenador de Millán, el técnico que llevó a Antonio Peñalver de un pueblo a una medalla olímpica en Barcelona 92, los años también de sus presuntas andanzas como abusador de menores) declaró que toda su relación contractual con Millán, de 68 años, terminó el 31 de diciembre de 1992, el día que abandonó Alhama de Murcia y su club de atletismo obligado por los vecinos y el Ayuntamiento, que habían adquirido conciencia del daño que hacía a sus hijos. Después, explicó el letrado, entre 2003 y 2016, se le hicieron contratos mercantiles de 30 días al año durante 14 años y solo para que atendiera a media docena de decatletas becados por la federación en los centros de alto rendimiento de Madrid y Barcelona. Para nada sabía la federación siquiera que en el Club Atletismo Tenerife Caja Canarias entrenara a esos chavales de los que, si es verdad lo que se dice, abusó en todo caso en su coche, en su casa o en los hoteles de sus viajes, no en locales federativos… Y si trabajó como responsable máximo de decatlón y las pruebas combinadas en el comité técnico supremo del atletismo español lo hizo como asesor, sin contrato.

Con este discurso, la federación, presidida por Raúl Chapado, intenta ahorrarse los 60.000 euros de indemnización que debería pagar a los chavales si se condena a Millán, y logra, antes que eso, abandonar a su suerte no al técnico aparentemente solo, sino a dos jóvenes que quisieron ser atletas y llegaron a creer a Millán, el entrenador de más prestigio del mundo, como demostraba su puesto en la federación, que les había prometido que si eran buenos llegarían a los Juegos Olímpicos, y compartiría él con ellos esa maravillosa experiencia, como antes había hecho con Peñalver. También el organismo se ahorrará responder a la petición callada de las decenas de presuntas víctimas de Millán en los últimos 30 años, que quieren simplemente que la federación asuma que no actuó correctamente y se disculpe.

Después de las lecturas, el juez Joaquín Astor Landete habla con Millán, quien se pone de pie y solo entonces muestra síntomas de incomodidad. Las manos le tiemblan.

-Don Miguel Ángel Millán, por favor, póngase de pie, si es tan amable. Ha conocido la lectura de los hechos en los que se sostiene la acusación, ¿acepta y reconoce usted los hechos de la acusación y, por lo tanto, reconoce las responsabilidades que se derivan de ellos, sí o no?

-No.

El resto del juicio, que continuó con la declaración de los testigos-víctimas-acusadores, E. y su madre y P. y su padre, continuó a puerta cerrada por orden del juez, quien también prohibió escribir o decir los nombres y apellidos completos de los jóvenes atletas a los que prometieron que serían olímpicos. También testificarán 12 exatletas más que declararán que también sufrieron abusos por parte de Millán, aunque no le denunciaron.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >